cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Muerte de un vividor - 23 - Pata Negra
Suspense |
04.01.21
  • 4
  • 0
  • 304
Sinopsis

Dunaújváros cenó con Andrade, el futuro distribuidor...

-Me gusta el diseño, es llamativo pero discreto.-Andrade alabó el aspecto de la pastilla. Le recordaba a un caramelo de regaliz, pero estaba seguro que sus efectos serían más fuertes.

-Muchas gracias. El dibujo del pato de goma le da un toque alegre y divertido que atraerá a los jóvenes..-Comentó Dunaújváros.

-La verdad es que sí y estoy pensando en invertir...-Andrade veía la oportunidad de subir un escalón en el negocio familiar. Los primos de su mujer en Galicia se dedicaban a la venta de droga importada proveniente de países sudamericanos introducida en inocentes barcos pesqueros. Un negocio muy boyante que requería discreción y silencio.

-Le puedo asegurar que ganará mucho dinero...-Dunaújváros necesitaba convencer a Andrade de invertir en su droga de diseño. Su futuro en Barcelona pendía de un hilo. Su jubilación dorada había sido arruinada por culpa de su antiguo mecenas, Marco Spinola, que le pagó con veinte millones de Liras Italianas falsas. El director de banco El Buen Pastor le había amenazado con denunciarle a la Policía si no conseguía 500.000 pesetas antes del lunes...

El camarero imberbe interrumpió su conversación entrando en el comedor privado. Llevaba una botella de Albariño. La descorchó en su presencia y se marchó.

-Tanto hablar me da sed...-Confesó Andrade que se le secaba la garganta pensando en el salto que iba a dar. Un salto al vacío que podría salir muy bien, pero arriesgaba su tranquila vida. Cogió la botella y sirvió a su invitado.

-Gracias.-Dunaújváros esperó que Andrade llenara su copa.

-Bebamos por nuestra salud.-Propuso Andrade.

-Por nuestra salud.-Repitió Dunaújváros más preocupado por su futuro inmediato. Sin dinero en el banco no se podía vivir.

-Excelente.-Dunaújváros saboreó su sabor ácido y fuerte...

-Me alegra que le guste...-Andrade iba a continuar hablando de la propuesta de Dunaújváros, pero el camarero imberbe entró de nuevo con los platos. Esperó a quedarse solos.

-Que disfruten de la comida.-Deseó el camarero sonriendo.

-¿Se decide a invertir?-Dunaújváros necesitaba una respuesta afirmativa. Decidió presionar al potencial distribuidor.

-Estoy muy interesado, pero es un mercado desconocido para mí...-Andrade dudaba si dar el paso. Su modesto negocio de tabaco de importación (mucho de dudosa procedencia) le permitía vivir sin sobresaltos...

-Yo le puedo asesorar... Mi experiencia en Italia me permite asegurarle que obtendrá grandes beneficios...-Dunaújváros trabajó para su anterior distribuidor hasta que se rompió la relación.

-Creo que estoy preparado para asumir los riesgos...-Andrade recordó las críticas de los primos de su mujer Dionisia. Le daría una sorpresa por su aniversario de boda. Así le demostraría que no se equivocó al casarse con él.

-Es la decisión acertada...-Afirmó Dunaújváros qué debía convencer a su nuevo “mecenas”, aunque dudaba que tuviera los recursos económicos para pagar sus servicios, pero tampoco tenía tiempo de buscar otro distribuidor más solvente.

-Seré su distribuidor, pero explíqueme las condiciones de su propuesta comercial.-Pidió Andrade.

-El lote de prueba constará de 500 unidades que fabricaré en tres días. El precio del mismo son 500.000 pesetas. A 1.000 pesetas la unidad. Yo pondré los recursos necesarios y usted sólo tendrá que distribuir el producto en su mercado. Estimo que puede venderlas a más de 5.000 pesetas...

-Una propuesta muy atractiva...-Reconoció Andrade al que la expectativa de ganar 2 millones de pesetas de beneficios fáciles le parecía increíble. Lo que podía ganar en un excelente año de distribuidor de tabaco de contrabando.

-Ya se lo dije...-Dunaújváros lo había convencido.

-Estoy decidido, pero le propongo pagarle ahora la mitad, 250.000 pesetas, y el resto al finalizar el lote...-Andrade regateaba las condiciones de pago, por qué no disponía de todo el efectivo.

-Comprendo su precaución...-Dunaújváros pensaba que no se fiaba de un “cocinero” desconocido. Debería ceder por esta vez. No podía permitirse el lujo de perder a su nuevo “mecenas”. Ya negociaría con el director del banco El Buen Pastor un aplazamiento del descubierto.

-Me alegro mucho que lleguemos a un acuerdo comercial satisfactorio para ambas partes...-Se felicitó Andrade contento.

-Será un placer trabajar para usted, señor Andrade.-Respondió Dunaújváros adulando a su nuevo “mecenas” que lo iba a salvar de la quiebra.

-Brindemos por un futuro prometedor...-Propuso Andrade levantando su copa de Albariño. La chocó con su “cocinero”.

-Por un futuro prometedor...-Repitió Dunaújváros.

-Tengo una gran idea...-Exclamó Andrade después de beber.

-Le escucho.-Dunaújváros era todo oídos.

-Creo que la llamaremos con un nombre con gancho: “Pata Negra”.-Propuso Andrade mirando el dibujo del pato de goma.

-Me parece una excelente idea...-Dunaújváros no sabía que significaba “Pata Negra”, pero el distribuidor local decidía... Su anterior “mecenas” le puso otro nombre mejor: “Crazy Duck”.

-Me alegro que le haya gustado.-Contestó Andrade mientras tomaban café y fumaban unos cigarrillos.

-Mañana compraré los ingredientes...-Comentó Dunaújváros para recordarle que debía pagarle la mitad por adelantado.

-Iremos a mi empresa a por su dinero.-Respondió Andrade.

-Muchas gracias.-Dunaújváros lo necesitaba.

Andrade pagó la cena cómo prometió y abandonaron juntos el restaurante Rías Baixas. Afuera les esperaba Luís Pascual, que no había cenado, y tenía mucha hambre, pero no dijo nada. Mataba el tiempo fumando.

-Llévanos a mi empresa.-Ordenó Andrade subiendo al coche.

-Cómo ordene, señor Andrade.-Luís Pascual quería ganarse la confianza del jefe. Ser chófer era mejor que ser mozo de almacén.

La noche había caído sobre Barcelona. Las calles de la ciudad se veían bajo la luz amarillenta de las farolas. Bajaron del elegante barrio dónde estaba el restaurante Rías Baixas al polígono de la Zona Franca industrial y gris. El cambio fue drástico.

-Hemos llegado.-Dijo Luís Pascual deteniendo el viejo coche del jefe delante de su almacén “Tabacos de Importación Andrade”.

-Acompáñeme, por favor.-Pidió Andrade a Dunaújváros y lo guió hasta su despacho en la planta superior. Le ofreció asiento.

-Gracias.-Dunaújváros estaba cansado. El día fue muy largo.

Andrade abrió la puerta de un armario metálico. Apartó unas carpetas azules. Detrás se encontraba escondida una pequeña caja fuerte empotrada en la pared. Toda precaución era poca. Giró la rueda hasta completar la combinación correcta. Tiró de la palanca abriéndola. Contenía 400.00 pesetas para gastos imprevistos.

Andrade cogió 25 billetes verdes de 10.000 pesetas con la cara del rey Juan Carlos I. Los metió en un sobre marrón. Le sudaban las manos, pero debía ser por los nervios.

-Aquí tiene su primer pago, señor Dunaújváros.-Se lo dio.

-Cumpliré mi parte del trato, señor Andrade.-Prometió.

-Mañana por la noche recogerán la primera entrega.-Advirtió.

-Venga a las doce.-Dunaújváros puso la hora.

-De acuerdo.-Andrade no pensaba ir él en persona.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados ocho libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta