cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
¡No permitiré que me dejes! II
Terror |
14.03.19
  • 3
  • 4
  • 145
Sinopsis

Adéntrate en esta segunda parte de la historia que helada tus sentidos, una locura desmedida con resultados abominables, acaban con la cordura de las personas.

Pues ¿quién era este hombre que atravesó la puerta? David, era su padre, al fin se hacia presente en casa, después de tanto tiempo que Susan esperó su regreso, Amanda pregunto su nombre, y antes de que pudiera terminar su frase, este le dijo con emoción - Susan, ¡he vuelto, al fin, todos estos años! ....no sabes como te he extrañado mi amor - abrazándola, a lo cual Susan quedo pasmada, no sabía como reaccionar, luego de unos segundos logro deducir que, él era David, de quien tanto le hablo su madre, por quien siempre esperó, por quien tuvo que sufrir días, semanas y años interminables dentro del estomago de su madre, de pronto en unos pocos segundos de su mirada haber reflejado una impresión de sorpresa, cambió rápidamente a un desdén, por tener frente a ella, al hombre por el cual su madre sufrió tantos años una temible soledad, por el cual tuvo que sufrir ella también, y por el cual ....tuvo que asesinar a su madre para poder ser libre, no estaba nada contenta con la llegada de este personaje mas que inesperado, a pesar de que su madre añoraba la llegada de David, Amanda no tenia el mismo sentimiento de amor y cariño por él. David se sentó a la mesa del comedor con Amanda, no sospechaba quien era en verdad esta mujer, prácticamente su apariencia era la de su esposa a quien dejo hace años atrás. Comenzó a contarle en donde estuvo todos estos años, su misión lo había llevado muy lejos, y en el camino había sido secuestrado junto a sus compañeros, muchos años pasó encerrado en una celda sin poder ver la luz del día, uno a uno fueron desapareciendo sus compañeros, y cuando llego su turno, hizo lo imposible por tratar de escapar, no quería siquiera recordar los días tormentosos que paso en ese lugar, lo torturaron cada día, no tiene idea de como fue posible que aya sobrevivido tanto tiempo bajo una angustia y presión, estaba mal herido, tenia cicatrices por todo su cuerpo, y la mas notoria estaba en su rostro, una herida que comenzaba en su ojo izquierdo y terminaba casi llegando a su cuello, ya tratada pero como si hubiese visitado a un antro de mala muerte que solo se ocuparon de cerrarla para que esta no se expusiera totalmente. Amanda observaba el rostro de David mientras este le hablaba. Ella tenia una mirada sin expresión, como si David estuviera frente a un ser sin alma, seco por dentro, y pronto se daría cuenta de que su hogar, ya no estaba, el sentimiento de amor que esperaba recibir al ver a su esposa, se había esfumado en el momento en que se marchó y dejo a Susan a su suerte. Minutos después, Amanda le ofreció algo de comida a David, comenzó a preparar los platillos, mientras este algo perplejo de la reacción de "Susan" le dice - Pensé que estarías mas emocionada de verme, ¿No me has extrañado? - a lo cual Amanda mantenía silencio - Se que me fui por muchos años y te abandoné, lo lamento, cuando estuve tantos años lejos de ti, comprendí que necesitaba tenerte conmigo, eres mi hogar, tienes derecho a estar enojada conmigo, pero poco a poco recuperaremos nuestra familia - Amanda continuaba en un profundo silencio - Quería saber, en donde esta nuestro hijo, antes de que me fuera, estabas embarazada, y quisiera conocer a nuestro hijo, quiero que conozca a su padre - - ha muerto - dice Amanda - ¿¡Como que ha muerto!? - pregunta David - No tenía quien cuidara de mi mientras estaba pariendo al bebe, por lo que falleció mientras daba a luz, no sobrevivió - respondió Amanda. David perplejo con la noticia, el primer sentimiento que lo invadió fue una culpa tremenda, inconmensurable, sabia que si él hubiera estado presente, su hijo habría sobrevivido, estaría ahora con él y volverían a ser la familia que tanto añoraba, también le sorprendía la frialdad con la que su esposa le contaba el acontecimiento, pero luego pensó, que podría deberse al enojo y rabia que podía albergar hacia David por haberla dejado, y justificaba en algo su actuar. - No te preocupes Susan, cuando la vida quiera regalarnos otro hijo, estaremos juntos para ser una familia nuevamente, se que debiste sufrir mucho mi ausencia, y pasaste todo esto sola todos estos años, ya no me volveré a alejar de ti, siempre estaremos juntos - tomando a Amanda por los hombros suavemente. - Aquí esta su comida Señor David, puede disfrutarla tranquilamente, mientras prepararé una habitación para usted - respondió Amanda friamente. David sabía que su ausencia no era para menos efecto lo que estaba haciendo "Susan", sabia que tomaría tiempo para que esta lo perdonase, no podía obligarla a quererlo después de todo lo que ella ha pasado estos años que estuvo ausente, solo le quedaba aceptarlo, y esforzarse por volver a recuperarla. Al caer la noche, Amanda dejó una habitación preparada para David, quien se presentó en la habitación mientras esta terminaba de ordenarla, preguntando - ¿No dormiremos juntos esta noche? - a lo que ella respondió - ¿Por que habríamos de hacerlo? Usted tendrá su habitación y yo la mía, puede quedarse tanto como quiera, espero que esté cómodo, buenas noches -. Cuando Amanda dejó la habitación, David se preparó para dormir, apagó la luz y se acostó bajo las sábanas, pero no conseguía cerrar los ojos y descansar, algo lo mantenía activo y preocupado, la actitud de su esposa, el sabía que producto de todos los años ausentes, lo mas lógico era que "Susan" estuviera molesta, pero sin embargo el creía que lo recibiría de una manera mas calida y sin tanto rencor, en fin, no podía exigirle recibirlo con los brazos abiertos, le debía tiempo y respetaría eso. Al cavo de unas horas, cercano a las tres y cuarto de la mañana, David comenzó a escuchar murmullos que provenían de la habitación de "Susan", escucho como más de una vez caminaba por el pasillo hacia la cocina y volvía murmullando entre dientes, como si charlase con alguien mas, se levantó de la cama y caminó hacia la puerta, la entre abrió y vio luz saliendo de la habitación de su esposa que se reflejaba en el pasillo, la escuchaba un poco mas claro - ¿Porqué no puedo tener mi propio reflejo?, ¿Sera correcto si me deshago de este rostro y ocupo el mío?, ¿Que dirá mamá si me viese?, de seguro estaría muy triste, ¿Pero porqué no puedo vivir con mi rostro?, quiero saber como soy, quiero conocer mis ojos - toda esta conversación entre murmullos y soyosos, David no entendía nada, ninguna frase le hacia sentido, procuro acercase a la habitación de Susan, mantenía la puerta entre abierta, mucha luz lograba salir de su habitación, acercó un ojo a la orilla, y vio a su esposa sentada en una silla bordada con telas rosas, mirándose a un espejo postrado en un mesón, cepillaba su cabello suavemente, cuando entre pregunta y pregunta, cuestionandose su situación que claramente David no conocía, comenzaba a rasguñar sus brazos, queriendo de cierta forma sádica, quitarse la piel de su madre ya muerta, pensaba a ojos cerrados mientras rasguñaba cada vez mas fuerte su piel, David comenzó a observar que sus piernas descubiertas ya mantenían heridas grandes y bastas de rasguños, le faltaban trozos de piel en sus piernas y brazos, en sus manos y cuello, no lo había notado antes, ya que mantenía su cuerpo cubierto con la vestimenta, al tratar de adentrase sigilosamente a la habitación rosó la puerta que al moverse se escapó un chirrido el cual alertó a Amanda, giro su cabeza rápidamente y al percatarse de la presencia de David esta histérica le grito y lo expulsó del lugar, cerrando fuertemente la puerta en su rostro. David desconcertado le decía a través de la puerta preocupado - ¿Susan qué es lo que te ocurre?, Por favor dejame ayudarte - a lo que ella dice - Vaya a dormir Señor David - apago la luz de su habitación y se adentró en su cama a dormir dejando el lugar en silencio y oscuridad, David fue de vuelta a su habitación viendo que no conseguiría nada con Susan. Al día siguiente, se levanto para ir a ver a su esposa a la habitación, la cual no se encontraba ahí, la busco por toda la casa, pero no había rastro de ella, se le ocurrió algo, tantos años fuera, sin reconocer a su esposa en estos momentos y preocupado por su actitud, decidió registrar su habitación, necesitaba saber que había ocurrido con ella todo este tiempo, solo encontró cajas con maquillajes, bordados, una cama estirada sin rastro de alguna arruga en las tapas, cojines bordados, cuando decide ver el mueble en donde ella se observaba la noche anterior, se sentó en la silla y registro los cajones, un pañuelo blanco bordado, lo abrió y para su sorpresa, ¿Qué es lo que vió? ¡Dientes!, si, dientes varias piezas dentales que mantenía tapadas con un pañuelo, David no comprendía lo que ocurría, que era lo que estaba pasando con su esposa, mas al fondo había un frasco transparente, lo alcanzo apenas con la mano izquierda, al levantarlo a contraluz logro ver que mantenía dos ojos guardados en agua dentro del frazco, David están en shock, pasmado frente a estos hallazgos, mantenía su mirada fija en el frasco lo cual no le permitió darse cuenta, que Amanda estaba parada detrás de él, al sentir la presencia y querer girarse, esta con una herramienta golpeo fuertemente su cabeza dejándolo caer inconsciente al suelo. Al despertar, David se encontró tendido en la cama de Amanda, amarrado de pies a cabeza, mientras aclaraba la vista, la vió sentada en la silla frente al espejo tarareando, le preguntaba que era lo que estaba ocurriendo con ella, que significaba las cosas abominables que mantenía guardadas, ella continuaba tarareando mientras alcanzaba con sus manos el rostro y dejaba caer desperdicios a la mesa, David desconcertado vuelve a pedirle explicaciones - Susan ¿qué esta ocurriendo?, Respóndeme, ¿qué pasa contigo? ¿Qué le hiciste a nuestro hijo? ¿!cómo te atreviste a hacerle daño¡?, ¿¡cómo pudiste matarlo!?, te di todo, te he dado lo mejor y así es como me pagas, ¡dame una explicación maldita seas! - a lo cual causa la furia de Amanda, levantándose de la silla rápidamente y volteandose hacia David- ¿¡Cómo te atreves miserable bastardo a pedirme explicaciones? - mientras David pasmado observaba el rostro de su mujer frente a él, con innumerables cortes - ¿quién eres tú para venir a exigirme algo?, ¡¡eres un ser despreciable que abandonó a su esposa mientras estaba embarazada, una mujer que tuvo que pasar sola varios años albergando la inútil esperanza de que su esposo volvería con ella, no tienes idea del infierno que pasé con ella!! - David impactado y desconsertado, se preguntaba por que comenzaba a hablar en tercera persona, cuando de momento algo lo impacta aún más - ¡¡Tú miserable hombre, provocaste la muerte de mi madre!!, ¡¡tú causaste que ella me hiciera vivir un infierno!!, ¡¡tú causaste su muerte!! ¡¡Por tú culpa tuve que matarla, y ahora cargo con su podrida piel sobre mi carne - llevandose las manos al rostro y tomando firmemente la piel suelta arrancándola de su rostro, dejando así al descubierto su verdadera piel. David anonadado, la observaba, sin habla sus ojos enormes no podían apartarse del rostro de Amanda, - ¡¡Yo soy Amanda, Susan era mí madre, y por causa tuya tuve que asesinarla para poder vivir!! ...y ahora, tú sufrirás el mismo destino, ¡¡pagarás ...pagarás por el sufrimiento que le causaste a mí madre!!. Fin....
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias de verdad, algo ocurre cuando publico que al tener párrafos, la pagina me los junta, no se por que razón, lo lamento. Saludos
    ¡Enorme imaginación en el género del horror, desenlace pavoroso ! continuaré leyendo tus cuentos, sólo pido que separes los hechos en párrafos... felicidades...
    Gracias, agradezco mucho tu opinión, y que me leas, saludos!.
    Me parece espeluznante! ( esto es un piropo, dado el género en el que escribes) un saludo!
  • Cuando crees que tu mente te juega trucos, y resulta ser que la realidad es peor de lo que imaginas. Muchas veces lo que creemos estar viviendo, no está ni cerca de lo que en realidad es.

    Un relato estremecedor, confuso quizás, pero la vida es curiosa, y nos dice con antelación lo que viviéremos después.

    Cuando la noche saca tus temores, y los plasma en cada rincón que te invade, tu mente te advierte lo que sucede a tu al rededor.

    Cuando un rostro dulce te envuelve en un tormento que no esperabas.

    Adéntrate en esta segunda parte de la historia que helada tus sentidos, una locura desmedida con resultados abominables, acaban con la cordura de las personas.

    Despertar y encontrarte en un lugar bajo fuego constante, no saber que ocurre, no saber de que lado estas, solo tu instinto de huir se apodera de ti.

    La soledad es un sentimiento que causa miedo, y cuando lo demencial se hace presente, el ser humano es capaz de controlar su entorno a su beneficio, y el amor ....puede llevar a las personas al punto de lo morboso y tétrico.

    Este fue un sueño espeluznante, me sentí totalmente alterada dentro de el como fuera, mi cuerpo sufrió las consecuencias de una persecución falsa.

    Esta pesadilla fue tan vívida, tan real a mi perspectiva. Fue una experiencia aterradora, y te llevare por cada paso que dí, por cada pensamiento que recorrió mi mente.

    Esta es una historia real, bueno, la viví dentro de mi cabeza, un sueño sin sentido. Te guiare por cada lugar que recorrí, y te haré sentir cada emoción que recorrió mi cuerpo.

  • 10
  • 4.55
  • -

Soy una persona que tan solo quiere compartir sus historias, llegar a la gente con diferentes emociones, despertar las dudas en cada persona de como el mundo se representa ante nosotros, llevarte a diferentes lugares.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta