cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Noche puta
Varios |
12.07.14
  • 4
  • 1
  • 879
Sinopsis

Una noche con riesgos

    Las luces del paseo se convertían en estrellitas al pasar a través del cristal del parabrisas y el ruido del mar ponía la música de fondo mientras manoseaba sus gordas tetas. Al mismo tiempo que trataba de desbrocharle el pantalón mi lengua se entretenía en buscar algún defecto entre sus empastes y mi rodilla izquierda intentaba separar sus piernas. Si no fuera por el inconveniente de la palanca de cambio esto ya lo habría conseguido hace un buen rato. El gilipollas que acababa de salir de la discoteca y nos miraba me la traía floja, apagué la luz interior y seguí a lo mío. No tenía mucho tiempo, debía llevarla hasta su casa, pero antes había prometido que no se arrepentiría de aceptar mi propuesta y en eso estaba cuando las estrellitas se convirtieron en cristalitos, el rumor del mar en estruendo y los gemidos en gritos. Con el ruido algo me golpeó en la espalda y sin darme tiempo a reaccionar se abrió la puerta de su lado, una mano la cogió por sus bonitos rizos morenos y de un tirón la saco del coche. Joder- pensé- mira que no poner el seguro.

    El siguiente golpe vino por mi lado y rompió la ventanilla de mi puerta, la cara del mirón gilipollas se asomó por el destrozo mientras un brillante bate de béisbol se apoyaba en mi hombro.

    -Y tú ya te estas pirando antes de que me arrepienta y te mate a hostias-. Su voz, la verdad, no parecía nada alterada cuando me lo dijo y eso me indujo a no preguntar, arrancar el motor y salir pitando de allí. La brisa que entraba por los desperfectos me despejó al momento, evalué los daños – conclusión; nunca antes un manoseo de tetas me había salido tan caro- miré por el retrovisor, no se veía a nadie, solo un coche salía del aparcamiento en batería y se ponía en movimiento. El siguiente semáforo estaba en rojo y el coche se puso a mi altura, miré. La rizosa estaba al volante, el del bate le comía el cuello. El semáforo se puso en verde, ellos salieron y yo me quedé allí, parado, estupefacto.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 15
  • 4.56
  • 171

¡Por lo que escribo me conoceréis!

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta