cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Un aquelarre singular
Humor |
06.06.16
  • 5
  • 9
  • 328
Sinopsis

Como San Juan está a la vuelta de la esquina, y Nubis me comentó algo así como: ¡Publica algo ya, Gilimamón! o así sonó en mi mente, aquí os dejo este pequeño vacile ;)

   Cuando la pareja de agentes recibió el aviso desde la central, no podían dar crédito a la denuncia interpuesta. Ursula, la anciana chiflada del pueblo había vuelto a llamar por teléfono, alegando que docenas de personas se habían reunido al otro lado de la colina para celebrar un aquelarre. Una de aquellas reuniones de hechiceros y brujas que solían surgir del imaginario de algunos autores malditos como el mismísimo Poe, Lovecraft y otros tantos que se veían reflejados en ellos. 
   Ya desde la distancia se podía vislumbrar la titilante luz que coronaba la cumbre de la colina, haciendo retroceder la oscuridad de la noche más corta del año. Una luz que les servía de faro para poder ejercer con presteza sus propósitos; llegar a la cumbre por la cara menos iluminada de la colina y otear desde cierta distancia lo que allí abajo estaba sucediendo. 
   Tras estacionar el vehiculo policial al término del asfalto, los agentes comenzaron a ascender la colina linternas en ristre, procurando esquivar la maleza punzante que no paraban de hallar a su paso al caminar. Ya a mitad de camino se podía percibir el olor a pólvora quemada, acompañado por el singular sonido del crepitar de la leña ardiente y la algarabía producida por aquellas gentes que pronto serían juzgadas bajo el escrutinio de los agentes. 
   Al llegar a la cima, sus ojos pudieron contemplar lo que sus mentes ya sabían de antemano; se trataba de una majestuosa hoguera construida con palés rotos y muebles viejos, rodeada por hombres ebrios, jóvenes descamisados y mujeres ligeras de ropa para aquellas horas nocturnas. Ninguno daba muestras de amilanarse ante la atenta mirada de los agentes; pues el que no reía y danzaba sin parar, bebía y charlaba. 
   –¿Les endilgamos una multa por hacer botellón? –le preguntó uno de los patrulleros a su compañero
   –Quita, quita. Me parece que aquel que baila medio en bolas es mi padre. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribo porque me gusta hacerlo y porque cuando comencé a ejecer la escritura me redescubrí a mi mismo. Así que le estoy en deuda a la escritura, por lo que le pago en negro sobre blanco muy gustosamente.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta