cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
No se hace dos veces con la misma realidad. Cp2
Terror |
11.11.18
  • 2
  • 2
  • 53
Sinopsis

John no seguirá en negación. nunca...más. ¿Habrá aprendido su lección?

Con ropa toda rasgada, y un olor tan impresionante a putrefacto, esta...persona o cosa no sé  bajaba escalon por escalón mientras su brazo gangrenado y colgajos de piel sobresaliendo se agarraba del pasamano de mi hermosa escalera de roble barnizado. Sue piernas, por Dios, eran hueso, ya faltaba todo lo que antes se conocía como piel, zonas necrosadas, por favor Dios, ¿qué es eso?. A medida que descendía, se iba mostrando más la totalidad de su cuerpo, su pecho...bueno, lo que queda de él, 

Ohhh....John.- Decía el moribundo,cosa, muerto viviente...¡llamálo como quieras, no lo quiero en mi casa tocando mi escalera!

Johnnnn- Repetía. No podía ver su rostro todavía y creo que tampoco quiero.

¿¡Quién carajo sos!?- Mis gritos de alegría que tiraba estando parado de espalda a la chimenea. 

De repente deja de bajar, aún todavía no puedo ver el rostro, y si, vuelvo a repetir, por la virgencita santa que no quiero. Se quedó parado agarrado del pasamano.

¿Estás ahí?-La pregunta que vengo a hacer, debe ser la desesperación.
De repente un viento que hizo presencia por la ventana entra corriendo sacudiendo la chimenea dejando oscuro parcialmente toda la habitación, al volver la luz de la fogata...se escucha a solo centimetros de dónde estaba, en un rincon oscuro...

Si, acá estoy. Siempre estuve acá.

Mi piel se vuelve mas blanco que el color mismo en existencia, mis ojos se abrieron como abriendo un papel envolviendo un regalo, estoy paralizado.

¿Quíen sos?- Mi voz temblorosa mientras, no se como, ni que, y me odio, me iba acercando de a poco al rincon.

Acercate...John- Invitaba el muerto.

No...gracias, acá estoy bien.

Sabes, John. Has estado muy solo ultimamente, haciendo cada cosa mal en tu vida.
No estas aprendiendo de los errores que cometes.-Decía la cosa con una voz ahora mas delicada.

Yo se los errores que cometo y aprendo de ellos, como cada uno.

No, John, no has aprendido nada.

Si, lo hago.-Insisto

Se escucha despues de un segundo de silencio, como si se levantará de la oscuridad y pisará...y otra pisada más..y otra, estaba saliendo del lugar, se me acercaba.
Empieza a emerger, se iba acercando a mi carrito de bebidas, pude verlo...

Siempre bebiste,john- Decía estando ya al lado del carrito, su rostro era muy deforme, no había nariz, la faltaba la mitad de la cara, la otra mitad solo colgada, no tenía ojos, Dios se apiade de mi alma, ni cabello, solo tres pelinchos locos.

No has aprendid nada, aún, John. Nada...simplemente nada de lo que es lastimar a alguien, solo pensabas en vos mismo.

No...no es cierto- Decía yo tembloroso y cagado hasta las patas.

Ven, john, quiero enseñarte algo.

No, gracias, estoy demasiado cómodo aquí.

¡VEN, JOHN!- En un grito, donde casi se le sale la mandibula de lugar, con una lengua toda necrosada y la mitad de dientes nomás.
Me acerco al carrito...

Agarrá ese vaso vació-Me indicó- Muy bien...ahora, tíralo al suelo.

Pero...

¡QUE LO TIRES!

Arrojé el vaso al piso, y por sentido cómun o lógica se estrella y se manifiesta ya en mil pedazos, volando por todos lados. Al tirarlo muy cerca de mi, uno de los fragmentos brillantes de lo que antes formaban una copa preciosa me lastima la ante pierna, haciéndome un ligero corte doloroso.

Bien,Johnny, bien. Ahora...agarra y tira otro al piso- Dándome instructivos de repetir la misma maniobra.

No...no lo haré.- Reclamando en negación.

¿Y porqué no, johnny?

Porque me volveré a lastimar la pierna.- respondí.

HAS APRENDIDO, JOHN! HAS APRENDIDO QUE NO SE HACE UN ERROR DE NUEVO SABIENDO LA CONSECUENCIAS.- Gritando lo decía mientras tumbaba el carro de bebidas y acercándose a mi a toda velocidad y una furia
que desataba mil infiernos- MÍRAME, SOLO MÍRAME A MÍ, JOHN. ESTO ES EN LO QUE ME CONVERTÍ POR NO APRENDER, MÍRAME- A los mil aullidos decía, mientras su mandíbula se salía de lugar y se le derretía aún mas su piel de la cabeza- MÍRAMEEEEEEEEEEEEEEEEEE
Me tiró un manotazo para agarrame, lo cual esquivo, y voy caminando hacía atras, dándome vuelta en un santiamén, y me dirijo a una puerta que estaba al costado de la habitación que me llevaba a un pasillo, lejos, pero lejos de ese infierno encerrado dónde me hayaba. Al abrir la puerta, la fiesta recién comenzaba...
Eran cientos de esas cosas todas muertas, sin ojos, sin piel. Algunos sin brazos ni piernas, y el olor el mismo en todos, todos susurrando al mismo tiempo...John.
Cerré la puerta, y subí rápido mi bella escalera al segundo piso.
Estaba casi todo oscuro, menos una pequeña esquina que era alumbrada por la luna cerca de un ventanal. Me fuí allí en busca de refugio mientras escuchaba a esas cosas nombrarme una y otra vez, intenatno abrir la puerta, y el otro subiendo la escalera. Sabiendo que era el fin, no me quedaba mas remedio que terminarlo todo. Abrí el ventanal, me subí en su marco y cerrando los ojos me lancé al vacío con total confianza como si todo fuera parte de un plan. 

Pero como dije antes, la fiesta recién comenzaba, al caer...no fue el final. Abrí mis ojos.

¡No! ¡No!- Me dije al no poder mover mi cuerpo, el dolor era abundante de mi cintura para abajo, sin aliento, podía aún oír, ver y sentir...pero no podía moverme!

John
John
John
John- Mi nombre susurrado por todos ellos, los puedo oír! Estan afuera, caminando despacio. Tirado en el piso boca arriba con los ojos mirando todo dado vuelta, puedo ver que en la esquina de mi hogar, cerca de la ventana dónde estuve en la habitación hoy, se acercaban, uno tras otro.
Uno se acercó a mi, se agachó muy cerca de mi rostro, su deformidad, su olor, son ojos, estaba por tocarme la cara.

Se lo que estás pensando, John, porque todos nosotros pasamos por lo mismo...-Dijo en una voz tan tenebrosa y susurrándome muy cerca del oído me dijo-
La fiesta recién comienza.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta