cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Muerte de un vividor - 37 - Un tipo con suerte
Suspense |
12.04.21
  • 5
  • 0
  • 571
Sinopsis

A Dunaújváros le surge un imprevisto...

Dunaújváros se levantó de la silla cuando bajó el bulto de su pantalón, pagó y salió de la cafetería Café de Brasil. Iba a subir a su descapotable, pero algo le llamó la atención. Era Samantha llamando por teléfono desde una cabina cercana.

-Debe estar contando a su inocente marido una excusa para esta noche...-Pensó Dunaújváros mientras sonreía divertido. Puso en marcha el coche y pasó a su lado sin que ella se diera cuenta.

El trayecto de regreso a la mansión Dos Aguas se le hizo muy corto. Condujo por el exclusivo Barrio de Pedrables sin prisa. Quería que le vieran pasear su éxito. La vida le sonreía.

-Ya hemos llegado a mi hogar...-Dunaújváros aparcó delante de la entrada. Bajó del coche y abrió la puerta de la calle. Caminó por el jardín con piscina hasta la puerta de la mansión. Entró.

Cruzaba el recibidor cuando sonó el teléfono del salón.

-¿Quién será?-Dunaújváros no esperaba ninguna llamada.

-¿Diga?-Preguntó Dunaújváros al descolgar el teléfono.

-Soy Andrade, quisiera verle esta noche en su mansión para agradecerle en persona su excelente trabajo.-Dijo Alfonso Andrade.

-Esta noche me es imposible... Me ha surgido un imprevisto que me tendrá ocupado...-Replicó Dunaújváros que ya había quedado con la insaciable Samantha en La Casita del Amor.

-¿Cuándo podremos vernos?-Andrade no tenía prisa en pagar los servicios del “cocinero”. Él decidía.

-Le propongo quedar mañana miércoles por la noche en mi mansión. Para compensar la demora, los invitó a cenar a usted y su chófer.-Ofreció Dunaújváros que también sabía cocinar ricas recetas de cocina húngara.

-Me parece bien...-Aceptó Andrade sin problemas.

-Nos vemos mañana a las diez.-Dunaújváros fijó la hora.

-Perfecto. Que se divierta con su “imprevisto”...-Se despidió Andrade que sospechaba cuál era el motivo real.

-Hasta mañana, señor Andrade.-Se despidió Dunaújváros, que no se dio por enterado, y colgó el teléfono. Sacó su cartera y buscó la tarjeta de La Casita del Amor.

-Casita del Amor, dígame.-Contestó una mujer con voz dulce y marcado acento italiano. Era Amatista, la secretaria del señor Luca Torricelli, que también trabajaba de recepcionista.

-Quisiera hacer una reserva a nombre del señor Antequera y señora para esta noche a las diez...-Pidió Dunaújváros siguiendo las instrucciones de Samanta.

-Muy bien, señor Antequera. ¿Necesita alguna cosa más?-La señorita Amatista conocía los caprichos de la señora Antequera.

-Sí, un ramo de rosas rojas y una botella de champán...

-Encantados de verles de nuevo, señor Antequera y señora, en la Casita del Amor...-Se despidió la señorita Amatista antes de colgar.

-Muchas gracias.-Contestó Dunaújváros y colgó.

La secretaria marcó el número del despacho de su jefe.

-Dígame, señorita Amatista.-Respondió Torricelli al teléfono.

-El señor Antequera ha reservado una habitación para esta noche, señor Torricelli.-Avisó la señorita Amatista a su jefe cómo él le había pedido.

-Gracias por decírmelo, señorita Amatista.-Luca Torricelli ya lo sabía por qué Samantha le avisó desde una cabina de teléfonos. La señora Antequera cumplía su palabra.

-¿Necesita alguna cosa más, señor Torricelli?.-Preguntó la señorita Amatista deseosa de agradar a su jefe.

-No, gracias. Siga atendiendo el teléfono por favor, señorita Amatista.-Pidió Luca Torricelli que ignoraba sus intenciones.

-Sí, señor Torricelli.-La señorita Amatista colgó decepcionada.

-Vamos a llamar a los “técnicos”.-Habló solo Luca Torricelli mientras marcaba el número de teléfono del Motel El Tiburón. Tuvo que esperar varios tonos de llamada hasta que lo cogieron.

-Motel El Tiburón, Oscar al habla.-Contestó el conserje, un hombre con voz juvenil y alegre. No debía tener más de veinte años.

-Quisiera hablar con los huéspedes de la habitación 22, por favor.-Pidió Luca Torricelli que no conocía sus nombres.

-¿De parte?-Preguntó el conserje Oscar.

-Señor Torricelli.-Respondió Luca nervioso.

-Ahora le paso la llamada.-Oscar lo dejó en espera mientras marcaba la extensión de la habitación 22. Lo cogieron pronto.

-¿Si?-Dijo Fiero con voz seria.

-El señor Torricelli quiere hablar con usted.-Explicó Oscar.

-Gracias.-Fiero esperaba la llamada.

-Le paso la llamada.-Afirmó el conserje.

-¿Señor Torricelli?-Preguntó Fiero para asegurarse.

-Sí. Les informo que el señor Dunaújváros ha reservado una habitación en la Casita del Amor para esta noche...-Explicó Luca.

-Gracias... Nosotros nos encargamos del “asunto”.-Aseguró Fiero y colgó el teléfono. Esta noche tendrían trabajo.

-¿Y bien?-Quiso saber Calvio que estaba tumbado en la cama matando el aburrimiento.

-Esta noche entraremos en la casa.-Fiero deseaba acabar de una vez el “asunto” que les trajo a Barcelona.

-Ya era hora.-Comentó Calvio que quería regresar a Italia. La comida española no valía nada. Añoraba la comida de la “mamma”.

***

Dunaújváros cogió otra vez el teléfono y marcó el número de su taxista. Esperaba que Yosep estuviera en su casa. Eran casi las dos del mediodía. Oyó varios tonos hasta que descolgaron.

-Yosep al habla...-Contestó el taxista con la boca llena de comida. Le habían interrumpido a medio comer.

-Soy Dunaújváros. Necesito tus servicios esta noche...

-¡Cuánto tiempo sin tener noticias suyas, señor!...-Se quejó Yosep de forma graciosa. Llevaba tres días sin llamarle.

-Estuve muy ocupado.-Dunaújváros no dio detalles.

-Usted dirá, señor.-Yosep esperaba indicaciones.

-Tengo una cita amorosa a las diez de esta noche en la Casita del Amor. Quiero que me lleves y me traigas de vuelta a la mansión al día siguiente.-Explicó Dunaújváros.

-De acuerdo, señor. Le recogeré a las nueve.-Precisó Yosep.

-Muchas gracias, Yosep. Espero que seas puntual. No puedo llegar tarde...-Dunaújváros recordó la advertencia de Samantha.

-No sé preocupe, señor.-Aseguró el taxista mientras pensaba que su cliente era un tipo con suerte con las mujeres.

-Hasta las nueve, Yosep.-Se despidió Dunaújváros.

-Hasta las nueve, señor.-Confirmó el taxista antes de colgar.

Dunaújváros colgó el teléfono satisfecho. La suerte le sonreía de nuevo. Gracias a sus habilidades con la química, había superado la quiebra causada por su antiguo mecenas que le engañó pagándole con dinero falso...

-El pasado no volverá...-Dijo Dunaújváros hablando solo.

Dunaújváros miró a su alrededor. Vivía en un barrio elegante rodeado de lujos en una nueva ciudad, Barcelona, bañada por el Mar Mediterráneo que le había acogido con los brazos abiertos.

-Sí tienes dinero para gastar...-Recordó lo que le dijo Yosep.

Pero Dunaújváros contaba con la ayuda de su nuevo mecenas, Alfonso Andrade, para financiar su vida a cambio de sus exclusivas pastillas Pata Negra.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... He publicado nueve libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta