cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Noche inesperada
Amor |
01.10.21
  • 4
  • 8
  • 448
Sinopsis

La avenida estaba llena de rosas silvestres

Noche inesperada

 

Estábamos en un Bar un para de amigas en una avenida de un lindo barrio, lleno de plantas y

Con un cantero central, otrora lleno de rosas silvestres. Por eso lo llamaron

El Cerro de las rosas.

Nos habían invitado, porque era un lugar nuevo y el dueño dijo que era bueno que se viera gente para que le diera ganas a los que pasaban entrar, parece que los lugares vacios no atraen.

Nuestra consumisión fue gratis porque eramos clientes de mentirita, al menos enesa ocasión.

La noche era cálida, una brisa muy suave llevaba el aroma de las flores

Como un regalo para los que estábamos sentados disfrutando de una rica

Bebida, champagne creo que era, y contando anécdotas risueñas, que

Cada uno iba contando para divertir, reír, pasarla bien.

El momento fue interrumpido, por una persona, un hombre, con un bolso

al hombro, como si fuera el de un marinero.

Mi amiga me lo presenta y me dice que es médico naval y aparte psiquiatra,

Como los dos temas me interesan, me puse en posición de escuchar y preguntar

Que hacia, donde trabajaba, como era el tema de trabajar en los barcos como médico y 

Luego trasladarse a un pueblito, que tenía un hospital para enfermos mentales

Varios días a la semana.

Bueno, me sentía en mi salsa escuchando sus historias, la salud mental me interesó siempre, pero ya era tarde y tenía que volver a casa, me despedí de todos y le dije a mi nuevo amigo que me había encantado conocerlo.

Mi casa quedaba a un km aproximadamente de alli, podía ir caminando por las anchas veredas, disfrutando de los jardines que casi todas las casas cuidaban con esmero.

-Quieres que te acompañe? Me dijo el nuevo amigo y siguió

-Me encanta caminar, y podemos ir charlando por el camino…

-Bueno...dije medio sin pensar y medio sorprendida.

La cuestión que caminando despacito, llegamos a mi casa. Le invité un café doble, que fue aceptado, y seguimos charlando sin parar.

-Me gustaría estudiar con vos, dije yo. 

-Estoy investigando un tema sobre pareja y creo que me puedes ser de gran ayuda por tu profesión…

-Si, me dice mi recién conocido, te puedo ayudar pero también te quiero a vos…

A lo que yo quedé anonadada...no me lo esperaba(continúa)

 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 60
  • 4.66
  • 8

Me gusta escribir sobre las relaciones y vínculos humanos.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta