cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Nictofobia
Terror |
22.09.18
  • 4
  • 3
  • 392
Sinopsis

Nictofobia significa temer a la oscuridad. ¿Qué puede llevar a un adulto a desarrollar semejante trauma?

Cuando digo que padezco nictofobia la gente me mira como hubiera dicho que padecía de lepra o algo similar. “¿Y eso qué es?” pregunta la mayoría; pero no se lo reprocho, no es muy habitual padecer de miedo a la oscuridad en la edad adulta. La siguiente pregunta suele ser “¿Cómo has llegado a desarrollar ese miedo?”. En ese momento, según las ganas que tenga y la predisposición que vea en la otra persona, les hablo de aquella noche.

Tenía quince años y mis padres habían salido de cena, así que tenía toda la casa para mí hasta que volvieran bien entrada la noche. Como no podía ser de otra manera, invité a la pandilla y lo pasamos en grande hasta poco antes de medianoche, momento en que se fueron a sus casas y yo me quedé solo con los restos de la fiesta. Como no quería broncas con mis padres empecé a recoger vasos y platos y a limpiar los restos que quedaron de los aperitivos y las pizzas. Estaba en la cocina cuando de repente se fue la luz. Me acerqué al panel pero el automático no había saltado. El caso es que en la calle sí había luz, por lo que el motivo del apagón debía estar en el edificio.

Andando despacio y tanteando con las manos llegué junto a la mesa del recibidor donde había dejado mi móvil. Fui a un salón en penumbra, donde podía entrever la posición de los muebles. La luz reflejada procedente del exterior proyectaba sombras alargadas y deformadas al incidir sobre los muebles. Sin saber qué hacer, encendí mi móvil y, usándolo como linterna, empecé a trazas círculos de luz por el suelo buscando algún resto de la fiesta que quedara por recoger. Apenas levantaba los pies del suelo para andar, moviéndome despacio, pero en uno de esos pasos tropecé con la pata de la mesa baja que teníamos frente al televisor y el móvil acabó en el suelo. Vi el resplandor de la pantalla brillar debajo del sofá.

Me arrodillé y fui tanteando con la mano hasta que di con él. Fue al retirar la mano con el teléfono agarrado cuando apareció de la nada aquel brazo pálido, saliendo como un resorte de debajo del sofá. Aún siento aquella fría garra aferrarse a mi muñeca con fuerza. Del susto caí hacia atrás, quedando sentado en el suelo. Tiraba de mi brazo intentando soltarme, pero sólo logré arrastrar conmigo aquel brazo y el cuerpo que venía detrás. Aquella piel era tan pálida que parecía brillar en aquella luz; tenía ante mí un pálido torso erguido, con una garra apoyada en la alfombra y la otra asida a mi brazo. Jamás olvidaré aquel rostro de rasgos marcados y ojos rojos y brillantes mirándome fijamente; ni aquella boca irregular de la que goteaba saliva por la comisura de unos labios agrietados mientras se abría emitiendo un grito mudo.

De repente volvió la luz y allí estaba yo, solo, sentado en suelo temblando de terror mientras gruesos lagrimones caían de mis ojos. Cuando volvieron mis padres seguía en la misma posición, con el brazo que sujetaba el móvil estirado hacia adelante. Mis padres no me creyeron como era de esperar, dijeron que había sido una pesadilla. Pero la marca de aquellos dedos quedó grabada en mi muñeca durante semanas.

Desde entonces en mi casa siempre están encendidas las luces.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola Siguratt. Por supuesto, siempre que se respete la autoría como en el podcast que indicas en tu comentario no tengo ningún problema, al contrario, muchas gracias por la difusión de la historia. Me alegro de que esté gustando tanto. Un saludo.
    hola como estas bianco, buen dia te cuento que he usado tu relato nictofobia para un podcast que tengo llamado torre de babel, el proyecto ha cambiado a un espacio igual tipo podcast ahora de distribucion en ingles llamado mental palace y quiero tu permiso para usar uno de tus escritos en el programa inicial llamado second palace te dejo el link al canal donde el programa que usamos con tu relato ha tenido una gran acogida un saludo https://open.spotify.com/show/1C9UaPZLnuvTXkB0QNsYQy
    Buen texto, Emilio. Cordiales saludos buenas felicitaciones.
  • Un microcuento que quepa dentro de un twit. Respuesta al #RetoFénix. https://twitter.com/PlumaFenixMag/status/1092465828598030337

    ¿Damos importancia a aquello que realmente lo merece?

    ¿Qué harías si tuvieras la oportunidad de vivir para siempre?

    Nictofobia significa temer a la oscuridad. ¿Qué puede llevar a un adulto a desarrollar semejante trauma?

    Un niño autista, que apenas articula palabra, es encontrado en el portal de su casa llorando desconsoladamente. ¿Cuál puede ser la causa?

    Algunas imágenes pueden ser de lo más cautivadoras.

    ¿Cómo es realmente nuestra realidad? ¿Realmente existe el libre albedrío, somos presos del destino o quizá todo se reduce al mero azar?

    ¿Cómo es realmente nuestra realidad? ¿Realmente existe el libre albedrío, somos presos del destino o quizá todo se reduce al mero azar?

    ¿Cómo es realmente nuestra realidad? ¿Realmente existe el libre albedrío, somos presos del destino o quizá todo se reduce al mero azar?

    ¿Cómo es realmente nuestra realidad? ¿Realmente existe el libre albedrío, somos presos del destino o quizá todo se reduce al mero azar?

  • 22
  • 4.56
  • 266

Escribo generalmente terror, misterio, fantasía y ciencia ficción.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta