cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Noches de Verano
Históricos |
29.06.06
  • 3
  • 1
  • 2036
Sinopsis

NOCHES DE VERANO



He vuelto a mi chalet después de tanto tiempo. Mi chalet de Vinaroz. Hacía 3 o 4 años que no iba. ¿Por qué? Al 100% no lo sé, pero lo que si se es que no me gustaba para nada ir. La verdad es que no pase los mejores momentos de mi vida en ese chalet. Solía ir con mis padres y mis 2 hermanos. A menudo teníamos peleas, por el mando de la televisión, por que comer, por que hacer... es decir, por cualquier tontería se solía montar.

Además no tenía muchos amigos, solo unos de una urbanización, de pequeño fui mucho con ellos, pero a medida que crecí un poco me distancié bastante y ya iba más bien poco.

Solía ser bastante solitario, jugaba horas y horas solo a cartas o incluso jugando a unos mini-bolos. Creyéndome que jugaba en un supercampeonato y yo era el rey. Hubo un tiempo que también jugué a una especie de pim pom-tenis La verdad es que gracias a mi imaginación no lo pasé tan y tan mal.

Hoy he vuelto al chalet. A medida que nos adentrábamos en Vinaroz y más nos acercábamos al chalet me venían flashes de recuerdos, de situaciones que viví por el chalet, con mis hermanos, solo, con mis padres, con mis amigos de Vinaroz...
Fue en ese momento en que comprendí que casi nunca en mi vida había sido feliz.

El motivo del viaje era quedarme unos días con mi madre y ver si la nevera funcionaba, ya que quería quedarme a trabajar en Vinaroz todo el verano.

A las 3 horas, ya empezaba otra absurda discusión, por haber desconectado el cable de la TV y romper el adaptador (la verdad es qué estaba viejísimo y se rompió solo). Otra vez, sin ganas de discutir y desesperado con mi vida me fui a dar una vuelta sin decir nada.

Caminé tímido bajo la luna y las escasas luces de las farolas, siguiendo a un padre con sus 2 hijos hasta que se perdieron en la oscuridad.

Llegué a la playa y me senté al borde de una roca. Debajo, a tan solo 4 metros estaba el agua. La piedra parecía que fuera a romperse en cualquier momento, pero eso era imposible, en una película tal vez, pero no en la vida real.

Me estiré contemplando el cielo estrellado y sonreí de ternura. Saqué el móvil y empecé a ver videos. Al llegar a los 2 videos finales me acordé de mi ex. En el primer video salía una discoteca y un joven bailando. Me hizo recordar cuando estábamos en Sabadell, yendo a la discoteca. Yo medio borracho y abrazado a mi novia, una sensación maravillosa como pocas las haya.

Un hormigueo me recorrió el estómago y una sensación de tristeza me invadió. Me sentí hecho un asco. Miré el otro video y la canción era la qué tenía puesta cuando estaba en su piso en Bellaterra, durmiendo, abrazado y besándola. Los 2 dormidos, abrazados y juntitos en medio del comedor, mientras sus compañeros de piso se encontraban a escasos metros de dónde nos hallábamos. Los días previos había estado muy mal. Pues estaba recluido en mi pueblo, agobiado, desesperado y no dejaba de llorar y sentirme desgraciado, quería salir del pueblo cuanto antes.

Así que después de una bronca con mi novia me escapé de casa y fui a verla y a quedarme con ella.

No me acuerdo nunca de haber sentido lo que he sentido con esa chica, ni haber querido con tanta locura a alguien. Toda mi vida me ha faltado algo, algo para sonreír, para decir: Ahora ya no me falta nada, para decir: Ya soy feliz, nada más me importa.
Pero dónde hay lo bonito también hay
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Leer, escribir. Hacer webs. La psicología, la neurología la filosofía. La prosa poética. Conocer mundo. La informática, la criminología

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta