cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Nadie fue a salvar al elefante
Reales |
08.01.19
  • 0
  • 0
  • 196
Sinopsis

Las fronteras conllevan una de las cosas más dolorosas del mundo: la separación de los seres queridos, padres, madres, hijos/as, hermanos/as que se ven obligados a soltarse de las manos sin saber si algún día volverán a verse sanos y salvos. Pero uno de esos niños espera con mucha tranquilidad porque sabe que alguien vendrá a salvarlos...

Este año por mi cumpleaños me han regalado un libro muy colorido donde hay fotos de muchos animales. En la portada hay un elefante. Es muy grande, de color gris oscuro, con unas orejas enormes y los ojos muy tristes. Parece que lleva mucho tiempo llorando aunque por sus mejillas no cae ni una sola gotita. Mamá me explicó que el elefante estaba triste porque estaba encerrado en una jaula. Yo no sabía qué era una jaula, así que mami me contó que era como una caja grande pero no tenía paredes sino que eran unos barrotes muy largos y fríos. Muy fríos. Mamá me dijo que el elefante está triste porque está encerrado en una jaula y no puede salir. Seguramente tiene una mamá elefante a la que echa mucho de menos. ¡Normal que tenga sus ojitos así! 
Yo le pregunté por qué el elefante estaba metido en una jaula y ella me dijo que era porque el elefante estaba en un zoológico, un lugar donde hay muchos animales de todos los lugares del mundo y así la gente puede verlos. 

Me pareció raro, ¿por qué la gente querría ver a animales tristes? 
¿A quién se le había ocurrido la idea de hacer esas cajas de barrotes?
Le pregunté a mamá que por qué nadie sacaba a ese elefante de la jaula, pero no me contestó y, entonces, le dije que cuando yo fuera mayor iría a ese zoológico y sacaría a ese elefante de la jaula donde estaba metido porque yo no quiero ver a ningún elefante triste. Yo quiero que el elefante esté con su mamá, en su hogar. 
He hecho un dibujito donde el elefante tiene los ojos muy abiertos y brillantes como el sol, y con su trompa me toca la nariz muy contento, para darme las gracias por sacarlo de ese lugar tan feo...

 

Miro a mamá, que se encuentra a mi lado y le intento preguntar algo que llevo un rato pensando. Pero las palabras no salen de mi boca porque estoy demasiado asustada. No conozco a nadie de los que hay por aquí, por eso no suelto a mamá de la mano. Hay muchos niños y niñas, creo que están buscando a sus mamás y papás. Hay un niño que lleva llorando un buen rato, es más pequeño que yo. Tiene los ojos igual de tristes que el elefante de mi libro.

Por fin, mami me mira y me acaricia la frente peinándome el flequillo hacia atrás. Se agacha, se pone frente a mi y me dirige una sonrisa. Yo sé que no es una sonrisa de esas de verdad, sino que es una sonrisa de esas de mentira como cuando mamá me dice que su tos no es para tanto y que no hay de qué preocuparse. Me dice que todo está bien, que no pasa nada, que pronto acabará todo. Mamá tiene la voz muy bonita y cuando me habla hace que mi miedo se vaya un poquito, así que ahora sí que voy a preguntarle lo que llevo un rato pensando: “Mami, ¿es qué nos van a llevar a un zoológico?”, le digo. 

Mamá ha dejado de sonreír y empieza a llorar. Se pone las manos en la cara para que yo no la vea pero sí que la veo, si que puedo ver las gotitas caer por sus mejillas.

Entonces la abrazo, le doy un besito en el cuello y le digo muy flojito en el oído: "No te preocupes mami, seguro que alguien vendrá a sacarnos de aquí, hay mucha gente en el mundo y a la fuerza alguien vendrá a sacarnos de aquí, alguien va a venir...".

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Hace unos años, Aanisa le escribió una carta a Obama.

    Todo el mundo tiene derecho a una vida y muerte digna.

    #DíaInternacionalDelAutismo

    31 de marzo, Día de la Visibilidad Trans. La importancia de dar visibilidad a la discriminación que sufre miles y miles de personas por no corresponderse con lo que la sociedad ha decidido que sea.

    Un zapato rojo en medio de una inmensa oscuridad, que te obligará a preguntarte hasta dónde es necesario mantener en vilo la llama de la esperanza.

    Las fronteras conllevan una de las cosas más dolorosas del mundo: la separación de los seres queridos, padres, madres, hijos/as, hermanos/as que se ven obligados a soltarse de las manos sin saber si algún día volverán a verse sanos y salvos. Pero uno de esos niños espera con mucha tranquilidad porque sabe que alguien vendrá a salvarlos...

    Ana corre a toda prisa como el enanito del cuento para escapar del malvado gigante, su madre también ha corrido durante muchos años, pero Ana ha corrido más que ella.

    Aylan duerme profundamente mientras los rayos de sol secan su ropa y su piel mojada.

    Galip, junto a su hermano Aylan, su padre y su madre, emprenden un obligado viaje en busca de la esperanza de tener una oportunidad al lado de la otra orilla. Esa otra orilla... Nuestra orilla.

    Shadi es observado detenidamente por su hermano, que recorre cada centímetro de su cuerpo para no olvidarse nunca de él.

Simplemente, me gusta escribir. No sé si lo utilizo como una forma de denuncia sobre las injusticias de esta sociedad, no sé busco encontrar a los demás o tal vez a mí misma, a lo mejor puede que lo utilice como vía de escape, como refugio, tal vez sea la única forma que conozco de acercarme a los demás, de despertar y sacar fuera sentimientos de los otros y las otras en este mundo que parece estar dormido, siendo yo la primera... De cualquier modo, para una cosa u otra, lo cierto es que lo único que sé con certeza es que me encanta escribir. Y es como una droga, porque una vez que empiezas parece que es imposible parar.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta