cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Morir en estos tiempos
Reflexiones |
01.08.20
  • 4
  • 5
  • 1726
Sinopsis

Reflexión sobre los ritos de la muerte en épocas de pandemia

                                      

 

La muerte de cualquier hombre me disminuye,

porque estoy integrado a la humanidad,

por eso nunca preguntes, por quién doblan las

campanas: ¡doblan por ti!

                    (John Donne)

 

 

Quién no ha  leído que, en los libros denominados  de “autoayuda”, cuando es enfocado el tema de la religiosidad, se detecta  que algunos autores, desde su punto de vista, sugieren que la vida  trasciende más allá de la muerte.

Si la muerte es el fin de las actividades vitales, trascendentales del cuerpo humano, lo que tenemos más seguro es, que en algún momento nos enfrentaremos a ella, sin analizar las vías, porque puede ser por causa natural, violenta, accidental o por el suicidio. Definitivamente, todo lo que nace tiene un final. En lo particular y por aspecto  educativo, me enseñaron a aceptarla la  vida  como un tránsito en la existencia del ser y de toda especie viva, y por conclusión,” la muerte es parte de la vida”.

El origen etimológico de la palabra proviene del latín: mors, mortis, vinculado a la raíz  latina mori, que origina el verbo morir. Que, en el centro lingüístico forma los vocablos: moribundo, mortales e inmortales.

 El ritual de la muerte es parte de la antropología y de la cultura de cada país, desde la antigüedad hasta nuestros tiempos, la historia muestra diferentes ritos. Así se tiene verbigracia, por mencionar uno, en Egipto, antes de la dinastía, los cuerpos se sepultaban en las arenas del desierto desprovistos de ropaje, colocándolos en posesión fetal. Utilizaron el embalsamiento para la realeza y personas de altas fortunas. Los faraones, considerados como dioses en la tierra, al fallecer, alcanzaban un nivel divino y, por ende, eran momificados, ese culto fue adquirido, posteriormente, por el hombre común.

Si repasamos las concepciones religiosas, se muestra que, en la católica cristina, se profesa que el destino del difunto está en manos  de su propio comportamiento en vida: así será recibido en  el “cielo o en el  infierno”, por lo que en algunos creyentes no está concebida la cremación. Se entierra el cuerpo y se le efectúa el velorio, las exequias, que consiste en la exposición del cuerpo en salas velatorios o en otros espacios, hasta que  sea sepultado en su último destino, el camposanto o cementerio.

Para los budistas, la muerte no se acaba con la vida, es necesaria y útil, porque se cree en la reencarnación  de diferentes vidas, concebida como eterna.

En zonas del continente africano, alaban al difunto, aunque lo  lloran, lo honran cantando y bailando, para que el muerto no permanezca en su residencia.

Los hindúes creen en la eternidad, por lo que su inquietud, no es la muerte, se liberan de ésta, su centro es  la reencarnación, en la no- existencia terrenal. Con el fallecimiento de la persona, se une el alma individual con el alma universal, alcanzando la existencia espiritual, por ende, es esa la compensación de dicho credo.

En Latinoamérica, en el lindo y querido México, reconocido por su amplia  cultura y tradición, el Día de los Difuntos es un acontecimiento emblemático en la región, declarado desde  el 2008  por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Allí los muertos se ofrendan con alimentos y se  acostumbra a  elaborar “altares” donde enaltecen al fallecido, colocándole su fotografía, flores, cirios, pan, entre otros objetos parte del culto.

En este mismo orden de ideas, en la cultura occidental, rara vez nos enseñan la aceptación de la muerte, es un tema triste y temeroso, aunque es  común, en las diferentes culturas y religiones, que el finado jamás se deja solo. En los funerales es acompañado por sus seres queridos, amigos y conocidos, inclusive, existen personas que han custodiado el cortejo fúnebre, desconociendo la identidad del difunto, solo los mueve el sentimiento de la solidaridad ante el pesar de los deudos  que, en procesión, cargan el féretro.

En este periodo de pandemia por Covid-19, nefasto, complejo y penumbroso por tanta  incertidumbre, porque aún se  desconocen algunos aspectos de las futuras   consecuencias, aunque las voces de los economistas, pedagogos, y sociólogos, ya vaticinan un escenario nada alentador en las áreas, económicas, sociales y educativas, aparece un protagonista: la muerte, mermando la demografía a nivel mundial, enlutando hogares y manteniéndose al acecho, esperando la próxima víctima. Nadie está seguro, ninguno está exceptuado, los más pesimistas, como me dijo una amiga: “me siento como en  una posición  o modo en “lista de espera” porque a casi todos mis familiares los tocó, dos fallecieron y los demás están por recuperarse”. Esa posición es negativa, pero es la verdad, en caso de que nos alcanza el virus, tenemos  dos opciones: sucumbimos o sobrevivimos.

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) anuncia periódicamente, cifras significativas de fallecimientos y de contagios en el mundo. La prensa internacional, reseña que víctimas del virus, en algunas regiones, han fallecido en sus propias residencias, retirando los cadáveres las autoridades sanitarias y depositados  en fosas comunes o en lugares disponibles previamente para ese fin. Para  otros, el destino es la cremación. Lo cierto  del caso, es que el protocolo  para ser inhumados o cremados solo permite un numero  de uno o dos familiares para permanecer presentes en ese  final trance, que se supone, es el último recuerdo que permanecerá en el mundo terrenal del extinto, en la mente de sus deudos.

En el pasado quedó la compañía, las reuniones de familiares y amistades, que en los establecimientos funerarios eran efectuados para darle el último adiós  y despedirlo  hasta el sepelio, su última morada. Detrás, también quedaron las plegarias presenciales, los rezos, con cantos religiosos y el discurso alusivo al interfecto, leído por el  más allegado, que en ciertas idiosincrasias  se acostumbra a exponer, frente a los presentes.

 Igual, en estos tiempos, no ofrendamos con flores, ni  pudimos introducir en su féretro o en la bolsa plástica biodegradables, algún objeto de pertenencia o alguna reliquia religiosa, como “compañía” para el fallecido hasta al llegar “al  más allá”.  En el aquí y en el ahora, los enaltecemos en silencio. En algunos casos, no hubo oportunidad para la despedida, ni el postrimero beso en la frente, ni un ligero  toque en su piel. También quedó pendiente la bendición de una madre o de un padre, la sonrisa que quisimos recibir de una dulce abuela, el abrazo de un hermano, del esposo, de un hijo o del querido y apreciado amigo... Es que la pandemia, así como nos cambió la vida, también nos cambió la muerte.

Hoy viajan solos al último destino, posiblemente sin ropaje, sin objetos de pertenencia, sin crucifijos, sin medallas, sin rosarios u otros íconos de fe.

 

Cuando estoy finalizando este escrito reflexivo, vienen a mí, interrogantes que yo misma me formulo: ¿Volveremos a ser los mismos? ¿Retomaremos nuevamente, nuestras costumbres, usanzas y tradiciones?

 ¿Después de ver tantos fallecimientos, banalizar la muerte es una opción futura? ¿Surgirá otra sociedad  con un nuevo orden, desprovisto  de  lo que ya no nos sirve como referente global?

¿Habrá otro Ernest Hemingway, que inmortalice  en estos tiempos y  dejar memoria,  por quién doblan las campanas?

 

Aún no tengo respuestas, mientras tanto, recuerdo las rimas de Gustavo Adolfo Bécquer (Rima LXXIII) donde plasmó un sentimiento que hoy se me hace vigente, palpable, en todo el acontecimiento mundial.

 

 ¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!...

! No sé; pero hay algo que explicar no puedo,

 algo que repugna

aunque es fuerza hacerlo,

el dejar tan tristes,

tan solos, los muertos!!

 

Asimismo, evoco unas palabras de Leonardo Da Vinci, “Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he estado aprendiendo cómo morir.”

 

Sin olvidarme de la Misa de Réquiem de Mozart…

 

En memoria a todos los que se han ido, con sentimientos de pésame y solidaridad a los que han perdido un ser querido por el Covid-19.

 

Ana Sabina Pirela Paz

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Lo que sí está claro es que esta enfermedad como cualquier otra, nos hace ver que somos muy vulnerables y que cualquier postura arrogante es una fantochada que sólo está en la mente de muchos. La pandemia debería de hacer reflexionar, pero dudo que mucha gente lo haga.
    Guapísima Leda. Este escrito ademas de ser sumamente erudito, es de lo más conmovedor que he leído. No sólo lo has escrito con la cabeza, sino que también con el corazón. Y me solidarizo plenamente contigo. Te enseñaron que la vida es un tránsito y es la pura verdad. Igual como se nos la da, se nos la quita. La intuición humana de un Más Allá se enmarca en diferentes culturas a lo largo de la Historia. Pero en Europa hay una rama de la Ciencia mecanicista que niega cualquier trascendencia, y yo creo que en esto hay intereses creados. Nadie sabe lo que vendrá después de la pandemia.
    Tienes razón en que muchos no estamos preparados adecuadamente para aceptar el inevitable final, desgraciadamente. Y cuando se produce en estas circunstancias... tanto para el que se va, como para los que se quedan, es realmente triste. Ha sido una excelente reflexión de un tema tan ocultado como inevitable. Me uno a tu pequeño homenaje. Un cordial abrazo, Ana Sabrina.
    Saludos Roluma, gracias por tus comentarios, con apreciación generosa. Un abrazo.
    Hola Ana. Un gran placer leer tus escritos. Gran paseo por la historia y costumbres para desembocar en nuestra actualidad. Interrogantes y tristezas. Terminando lo que siempre perdurará: la poesía y la literatura. Un gran abrazo, Quedo saboreando la forma en que tratas las letras y reflexiono sobre tus cuestionamientos. Un gran abrazo. Continúa escribiendo por favor.
  • En el año 2007, la ONU declaró el 2 de octubre Día Internacional de la No Violencia, en reconocimiento y homenaje al líder Hindú Mahatma Gandhi.

    El relato sobre un hecho, donde una persona se encuentra con la proyección de su autoconocimiento.

    En memoria de Mahsa Amini, la joven iraní de 22 años, cuya muerte reivindica los gritos femeninos de libertad. Pese a las protestas de ese pais, donde ya se registran muertos y masivas detenciones por los hechos acaecidos después del fallecimiento de Amina, se censura el silencio inmoral de la comunidad internacional.

    Un relato con inspiración de anhelos, de esperanzas, que mueve el ánimo optimista para el bien de la humanidad.

    Una hora puede salvarnos o condenarnos.

    Solo es un clamor, que ojalá alguna vez, tenga un resonante eco.

    Que no se agote la tienta ni se cierre el músculo que la pluma sostiene. Saludos afectuosos.

    Preámbulos de un conflicto, en oportunidades superado, pero, en otras, un fatal episodio.

    Hoy en la Argentina se celebra el "Dia del Amigo" en conmemoración a la propuesta del historiador Enrique Febbraro , en honor a la fecha en que el hombre llegó a la luna, 20-07-1969, "Viví el alunizaje como un gesto de amistad de la humanidad hacia el Universo..." En el año 2011, la Unesco seleccionó como cada 30 de julio "Dia Internacional de la Amistad". Para todos los amigos y amigas de Tus.relatos.com, les dejo estas sencillas, pero sentidas palabras de amistad. ¡Gracias por tanto!

    Expectante...llegar al final. Sentido y respuestas.

  • 169
  • 4.81
  • 3

Soy una aficionada a todo género del arte y me apasiona la escritura, la desarrollo como parte de mi actividad diaria. El cuento, el relato y la poesía libre me fascinan, como una manera de expresión, que la combino con mis actividades profesionales como abogada.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta