cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Neutrino, la ardilla.
Suspense |
13.05.19
  • 0
  • 0
  • 84
Sinopsis

Por los años 50, cuando las papas no eran tan caras y los gatos no maullaban cuando tenían hambre, había una ardilla amarilla con dengue que estafaba a los demás habitantes del bosque vendiéndoles las nueces a precio de queso fundido. Los animales ya hartos de Neutrino (nombre de la ardilla) se dispusieron tras una reunión a darle caza para crucificarla, y quemarla viva. Neutri estaba durmiendo a esas horas, pero al sentir el ruido despertó, asustado se asomó por la ventana solo para ver a todo el pueblo asqueado con antorchas, picos, hachas y tridentes esperando el momento para capturarla. Prospecto, un armadillo verde con diabetes, lo vio en la ventana y avisó de un grito, todos se movilizaron al notar que la ardilla se había despertado. Neutri dispersó gasolina por la casa mientras salía por la puerta trasera dejando un rastro hacia el exterior desde donde incendió la casa en el momento en que comenzaron a entrar. Prospecto, que era el más entusiasta con respecto al asesinato fue el primero en entrar, por consiguiente, el primero en morir quemado. Neutri se puso a correr como si no hubiera mañana mientras la turba había rodeado la casa y continuado su persecución, la ardilla iba dejando trampas mientras avanzaba, era todo un profesional. Un alambre muy fino y duro asesinó a Ungüento cortándole el pescuezo, una mina de neutrones acabó con Dimitri, Paco y Anastasia, una púa venenosa atravesó a Bernardo en el pie y lentamente acabo muriendo. Tras mucho correr y mucho matar sólo quedaba Panacea la jicotea, y Feliberto el caracol, que eran tan lentos que veían las trampas y no caían en ellas. Neutri se encontraba al borde de un precipicio, se le había acabado el camino y Panacea y Feliberto ya lo habían alcanzado, sacó su espada que estaba escondida en su cola y se dispuso a matarlos. Lanzó un espadazo a Panacea, pero esta se refugió en su caparazón y usó giro rápido que, aunque no tiene mucha potencia fue suficiente para desesperar a la ardilla, Feliberto regó su baba por todo el terreno haciendo que Neutrino perdiera movilidad. Ya harto del plan de los lentillos, Neutri lanzó un pequeño pomo a Panacea, esta solo lo miró por un momento y después lo ignoró. Mientras recibía los ataques combinados fue retrocediendo hasta estar lo suficientemente lejos de la jicotea, un fuerte olor se empezó a notar en el terreno, y Feliberto dijo muy lentamente: Es.................gas....co...o....rr.....e. Neutri encendió un cigarro y lanzó el fósforo hacia Panacea, unos segundos después hubo una gran explosión que acabó con la vida de esta y con 1/2 de Feliberto que quedó tetrapléjico, aunque solo por unos momentos porque Neutri volvió a terminar su trabajo y lo eliminó de una estocada. Continuó su camino rodeando el barranco y llegó a la casa de Acordeón, un tejón azul con rabia quien fuera su mentor años atrás. Le explicó la situación y éste le dijo que se mudara al bosque del este, el único territorio en el que no lo conocían, pero esa noche Neutri se quedó a dormir. Al amanecer desayunó, se despidió de Acordeón y se dispuso a ir al este; luego de mucho caminar ya se veía el pueblo. Estaba a punto de llegar cuando de la nada se desploma, Radiador el erizo, estafador y mafioso bajo las órdenes de Acordeón estaba frente a él. Neutri desesperado pidió ayuda, en vano, nadie respondía. Con un tono de indiferencia el erizo dijo: -Acordeón te lo dijo, si no trabajas con él trabajas en su contra, con ese flechazo no morirás, te quedarás vegetal y no podrás estafar a nadie más. Sufre por el resto de tu vida- Se alejó lentamente hasta desaparecer de la vista de Neutri. Muy cansado el cuerpo de Neutrino se fue enfriando rápidamente hasta que murió de dengue.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta