cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
ni rastro
Amor |
23.02.08
  • 4
  • 7
  • 2588
Sinopsis

Han cambiado los nombres de las calles y han construido el paso subterráneo por donde pasará el tranvía
Unos grandes almacenes se anuncian a toda prisa en lo que queda del parque que había cerca de tu casa
No quedan columpios, ni fuentes, ni árboles, ni rastro de aquellas hojarascas que cubrían el camino
Ni un solo testigo; de mis manos secuestradas traspasando el encaje de tu sostén
Las tuyas nerviosas hurgando entre los botones de mi camisa
Un cigarrillo cogidos por la cintura, paseando juntos en aquella penumbra detrás de la glorieta
Ya no sé si recuerdas los puestos callejeros del domingo, mi voz apresurada pidiendo disculpa por llegar siempre tarde, o las llaves de tu casa perdidas en el fondo del bolso.
Aquel amor sin maneras aún de futuro, con la urgencia del sentir
Pasamos los momentos mas sencillos, para pasear por una calle salpicada de luces , o para abrazarnos con descaro en una pista de baile
Con que claridad mirábamos las cosas
Sonaban guitarras en el cielo. Te quiero. Nos decíamos, con el amor posado en nuestros hombros
Hace falta también explicar : la ilusión de coger el teléfono y oír mi nombre de tu boca, o la tarde que te asomaste al cristal de la ventana para decirme “ sube, mis padres quieren que te quedes a comer”
Mis pasos desorientados, las palabras imprecisas
El escalofrío de nuestra primera vez, el riesgo de aquellos encuentros en tu habitación: “ponte la camisa, alguien viene, quizás mi hermana...”
El amor que nos apuntaba empezó a dolernos al cabo de unos años, la música triste de una canción sonando dentro del Ford Fiesta parecía saberlo
“ Hay algo aquí – dijiste- que no estamos entendiendo”. Y no pudiste definirlo
veintidós años , y ninguna conclusión
Nuestros ojos parecían desdichados cada vez que nos encontrábamos , algo nos partió la ternura en dos mitades
Tu luz se quedó para siempre detrás de la ventana
Tus ojos no atendían la mirada de los míos y yo era incapaz de imaginarte por dentro
Nos besábamos en ese parque, tomados por el frío, y nos dimos un abrazo como ángeles caídos
No ensayamos estrategias de socorro para no hundir al otro a nuestro lado
El amor es duro. Nos diríamos, con un trozo de silencio en la garganta, unas horas después de terminar el verano


Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • leyendo esto he recordado al amor de mi vida, cuando tambien se nos rompio la ternura en dos mitades... y ese hilo q todavia nos une seguira ahi toda mi vida...
    me ha gustado esa visión del amor, el tiempo aflora desvelando en profundidad las personas, una persona es diferente de otra y a veces no es fácil que el tercero, la relación, flote libre y pleno. Pero eso es lo bonito de la vida, saber admitirlo, saber perder, aprender, aprender mucho amando, nunca olvidarse de que la perfección es difícil de alcanzar pero su camino muy bello y humano. Sigue mirando así la vida, un saludo..
    he leído mucho de lo que escribes, y me gusta como lo haces.
    El amor es duro
    Me encantó el principio, el final me ha parecido algo más descolgado. Pero me gusta de todos modos
    Como siempre, un placer leerte......
  • Abandonar una casa, una pareja, irse sin dar explicaciones. Marcharse en un abrir y cerrar de ojos. El dolor que arrasa muebles, puertas, habitaciones, pasillos y una cama dónde se llora a solas

    Hay gente que tiene la facultad de percibir colores, sonidos, olores, en los números en las letras, en las palabras... Las sensaciones juegan a esconderse , a no estar, pero dejan siempre un agujero por el que se aspiran Hay personas que las atrapan, que las palpan, que las ve, como se mira una perla roja

    Sentado en la Cafetería Andalucía, apoyando mi mano en el hombro de un recuerdo escribí un poema

    aprender a oír el silencio dentro del sonido, a no contaminarnos con ruido, nos hemos acostumbrado tanto a esa antigua música que ya no la escuchamos

    las malas noticias llegan siempre dando portazos...

    Por decir algo , apalabrar los momentos

    A veces las personas son sencillas...

    camino despacio y con los ojos abiertos por una casa que no me habla pero me abraza

  • 78
  • 4.49
  • 333

Andar por los tejados, los relojes de arena, todo lo que se pueda sentir, si allí se siente.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta