cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Noche turística
Terror |
11.01.17
  • 5
  • 0
  • 601
Sinopsis

Una noche cualquiera , un extranjero cualquiera en una ciudad cualquiera .

 

E l camino se reducía a una larga intersección de callejuelas sucias , casi ruinosas que se iluminaban con la parpadeante luz de los diversos focos aún en funcionamiento , los barrios bajos de cualquier ciudad anónima . Mientras reptaba en sus pensamientos sumergido en la aletarguía de aquella metrópolis siniestra  , se encontró con un pensamiento desalentador ¿Y si la dirección que había tomado era errónea? desde luego no estaba seguro de nada . Reconocía que detener su viaje en aquella ciudad había sido un error pero debía acarrear con ello , horas más tarde recogerá sus trastos del motel y se irá , eso le reconfortó.

Las calles se empezaron a estrechar y a hacerse más y más sinuosas , un creciente temor empezó a manifestarse en un temblor en la mano que sujetaba la pantalla dónde el gps marcaba el camino por el entramado serpenteante de calles . No era demasiado religioso pero en el nombre de Dios rezó y maldició a partes iguales porque el gps no fallara , no esa noche .

 Sin  previo aviso , a su espalda se escuchó un estruendo metálico , un choque de metal contra metal que le paralizó el corazón un segundo . Con determinación aceleró el paso por la callejuela y guardó el aparato , había memorizado la ruta . Empezaron a sucederse más golpes , siempre detrás y cada vez más cerca . El temor se convirtió en una arcada , la tensión le atenazaba los pensamientos que se concentraban en llegar sano y salvo al motel . Empezó a correr al girar una esquina . Gritos y aullidos animales rebotaron por las callejuelas  ... más cerca  ... más alto ...

Corriendo desesperado y al borde del pánico , empezó a gritar pidiendo ayuda  . Algunas luces se encendieron y personas se asomaron a las ventanas . Mareado por el esfuerzo llegó a una puerta y comenzó a aporrearla mientras gritaba . Nadie respondió . Mientras , más luces se encendían se pudo girar y ver que le perseguía  . Se encontró con tres individuos , los tres con mascaras de animales (una cerda , un mono y un ratón) dos de ellos llevaban palos y el tercero llevaba un destornillador largo , los tres andaban conversando en aquel repugnante idioma siseante . Con lágrimas en la cara salió del portal y continuó por la calle hasta encontrarse con un cuarto individuo , éste llevaba unas tijeras de podar y máscara de perro. Le  lanzó el puñetazo , pero el enmascarado se zafó de éste y de un golpe en el costado lo tumbó en el asfalto roto . Mientras se preguntaba por qué no le había clavado la tijera , notó un dolor intenso y agudo en el pié , gritó como nunca lo había hecho , le habían cortado el tobillo . Arrastrándose entre sollozos y arcadas se dio cuenta de que andaban tranquilamente mientras más y más gente se asomaba a las ventanas . Estaban jugando con él . De nada servía pedir ayuda , negociar , llorar... Estaba rodeado de gente y estaba solo . ¿Qué clase de gente podría reaccionar así a su sufrimiento? . Uno de los individuos se adelanto y se puso a su lado , le golpeó en la frente con la parte trasera del palo con tanta fuerza que pensó que se la arrancaría . Confuso no vio cómo le golpeó otra vez en el estómago . Sintió un desgarro en sus entrañas y más tarde un gran reguero de sangre  en su torso . Alzó la vista al frente  , la parte delantera del palo estaba repleta de clavos  oxidados y ahora rojos de su sangre , la mascara se había manchado de rojo al machacar sus entrañas y se la quitó . Descubrió el rostro fiero de un hombre  de ojos verdes y lo se sumió en ellos .   

 

El tiempo contuvo la respiración con el . Todo el mundo ... Todo su mundo se reducía a aquella mirada , aquella mirada que lo juzgaba , aquella mirada que ya sin rastro humanidad lo atravesaba como si viera a través de él , como si ya dejara de importar . Le puso la bota en la boca y apartó la vista atrás .Apretó con saña , resquebrajando muelas y dientes . Todas las casas estaban ya iluminadas y pobladas de rostros curiosos que disfrutaban del espectáculo , niños y adultos por igual . Al levantar la bota , abrió la boca para intentar tomar aire y su garganta se llenó de trocitos de dientes y sangre. El ahora desenmascarado le  había puesto un cuchillo cerca del cuello , como amenaza para que no intentara nada mientras los demás se acercaban y reían, hizo un acopio de todas sus fuerzas y se deslizó sobre la hoja degollándose a sí mismo . Su último recuerdo fue el suave rumor que recorrió todo el vecindario , estaban decepcionados .

      

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

180 caracteres no sirven para hablar de nada

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta