cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Nosotros tres (1)
Amor |
07.04.20
  • 4
  • 4
  • 338
Sinopsis

Un oculto nudo en su pecho, camino a la gloria, vistiendo una callada sonrisa, contigo en su pensamiento.

Una tarde soleada de junio, única testigo de vuestro secreto encuentro. Ese encuentro que tras tantos quizás en tu corazón se resistía a cederle un sí.

Levitas por las calles, dejando tu aroma de Edén por donde pasas, y el redoble de tu corazón guía la procesión de tus pasos, aún inseguros, aún temerosos, pues aún llevas la idea de huir al verle, de salir corriendo y no mirar atrás.

Aciertos y errores te confundían la razón, y en vuestras misivas colocabas una cortina de matices entre vosotros que no te dejaba ver con nitidez la luz de su llama, pura, sincera, cuyo contenido, cuyo único propósito era conquistar tus sueños, llenar tu vacío y cumplir vuestras fantasías, todas las que os habíais desvelado.

Está sentado en una mesa en el interior de ese bar que ambos decidisteis para veros. Ha llegado antes que tú. Su impaciencia, supones. Un tubo de cerveza casi consumido se calienta sobre la mesa de oscura madera.

Te descubre y te conoce a lo lejos. Te observa y te admira, y eso te pone más nerviosa. No sabes si vas a poderle sonreír, pero al caminar hacia él y comprobar su expresión amable y de alegría por haber acudido, no puedes remediar imitarlo.

Se levanta de su asiento educadamente, sin apartar la mirada, y te recibe con un saludo seguido un beso. No es un beso de amigo. Había decidido abrazar tus labios con los suyos de primeras, porque sí, porque os lo mereceis. Es un beso tierno y entregado que te sorprende pero que consientes a medida que sientes la pasión que emana de él. Poco a poco te relajas.

Sus brazos se ciñen a tu cintura con delicadeza, sus manos se acomodan en tu espalda y el vértigo se hace un lugar en tu consciencia. Respondes, a consecuencia de su estímulo alzando tus manos y colgándote de su cuello. Os apretáis, levitando por el calor que os deleita, hasta que sus labios se despegan dulcemente de los tuyos.

Su mirada te abrasa, la tuya se pierde en sus pupilas.

- Hola cielo - le susurras cogiendo aire y sin separarte.

- Besas tal como imaginaba - te comenta ladino.

- Tú tampoco lo haces mal - específicas con tu amplia sonrisa juvenil.

- Entonces, ¿te apetece seguir comprobando mis otras cualidades? - se lanza.

Instintivamente arrugas la frente en un gesto de desaprobación y le das un rápido manotazo en el hombro como advertencia. Ríe divertido ante tu reacción. Te contagia inevitablemente y le llamas tonto.

- Ahora en serio... ¿nos vamos? - te sugiere con un guiño.

Vuelve a sorprenderte y le das una pre-negativa con un movimiento de tu cabeza.

- Eres incorregible, loco mío - dices con cierta pena - Sabes que no voy a ir...

- ¿A dar un paseo? - te corta.

- Uy, a eso menos - miras a ambos lados para recordarle que no deben veros juntos en público.

- Lo sé. Por las estrellas... - Te mira profundamente.

- ... De nuestro pequeño universo - acabas la frase por conocimiento de las palabras que tantas noches te han seducido.

- Lejos de éste mundo. A solas, nosotros tres - cierra los ojos y apoya su frente en la tuya, rogando, suplicándote tu venia - Te necesito.

Conoces bien a quién se refiere.

Y ahi quedáis abrazados los tres, él, tú y el silencio, esperando que pronuncies dos palabras. Esas que te liberarán.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 69
  • 4.57
  • 22

No penseis que mis dedos valen más que cualquiera de los vuestros. Grito a los vientos que si por vos pierdo la razón mis dedos dejarán de ser eso, dedos. Porque aunque haya nacido con dedos en la mano derecha y en la izquierda, entre todos no sumarán más.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta