cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
No era sólo un perro
Varios |
20.09.05
  • 5
  • 1
  • 669
Sinopsis

Hoy les relato una singular historia, que quizá para muchos resulte hasta absurda, pero que a mí me conmueve el alma porque acostumbro reconocer cualquier apoyo que se me brinde, un cariño, una atención, provenga de donde provenga…

Hace 17 años nació Caramelo, un perrito cruzado de French y otra raza nada fina. Desde pequeñito era tan dulce que lo bauticé con ese nombre. Solía jugar como cualquier cachorro, sacando las ropas, destrozando papeles, travieso y hermoso con su pelaje café muy claro; de enormes ojos expresivos… Caramelo creció en casa, junto a su padre Bombón y era un perrito alegre y cariñoso que en vez de agredir a las visitas, les daba la bienvenida meneando su rabo amistosamente… Recuerdo al fiel amigo, junto a mí, en largas vigilias bajo el peso de la depresión; parecía adivinar mi angustia y apoyaba su cabeza sobre mis rodillas, mirándome con sus ojos brillantes, mientras le platicaba de los sentimientos profundos que me herían y me sumían en ese desesperante estado; muchas veces levantó su manita y la puso en mi brazo, quizá para consolarme, otras me ladraba y daba vueltas, tal vez a manera de regaño, pero se me hacía un animalito sensible… Cierto día llegó la comadre Ma. Eugenia hecha un mar de llanto a contarme sus penas y nunca voy a olvidar que Caramelo se acercó, puso sus manitas en las rodillas de ella y enseguida con su lengua limpió las lágrimas de mi amiga que lo abrazó sorprendida… Era así, un animalito cariñoso y mimado, que en cierta ocasión por celos revolcó a un cachorrito que habían regalado a la novia de mi hijo; ese día, molestos, lo regañamos y le dimos sus chanclazos y él, con la cabeza baja, se arrastró hasta donde yo estaba y cuando vi sus ojos, no podía creerlo, tenía lágrimas y eso me hizo llorar y hasta pedirle perdón… Caramelo fue una buena compañía en mis soledades; le platicaba, reía con él y compartía mi pan con gusto, porque era buen cuidador, fiel, siempre junto a mí, de un lado para otro… y recuerdo que incluso cuando las posadas en la calle, habiéndose retirado toda la gente, tomaba mi escoba para barrer y él permanecía quieto en la acera, iba y venía detrás de mí hasta que terminaba mi labor… Y así fue su vida que tal vez empezó a declinar cuando murió su padre y se vio solo, sin la sombra del pequeño French… entonces decayó, enfermó, y mi hermana conmigo, luchamos por obtener otro tiempo de vida; inyecciones, soluciones, vitaminas, resultaron insuficientes para retenerlo… Con sus grandes ojos brillantes, parecía decirnos, pedirnos que lo dejáramos ir porque ya era tiempo… Yo me acerqué un día de esos y le di las gracias por todo lo que significó en mi vida, como compañero fiel en los momentos difíciles y le dije acariciando su ya ralo pelaje: “Vete en paz Caramelo, si quieres descansar… vete ya a alcanzar a tu padre”… La pesada bruma blanca envolvió una tarde a mi fiel Caramelo… tendido sobre la terracita del patio trasero… y quise imaginar en ese momento, el tierno encuentro con su padre: Bombón, el blanco French que partió mucho antes que el; los vi cachorros de nuevo, lamerse mutuamente. Y retozando felices, se fueron por la orilla del río que dicen cruzan todas las almas que han dejado este mundo

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta