cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Mundo Cóncavo
Fantasía |
07.01.22
  • 5
  • 4
  • 292
Sinopsis

mundos que chocan y se confunden

 

Sé que hay una sola forma de encontrar el camino: seguir mis miedos.

¿O acaso los tesoros más preciados de la antigüedad no estaban custodiados por un dragón temible? Pues bien, deberé llegar hasta él, enfrentarlo, y tal vez, besarlo, para cobrar el premio.

Descreo, cuestiono a mis ojos. ¿A qué me enfrento? ¿Qué poder posee sobre mí? Desearía volverme invisible para trascenderlo.

Parece tímido, en verdad, tan frío como simpático. Cómodo en su pulido llano. Sin dudas, parte de un plan mayor, acecha en lugares donde percibe vulnerabilidad para atrapar en su hipnótica telaraña, a quien se atreva a enfrentarlo.

He descubierto que no es inocente, entrega mensajes de libre interpretación, detalle que lo vuelve peligroso. Necesita aprender a diario a manejar sus pasiones. Su vúmetro oscila desde apacibles lagos de bondad a maremotos de semitransparente crueldad. Controla, adula, critica, juzga, ordena, desordena, arroja a las calles tristes caricaturas. Su mascarada intenta hacer creer que su corazón late en soledad. Arrogante, provocador, cumple órdenes divinas de preservar la metáfora y se transforma en propio sicario de quien ose arruinarla. Conoce al dedillo que, quien puede ver al mundo entero en detalle, necesita de él o sus cómplices para inspeccionarse. La información que acerca, si es requerido, es concisa o extensa, acorde al tiempo que le dedique el visitante. Es dulce con los niños e irrespetuoso con los ancianos. Promueve el descubrimiento y la reflexión, juega a amalgamar realidad y ficción. Parásito. Necesita un ícono para su rol de testigo, decidor minucioso o peor amigo. Ilusiona, acobarda, engaña, irrita, imita, oculta, magnifica, siembra dudas.

Sabe cómo nadie vivir el presente. Enrostrar el pasado con sostener su mirada sin lengua. Balconear al futuro y ningunear sueños y sentimientos.

Hace que los mundos colisionen y se confundan. El cerebro lo ama, porque ama el engaño, el buen engaño.

En una taberna del camino, un mendigo de nombre Max, al invite de una copa de vino, me cuenta que existe un lugar que, hará añicos mis miedos de mortal. Ha prometido que, por dos monedas, me llevará hasta allí por la mañana.

Despierto al amanecer y hago preparar un abundante desayuno para dos. Si todo sale bien estaremos en Madrid al medio día. Max camina a buen ritmo y le sigo entusiasmado. No para de hablar. De jurar que no quedará hendija por donde se cuele el temor en mi humanidad. Llegamos. Se queda en la boca de la callejuela y me empuja a su interior al grito de::

—¡Vamos hombre! ¡El callejón del Gato nunca se equivoca!

Mi cuerpo hace mil peripecias. Se expande, se aflauta. Se retuerce y distorsiona. Ora soy Quijote, ora Sancho Panza. Traigo orejas de burro y curvas de Dulcinea. Los presentes sacan fotos, me señalan. Recibo andanadas de burlas, me acribillan a risotadas.

Siento el cielo y la tierra entrar por la ranura de alcancía de mi mente limitada. Ganas de llorar, rabia, vergüenza, sed de venganza. Tomo carrera para destruir al aparato infernal. Al llegar a su presencia, escala uno a uno, caigo de rodillas, rendido ante su escudo mítico de siete años de desgracias. La cercanía, devuelve risibles figuras infrahumanas, garabatos, monigotes desencajados. No puedo aguantar la risa, caigo en cuenta que todos somos habitantes de la misma condición, a esperas de lo impostergable. Beso las paredes mágicas, les doy gracias por ilustrarme, esos esperpentos, ahora libres al viento, no me dejaban vivir, anidaban en mis adentros, esclavo iba a perecer, sin siquiera despertarme.

—El cóncavo devuelve absurda hasta la imagen más bella – grita Max- Lo digo por experiencia, conozco al titiritero, desde otra vida pasada, con suerte de misma estrella.

Y nos fuimos en manada a compartir historias trilladas, canciones que sepan todos, reír de nosotros mismos y brindar con vino tinto, por la libertad ganada. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • siempre me dejas boquiabierta con tus escritos. Impecable tu capacidad para expresar en palabras sentimientos profundos, solo imaginados por un ser sensible y perceptivo. Siempre, águila, leerte es un placer.
    Saludos Roluma...Hoy nos muestras una producción engalanada con profunda reflexión. Si la visión es cóncava, el centro del pensamiento peligra por el hundimiento. Dicen que temer es de prudentes y así, lo creo. Me encanta esta frase de Francisco de Quevedo:" El ánimo que piensa en lo que puede temer, empieza a temer en lo que pueda pensar". Es como un círculo vicioso. Feliz año Roluma!! te augurio elevada y fructífera producción literaria. Tú lo sabes hacer!! Vuelas cada vez más alto. Un abrazo fraterno.
    Excelente, Roluma, como reflexión e como relato. Te aplaudo.
    Nuestros miedos no son más que el reflejo de una parte de nosotros mismos. Feliz año, Roluma!
  • JUGANDO CON LIBROS SUBRAYADOS RAYADOS E INTERVENIDOS.

    Pasaron cosas...

    mundos que chocan y se confunden

    Crónicas de la vida diaria. Serie retratos. (Sé que a mi amiga Serendipity le va a gustar y va a escribir un poema de los suyos)

    Serie juegos peligrosos.

    cosas de la vida

    Jirones de la vida diaria.

    Anduriña oficia el funeral de su madre.

    COLECCIÓN PERSONAJES DEL BAR DEL GALLEGO

    COLECCIÓN DE PERSONAJES DE LA CIUDAD

  • 95
  • 4.53
  • 249

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta