cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
“No solo se vive de Copular””Rogelio Agencia de Investigación”
Humor |
26.08.14
  • 0
  • 1
  • 3057
Sinopsis

Son muchos días de presión psicológica para Rogelio. Pedirá consejo a su buena amiga la “Negra”. Está agotado físicamente y tiene una fuerte carencia en su delicado estomago.

18

Son más de tres días desde que me agencie la funcionaria de la alcaldía del barrio. Yo que siempre he sido una persona muy discreta y muy refinada, me estaba saturando con el caso que estoy llevando. No me aportaba ningún ingreso a mi escurrido bolsillos. El hombre no solo vive de “follar”. Es de agradecer tener una vida sexual tan intensa. Pero he llegado a un punto de reflexión en el cual algo tendre que llevarme al estomago.

Tanto descargar sin reponer fuerzas están haciendo meya en mi carácter, siempre fue mi ilusión ser como el teniente Colombo y follar más que Pedro Navajas. Creo haberlo conseguido tanto una cosa como la otra. Famoso soy entre la gente de Comisaria como de la Agencia. Follar lo que se dice follar entre la “Negra” la “Pelaya” estoy servido ¿Pero de qué coño vivo yo?

He recibo una llanada del Sr. Pedro, está interesado en hablar conmigo. Su mensaje de voz me da a entender que puedo sacar beneficios personales ¿Qué coño son beneficios personales? ¡Meterme una pera por el culo! No me puedo fiar del “Pedro” no deja ser un político que está asociado con unas mariconas que trasiegan con cocaína en tomate. Mi cabeza dice que me aleje del asunto, que vuelva espiar a maridos que les ponen los “cuernos” a sus esposas y abuelas que han perdido sus mascotas.

¡Beneficios personales! ¡Coño! Podía haber sido más explicito el Pedro de los “cojones”, me está ofreciéndome dinero ¡O no! No estoy hecho a tanto pensar. Llego a al conclusión que antes tengo que hablar con la “Negra”. Ella conoce muy bien al Pedro y me podrá orientar para tomar alguna determinación acertada. Tomo el móvil y llamo a la “Negra”, como siempre sale el contestador de la muy “puta”.

--¡Aloja! Ha llamado al teléfono de la felicidad. Estos momentos no le puedo atender por tener el “coño” ocupado. Si quiere dejar un mensaje hágalo después de señal ¡Aaaaaa, aaaaaaa, aaaaaaa!

La muy “puta” lleva años con el mismo mensaje en el móvil y como siempre no lo cogerá hasta que haya comprobado el numero. No tardo ni un minuto que ella me llamaba.

--¿Para qué me llamas? Ya me enterado que vas fallándote a las funcionarias por los wáteres ¡No será para suplicarme que te regale un maravilloso polvo en este cuerpo de lujuria!

--¡Cojones mira que eres rencorosa! ¡Por un polvo de nada! Te lo juro por lo que más quiero que me la folle por caridad, yo ni me entere de que me la estaba trajinando.

--¡Mientes como un cosaco con las tripas llenas de vodka! Pero vale más caer en gracia que ser gracioso ¿Qué tripa te sea roto?

Estuvimos hablando de la llamada del Sr Pedro, de su proposición de beneficios personales.

--¿Cuándo es la última vez que te han llevado algo caliente a la boca? ¡Que no sea un coño!

--Hace días Negra que no me llevo nada caliente al estomago ¡Estoy más pelado que las ratas en un carguero de carbón en medio del océano!

--Te invito al “Tranca” y hablamos.

Qué bien se piensa delante una buena fabada, ese vapor que sale por el contorno del plato hace que agudices el ingenio y la memoria ¡Los grandes pensadores griegos como Sócrates, Paltón y Aristóteles seguro que comerían cada día unas buenas fabadas! ¡Por qué pensar! ¡Pensaban! Asi que comer tendrían que comer como ¡Limas nuevas!

--¡Rogelio yo creo que todo esto se te va de las manos! Tú como yo somos gente del barrio, contamos con los dedos a mucha honra y nos salen las cuentas. Por mucho que seas colaborador de la policía. Por mucho que estés trabajando para la Agencia, que te ha aportado. El que te metieran una pera en el culo y la advertencia de  la próxima vez no sería una pera. Temo por tu vida Rogelio,  a mi ya pegaron un paliza y me dijeron bien ¡Clarito! Lo próximo que te pudiera pasar es que amanecieras con un calabacín clavado en tu culo o una bala en tu corazón.

--¡Joder Negra! ¡Qué negro me lo pones!

--¡Déjate de sueños Rogelio! Los sueños son para los ricos, para los pobres solo nos queda la “puta” realidad. Tú seguirás siendo un “pringado” y yo seguiré siendo una “puta”. No te llames a engaño ¡Donde no ves el beneficio cerca está la perdida!

La “Negra me hablaba desde el corazón, pero según mi estomago se iba llenándose del mana divino salía de la cocina del Bar la Tranca, las cosas no las veía tan “negras” ¡Bueno blancas tampoco es que las viera! Pero yo no quería acabar como acabo mi padre con una mísera vida de operario retirado tocándose las pelotas con un trapo para que brillaran y siempre llevándolas las pelotas arrastras por el suelo, llenas de tierra  ¡Yo valía mucho más! Aquella imagen de mi padre no era capaz de borrarla de mi espíritu, siempre me persiguió la imagen de él jugando a la petanca con aquellas pesadas pelotas con otros viejos fracasados.

--¿Podría llamarle y tener una entrevista con el Sr Pedro? ¡No tengo nada que perder!

--Para Pedro eres como un grano en el culo. No sé lo que te pueda ofrecerte, pero piensa que será en su propio beneficio. Mira lo que le paso a la funcionaria, callara como una mala “puta” para no tener problemas. Te la puedes haber tirado, no digo que no, pero que queda después de follartela ¡Nada! Bueno algo sí que queda, pero eso se lava y se vuelve a usar ¡Hazme caso! ¡Yo te metí en este embrollo con la lista de morosos! Deja que sea yo quien te saque.

--Solo pedía tu consejo Negra, soy lo suficientemente grande para pensar por mí mismo lo que más me interesa.

--¿Estas seguro Rogelio de lo que afirmas? No es por llevarte la contraria.

--¡La duda ofende!

--Sabes que nunca he trabajado con chulos desde que deje el club de carretera. Te pediría que fueras mi agente de seguridad ¡Mi chulo particular! Te pagaría el diez por ciento de los servicios. Si dijeras que si, me buscaría alguna otra “puta” para que trabajara para nosotros.

--La oferta es buena ¡Gracias Negra! ¿Pero también me podría follar a la nueva?

--Porque será que en lo único que tu diminuto celebro puede pensar es en meterla en caliente ¡Si hombre! ¡Sí! La otra profesional se deja, por mi no habrá ningún problema.

Dejábamos sobre la mesa del mugriento bar la propuesta de hacer de chulo de la “Negra”. Pero mi curiosidad sobre los prometidos beneficios personales ofertados por Pedro no hacía más que dar vueltas en mi cabeza. Termine por llamar al número que quedo reflejado en mi móvil. Me atendió una señorita o señora, atraves del móvil no supe distinguir si era señora o señorita. La telefonista me dijo que tomaba nota y se la pasaría al Sr Pedro, no abrían pasado unos minutos que sonó la voz de aquella delicada gacela dándome una dirección donde tenía que acudir dado que el Sr Pedro ya me estaría esperando ¡Joder que eficacia!

Apunte la dirección en mi destartalada libreta manchada de tomate. En ella apunte: calle Las Arrepentidas. De que me sonaba el nombre de la calle y mas que la calle el numero 69 ¡Coño! La parroquia del Padre Jose, antiguo Convento de las Hermanas Consoladoras “Las Arrepentidas”. Ahí es donde  empece a tener mis primeros éxitos como detective, buenos recuerdos del Padre Jose y del “pajillero” de su hermano “el alza cuellos”. El sitio desde luego era de lo más variopinto, quedar en una cafetería o hasta en puticlub hubiera sido algo más normal ¡Pero en un convento! ¡Mandan cojones!

Como ya me conocía el claustro del convento me fui directo hacia el patio con sus arcadas románicas. Es característico en el románico es que se decoraban con representaciones escenas de los Santos, también con animales fantásticos o escenas cotidianas ¡Como cambia todo con el tiempo! Hoy el arte románico se tendría que decorar con escenas de políticos prometiendo lo que no van a cumplir. Putas esperando a sus clientes contraje de cuero y locos pajilleros que se hacen pasar por padres de la iglesia.

Me senté en uno de aquellos bancos de piedra enfrente del pozo que estaba situado en el centro del claustro. El silencio era absoluto, solo se oía el silbar de las moscas al rededor de una mierda que por la forma yo diría que es de algún ser humano que la  habría plantado en un descuido del pobre rector.

--¿Supongo que usted es el Sr Rogelio?

--Supone bien ese soy yo, Rogelio Agencia de Investigación ¡Con quien tengo el gusto de hablar! Ya que detrás de la columna no se deja ver.

Apareció el hermano del Padre Jose ¡El pajillero!

--¡Hombre si a ti te conozco! ¿Que te la pelas solo? O aun enredas a confiadas “putas” con tu alza cuellos de cura  para follártelas y no pagarles.

--Sr Rogelio, el señor Tomas es de mi confianza, le va a registral para comprobar que no lleva micrófonos ¡Ya me entiende! ¡Por seguridad!

--¡Joder! Asi que el hermano del cura se llama Tomas ¡Tomas, Tomasin, Tomaras!

Tomas me hizo abrirme la camisa para observar si llevaba micrófonos. Me estuvo palpando las piernas. En muy “cabron” me sobo todo lo que quiso ¡Joder con el Tomas! Este con tal de meneársela igual le da comer carne que pescado.

--¡Limpio! ¡Sr. Pedro!

--Disculpe las molestias Sr Rogelio, pero últimamente tengo que extremar las medidas de seguridad. Que le voy a contar a usted a un investigador que no sepa. Me han informado sobre usted, tiene fama de ser un buen sabueso en a lo que se refiere a su trabajo. Que siempre llega hasta el fondo y que se implica mucho con las supuestas testigos sacándoles todo la información.

--Pues no es que sea modestia ¡Pero soy canela en rama! ¡Donde pongo el ojo! ¡Pongo la polla! Ya me entiende Sr Pedro ¡No dejo títere con cabeza! ¡Una bestia de la investigación!

--Quiero contratar sus servicios, quiero un hombre de verdad, que de su vida por mi si fuera necesario ¡Quiero un profesional de la seguridad!

--¡A encontrado su hombre! Ex agente de la Policía Militar, ex agente de la brigada de seguridad ciudadano de una empresa de seguridad privada, como auxiliar de servicios. Entrenado para matar, experto en control de accesos y control de personal interno como externo ¡Una maquina! Pero todo esto tiene un costo económico ¡No soy barato! ¡Soy el Ronaldo de la Seguridad! ¿De cuánto estaríamos hablando?

--De tres mil al mes sin contar la prima de riesgo y la antigüedad

--¡Que se ha pensado! Hablamos de Dólares o Euros.

--En Euros Sr Rogelio ¡En efectivo!

--Pero quiero una cuenta en Andorra como el Honorable.

--Eso lo hace otro partido político que no es le mío. El DPP las  cuentas las tienen en Suiza ¡No hay problema! ¡Acepta! Me encanta hacerme el sueco.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

No me conocen todos los que me tratan, ni me tratan todos los que no me conocen

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta