cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
NO LLORES POR MI... (CUANDO EL TIEMPO YA NO SEA MI ENEMIGO)
Amor |
11.09.06
  • 4
  • 22
  • 8936
Sinopsis

Hoy hace un año que te fuiste; que nuestras vidas se separaron. Hace ya un año de todo aquello y aún me parece un sueño, una pesadilla, pero sobre todo irreal.
Ésta mañana el despertador sonó temprano, más temprano que nunca. Tenía que levantarme aunque mis ojos luchaban por aferrarse a ese sueño en el que estabas tú, sonriendo como siempre, con tus ojos marinos.

"Tienes los ojos del mismo color que el de la línea del horizonte que separa el cielo y el mar"-solía decirte.

Una falda, un jersey fino, un café rápido y por fín, aquí me tienes. Frente a tí, empapada, con una rosa en la mano y maldiciendo el haberme olvidado el paraguas en casa. Aún me parece mentira que estés ahí, bajo ese marmol gris, frío, sin vida...Me he sentado en tu lápida; esa misma que reza "Que Dios te tenga en su gloria allí donde estés" y te he sentido cerca de mí; tanto que he notado la tibieza de tu piel en ésta fría mañana de otoño.

"No llores por mí"- me dijiste.

Y ya ves, no he podido evitarlo. He llorado tanto que ya no sé si son lágrimas o las gotas de lluvia que mojan mi cara.

Recuerdo con exactitud aquel día. Era Lunes y no nos veíamos desde hacía cuatro días. Hacía una tarde estupenda y estaba deseando verte para ir contigo al cine ¿te acuerdas?. Me llamaste al teléfono cuando saliste de trabajar.

"Hola princesa; en quince minutos estoy allí. Cuídate"-me dijiste

Ya podía imaginar el sabor de tus besos, tu abrazo. Pasaron quince, veinte, treinta, cuarenta minutos y no llegabas. Al rato recibí una llamada. Era tu madre. En ese momento, al oírla llorar, no quise que me dijera nada más. Sólo quería saber dónde estaba ella. Vino a recogerme y me llevó al lugar, pero tu ya no estabas. Te habían llevado al hospital. Un psicólogo del Samur me lo contó todo. Tu moto seguía en la carretera, el casco roto y serrín sobre, lo que suponía, era tu sangre. En la cuneta un camión; camión que no te vió al torcer la curva.

"Hemos encontrado ésto"-me dijo uno de los policías.

Al abrir la bolsa pude ver lo poco que quedaba de un ramo de flores que habías comprado para mí. Rosas blancas, mis favoritas. Rosas blancas salpicadas de rojo; de tu sangre. Me llevaron al hospital y tu madre, a pesar del dolor, me dejó a solas contigo. En el momento en que te vi allí, con miles de tubos, la cabeza vendada, sin apenas aliento, noté cómo si cayeran en mí veinte o treinta años.

"Le han operado de urgencias...pero...tiene un traumatismo muy fuerte y ..."

Asentí. Sabía que todo lo que hiciese sería batalla perdida. Me señaló una silla y salió de la habitación. Casi sin fuerzas te cogí la mano. No podía hablar; no era capaz de articular palabra.

-David...-dije con palabras ahogadas-...te quiero tanto...-y las lágrimas inundaron irremediablemente mis ojos.

Cinco minutos, diez o quizás más fueron los que estuve en silencio. Observando tu cuerpo frágil, inmóvil, que luchaba por vivir. De pronto, tímidamente abriste los ojos y me miraste.

"princesa...no llores por mí"-dijiste en un susurro
"David...no me dejes sóla...-supliqué

No dijiste nada. Sonreíste a la vez que un hilo de sangre salía de tu boca. Te limpié con mis dedos y por un momento parecía que todo s
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 48
  • 4.26
  • 620

Ummmm, leer, escribir, ir al cine, escuchar música y, sobre todas las cosas, ¡tocar el piano! "Terra mágica, perco-me em tuas ruas com aroma a sal enquanto contemplo morrer a tarde sobre teu rio e mar "

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta