cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Necro (I)
Fantasía |
19.06.17
  • 4
  • 2
  • 84
Sinopsis

Pequeña historia para introducir a estos personajes.

Tranquilamente caminaba por lo que alguna vez fue una linda pradera, bordeada por un río, uno de los más hermosos que había tenido oportunidad de ver en su larga, larga vida. Hoy no es más que un mar de cuerpos, uno sobre el otro, algunos más deshechos que otros, un mar de agonía y sangre. Y el río... Oh, ese bello río, incluso teñido de rojo se veía hermoso. 

Lentamente, como si nada hubiese sucedido en ese lugar, sacó el pendiente que tenía colgado en su cuello, guardado bajo su abrigo. Lo dejó colgando en su dedo índice y de a poco empezó a hacerlo oscilar, creando el único movimiento armonioso de toda la zona. Las pocas personas que aún agonizaban en el terreno dejaron de moverse. Sus vidas acabaron de un segundo a otro, mientras una especie de humo de color crema salía del pecho de cada uno de ellos y recorría el terreno hasta llegar al pendiente de la mujer. 

- "¿Ya has terminado de recolectarlos?" - Dijo una voz masculina, a unos pocos pasos de distancia de donde ocurría el suceso.

- "Casi, falta cada vez menos" - respondió la recolectora. 

- "¿Realmente no había ninguno que pudiese salvarse?" - Volvieron a preguntar.

- "Esta vez, no. Al parecer, todos eran igual de culpables."

- "¿Cómo es eso posible? ¿Cómo puede ser que de todas estas personas, ninguna tenga un alma pura?"

- "Es la naturaleza humana, Lo" - hizo una pequeña pausa y luego añadió: "Y también la nuestra."

El humillo terminó de llegar al pendiente, el cual recolectaba lentamente lo que quedaba de los ya fallecidos hombres y mujeres del campo. 

- "Es momento de irnos." - dijo la mujer.

Y luego ambos dieron media vuelta, caminando en dirección opuesta a la pradera. No pensaron en dónde ir, sólo en alejarse lo más posible de esa zona llena de muerte. Llegarían a donde el destino les deparara, pero ambos esperaban en el fondo de sus corazones de que fuese un mejor lugar que el actual. Lamentablemente, la suerte no estaba a su favor, ni esta vez, ni nunca.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1
  • 4.33
  • -

Una enana que quiere compartir las historias que hay en los rincones de su cabeza.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta