cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Muriendo sin ser nada
Reflexiones |
03.10.07
  • 4
  • 2
  • 2191
Sinopsis

No puedo, o quizás no quiero, a ver, me explico. No sé si podré, una vez más, lo repito, siento q he muerto, o morí, pues al final es lo q queda. Seguramente, hace unos días, todavía podría haber visto mi cuerpo inerte, solo, como pasó mi vida, en soledad. Podría verme en un camino estrecho, estirado en el suelo, sangrando incluso, exhalando un último suspiro, para eso debiera retroceder un poco más. El último suspiro, si quizás no hubo ni el primero, no lo sé.
Ahora todo eso da igual, ya ocurrió y sigo esperando, a nadie, en realidad, siempre he creído q lo mejor q podía hacer, cuando habitaba en la habitación, era esperarme a mí mismo, todo lo demás no merece la pena, todo lo demás, o toda la demás hipocresía, da igual como se diga.
Y ahora estoy aquí, de nuevo sin respuestas, sin preguntas, sin ánimos para nada, quizás sin tanto dolor, aunque es posible q me esté engañando, siempre será lo mismo.
¿Cómo llegué al camino estrecho? Bien, queréis saber cómo sucedió todo, cómo de pronto caí al suelo, y sangré y así, en el silencio más sepulcral exhalé mi último suspiro. Bien, lo explico brevemente, si me acuerdo, no tengo buena memoria.
Sigo con la historia, el cirio, el magno cirio q se apaga de pronto, cuando nadie lo espera. Quise parecerme a él, sentí el deseo de convertirme en llamas, de ser fuego y arder, entonces sí, para siempre. No pude, nunca he sido habilidoso, ni mi ingenio me dio alas para marchar, realmente me da lo mismo ser fuego q un átomo de la brisa q sopla en cualquier lugar, mejor de esta manera, en cualquier lugar, no quiero estancarme otra vez. Y decía, no pude ser fuego ni un átomo de una brisa, ni siquiera pude ser la mitad de mí mismo, eso hubiese aliviado un poco mi pesadez, al menos por unos días, estoy seguro.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 145
  • 4.44
  • 428

Puedes visitar mi blog: http://puntoomuerto.blogspot.com.es/

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta