cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

16 min
NUEVA ADQUISICIÓN, final.
Terror |
29.07.13
  • 4
  • 2
  • 1570
Sinopsis

Aquí va la segunda y última parte. La historia en la sala de exposiciones de mi amigo no terminó igual. Seguimos tomando cervezas juntos. La próxima, a vuestra salud, en agradecimiento por las visitas y comentarios.

Su corazón tardó casi cinco minutos en recuperar el ritmo normal, mientras David, sentado en el sillón, seguía riéndose de la broma. Al salir del servicio había visto a Raúl enfrascado en el catálogo, y regresó al baño, se mojó las manos y se acercó despacio, poniendo luego sus palmas empapadas en la nuca de su amigo, que se había llevado un susto de muerte.

-Tío, si te ves la cara…¡jajaja! –reía David-, te cagas, macho.

-Joder, cabrón, tú no sabes el susto que me has dado.

David cogió un cigarro del paquete y lo encendió entre breves toses provocadas por la risa.

-Haber elegido la “muete”…

-Bueno, anda –Raúl cogió de nuevo el catálogo y encendió un cigarrillo para él -. ¿Has visto estos cuadros?

Aspiró el cigarrillo hasta el filtro, mientras David repasaba las fotografías con atención. Pasaron un par de minutos que a Raúl se le hicieron eternos, y después su compañero devolvió el catálogo al sobre.

-No sé, tío –dijo luego-, yo no entiendo de arte. Algunos molan, pero el manchurrón negro ese… no sé, algunos no me dicen nada.

Raúl iba a hablarle de la extraña figura, de cómo parecía acercarse paulatinamente en cada nuevo lienzo, aunque el orden en el que los cuadros aparecían en el catálogo no era el correcto para reflejarlo. Sin embargo, no lo hizo. No supo por qué, tal vez por encontrar ridícula la amenaza que veía en aquella figura, ahora que trataba de expresarla en palabras para que otra persona la entendiera.

Al día siguiente Raúl fue solo a la sala, porque sus amigos estaban todos estudiando o trabajando. Encontró a dos operarios de la empresa de transporte esperándole, con la furgoneta ya abierta y algunas cajas en el suelo, junto a la puerta.

-Ya era hora, tú –protestó uno de ellos, un hombre rechoncho con la cara picada por las cicatrices de un acné mal curado.

-No sabía que traíais otra exposición –protestó Raúl.

-Pues ya ves. Lo que nos han mandaó, macho.

Raúl abrió la puerta de la sala, sorprendido por el frío que surgió de la penumbra, como un animal amenazado que encontrase de pronto una vía de escape. Incluso los transportistas retrocedieron presa de un escalofrío involuntario. En cuestión de media hora los nuevos cuadros estaban depositados en el interior, aún sin desembalar pero ya a salvo del frío de la calle.

Después, los de la empresa de transportes se marcharon, dejando solo a Raúl. Éste encendió un cigarrillo, se sentó en el sillón y repasó el albarán que acababan de entregarle. Casi inmediatamente vio el error.

Habían descargado veintiséis bultos, veintiséis cuadros que se alineaban ahora junto a la pared. Pero en el albarán sólo se detallaban veinticinco. Alguien se había equivocado.

-No me avisan de la exposición, me dejan los catálogos en la calle, no me dicen cuándo los traen, y ahora esto…joder.

Enfadado y nervioso, Raúl fue hasta el almacén, donde guardaba algunas herramientas, marcos de repuesto, atriles y un teléfono. De paso, subió el termostato. Hacía mucho frío, más del que justificaba el clima exterior.

Cerró la puerta y se sentó ante el teléfono.

Marcó el número de la oficina central de la Caja, y después la extensión que le pondría con la responsable de la Obra Social, su jefa. Eran las dos menos cuarto de la tarde, así que aún estaba a tiempo de hablar con ella antes de que saliese.

Habló con ella durante cinco minutos, y al acabar se sintió empapado en sudor. De pronto, la puerta cerrada que le separaba del almacén parecía una floja barrera entre lo cuerdo y el absurdo. Y, más allá, aquellas figuras oscuras, con su latente promesa que aún no podía descifrar.

Raúl siguió sentado, fumando, durante más de media hora. Miraba aquella puerta continuamente, sin moverse más que para dejar caer la ceniza en el bote de coca-cola recortado por la mitad que utilizaba como cenicero.

Durante aquella media hora pensó en lo que había hablado con su jefa; ella no sabía nada de aquella colección de cuadros. De hecho, no esperaba que le llegase nada durante toda aquella semana, y la siguiente exposición prevista en su sala era la de la filatelia local, que todos los años se celebraba en las mismas fechas.

Tampoco sabía nada de los carteles enviados, ni quién les habría encargado en la imprenta, aunque aseguró que hablaría con ellos inmediatamente para enterarse. Después de todo, esos cuadros habrían salido de algún sitio, y la imprenta siempre cobraba una parte del importe como señal, antes de realizar el trabajo, así que ella encontraría en seguida a quien hubiese cometido el error, ya que no podía ser otra cosa que un error.

Al cabo de un rato, el teléfono sonó, rompiendo el silencio como si fuese una capa de hielo fino, y sus astillas se clavaron en los tímpanos de Raúl antes de que fuese consciente de que se había quedado dormido.

Sólo era el teléfono móvil, un mensaje de Alberto, uno de sus amigos, que le preguntaba si ese fin de semana se apuntaba a un viaje a Segovia. Un fin de semana en Segovia, con aquellas chicas que conocieron la semana anterior. Tampoco es que Raúl recordase muy bien a las chicas, tal vez porque pasó gran parte de la noche del sábado hablando con el viejo Jimmy Bean.

En todo caso, no era mala idea. Desgraciadamente, tendría que trabajar el domingo por la mañana si aquella exposición se confirmaba, pensó mientras salía del almacén. Se detuvo en medio de la estancia, paseando sus ojos alucinados por la fila de cuadros, ahora desembalados y al descubierto, que se apoyaban contra la pared. Como un pelotón de fusilamiento dispuesto a disparar a la orden del sargento.

Todos los cuadros estaban desembalados. Todos a excepción de uno, que permanecía al final de la hilera. “Ese debe ser el sargento”, pensó incoherentemente Raúl. Olvidó responder al mensaje, y el móvil quedó en su mano laxa, inútil como una espada ante… bueno, ante un pelotón de fusilamiento.

Trató de recordar cuándo habían desembalado los cuadros, pero estaba bastante seguro de no haberlo hecho. Completamente seguro, podría jurarlo ante un tribunal. Clavó sus ojos en el cuadro que, según su criterio, culminaba la colección, el que representaba a la figura oculta entre los trazos negros y grises. El título del óleo, según el catálogo, era “A TU LADO”. Se acercó despacio, buscando con la mirada aquellos ojos insinuados en pinceladas grises, mientras continuaba andando, con la lentitud pegajosa de un mal sueño. Una nubecilla blanca de aliento condensado surgió de su boca pese a la calefacción.

Estiró la mano para tocar el marco, sin apartar la mirada de aquellos ojos irreales, y en ese momento                    la vibración sacudió todo su cuerpo, haciendo que saltase hacia atrás, que se apartase de la desconocida fuerza que surgía del marco como un calambre, como una descarga de baja potencia. Cayó al suelo y se arrastró hacia atrás, usando los talones y los glúteos para impulsarse, pero la vibración se repitió, y Raúl supo que aquello, lo que fuese, le había atrapado… hasta que percibió que la vibración surgía sólo de su mano izquierda, donde aún apretaba el teléfono móvil. Miró la pantalla. Sólo era Alberto, llamando. Raúl no pudo contener la risa y cayó cuan largo era en el suelo, mientras las carcajadas sacudían su cuerpo. Se llevó el teléfono al oído y pulsó la tecla, tratando de contener su risa, cada vez más histérica e irracional.

-Dime, tío.

-Oye, soy Alberto.

La obviedad del comentario desató un nuevo ataque de risa.

-¿Qué te pasa, tío? –la voz de Alberto sugería que la risa se le estaba contagiando, y Raúl pensó que tal vez la risa también mordiese- ¿Estás bien?

-Sí, sí –se sentó en el suelo-. Bueno, dime.

-Nada, que Sara, la tía esa de Segovia, ha llamado a David…

Raúl recordó con más claridad. Sara era la chica con la que se enrolló David, y tenía tres amigas. Otra, de nombre María, o tal vez Marta, se había enrollado con Jorge, y los demás estuvieron con las otras chicas, hablando, bailando un poco (haciendo el oso, más bien), y tomando unas copas.

-…y le ha invitado a su cumpleaños. Bueno, nos ha invitado a todos, tío, en una casa de allí.

-Joder, ¿en una casa sólo con ellas?

-Ya te digo. Viven allí, compartiendo piso y eso, y dicen que vayamos. De todas formas, ahora a las siete ha dicho David que va para la sala y habláis. Pero apúntate, tío.

Desde luego, Raúl tenía intención de apuntarse, porque las perspectivas de un fin de semana con cuatro tías en su propia casa eran, como poco, prometedoras.

-Bueno, ya hablaré con mi hermano para que venga el domingo por la mañana…

Y en ese momento cayó en la cuenta. ¿Ahora a las siete? ¿Llevaba allí toda la tarde? ¿Cuánto tiempo había dormido? Miró su reloj de pulsera. Marcaba las seis cincuenta. Jooder, se dijo. Más valía que aprovechase el tiempo y empezara a colocar los cuadros, antes de que su jefa llamase, confirmando la exposición. Si no, no tendría tiempo para colocarla el día siguiente y abrir a la hora.

En principio pensó colgar los cuadros en el mismo orden en que figuraban en el catálogo, pero después siguió su propio criterio, que era lo que solía hacer. Colocó primero el paisaje montañoso, donde la sombra era tan pequeña que apenas se apreciaba. Como si se acercase desde el horizonte. O como si surgiese de las raíces de la montaña, tal vez.

Continuó así, colocando los cuadros de forma que marcasen el acercamiento de la misteriosa figura. A las siete, cuando David llegó, había puesto ya diez pinturas en sus ganchos. Los demás estaban en el suelo, pero ya ordenados y listos.

-Hola, chaval –saludó su amigo-, vaya frío hace aquí, ¿estás ahorrando en calefacción?

Raúl miró a su amigo, y David tuvo la misma sensación de incomodidad que sentimos cuando despertamos a alguien de un sueño profundo, en esos instantes en que nos mira sin conocernos, en que sus ojos pasean sobre nosotros sin vernos realmente, como si no existiésemos, como si fuésemos objetos desenfocados. Una sensación que nos desestabiliza, tal vez a un nivel puramente atávico. Porque, ¿de que otra forma podemos estar seguros de la propia existencia, más que a través de la percepción de aquellos que nos rodean?

Y sin embargo, la idea no fue formulada como un pensamiento consciente, ni siquiera como una impresión. Simplemente, Raúl parecía distraído… espeso, lejano.

-Bueno, bueno…-David miró el cuadro que Raúl colgaba en ese momento-, nos vamos a Segovia, ¿no?

En el cuadro, la hermosa mujer se sentaba en una silla de mimbre, y aprovechaba la luz de la ventana para trabajar en una labor de bordado que sostenía en su regazo. Su rostro, ligeramente ladeado e inclinado hacia la labor, era pálido y delicado, y los ojos entornados brillaban con fuerza, reflejando una personalidad poderosa, remarcada por la línea firme de la mandíbula.

Sin embargo, si uno se fijaba bien, podía darse cuenta de que los ojos no estaban enfocados hacia la labor, sino girados hacia la ventana, como si tratase de captar en el extremo de su campo de visión a la sombría figura de la ventana. Tal vez, se dijo Raúl, por eso está tan pálida.

En ese momento, David se inclinó para coger el siguiente cuadro de la serie, en el que varios niños jugaban a rayuela en el patio de un colegio, bajo la atenta mirada de cuatro monjas sonrientes y vestidas de blanco. De nuevo, la sombra estaba presente, en este caso apoyada con indolencia en una farola cercana a los niños, tan cercana a la rayuela dibujada con tiza en el suelo que cualquier niño que llegase a su extremo estaría al alcance se sus brazos. Una de las monjas, una anciana de aspecto cansado, miraba a la figura en vez de a los niños. Raúl pensó que su expresión estaba más cerca del llanto que de la sonrisa, pero con la imprecisión que caracterizaba a aquél artista desconocido.

Cuando David extendió sus manos para coger el cuadro, Raúl sintió una súbita alarma.

-¡No lo toques! –gritó.

(Podría estar vivo. Podría moverse)

-Vale, vale –se apartó David, extrañado-. Te veo tenso…

-No, que va –se justificó Raúl-, es que ya sabes, me gusta colocarlos a mi manera.

David se encogió de hombros, se apartó y encendió un cigarrillo. Pese a su fingida indeferencia, Raúl percibió que había ofendido a su amigo, y trató de solucionarlo.

-Oye, ¿por qué no vas colocando los focos? Ya sabes, un poco indirectos, que no deslumbren.

-Claro, tío. Faltaría más.

Los siguientes minutos transcurrieron en calma, y por primera vez aquél día Raúl se sintió relajado. Hicieron planes para el fin de semana, bien regados de chistes verdes y fantasías que luego, seguramente, no se cumplirían. Poco después todos los cuadros estaban colocados, y Raúl retocó la posición de algunos focos mientras David salía fuera, para llamar a la chica de Segovia y confirmar lo del fin de semana.

-Es curioso como se acerca esa cosa de sombras, ¿verdad? Como si el pintor sugiriese que se acerca un poco más en cada cuadro -comentó Raúl antes de que el otro saliese de la sala.

David se giró en la puerta. Miró los últimos cuadros, jugueteando en su mano con el móvil, como si no estuviese muy seguro de lo que iba a decir.

-No sé…yo creo que no se acerca, es que crece –Raúl le miró, sorprendido por la idea-. Claro que yo no entiendo de estas cosas.

Y salió fuera.

Raúl observó de nuevo los cuadros. Que crece. Qué estupidez. Desde luego que no podría crecer, porque en cada cuadro había obstáculos físicos, como la ventana o la verja que rodeaba el patio de juegos, que habrían impedido el crecimiento de aquella cosa. El crecimiento físico, claro.

Pero, ¿y si no representaba algo físico?

Retrocedió hacia la puerta para ver el efecto total de los oleos, y sintió que tropezaba con algo. A punto estuvo de caer de espaldas por el sobresalto, mientras se giraba rápidamente, dispuesto a golpear a David si era él con otra de sus bromas estúpidas.

Pero no había nadie tras él.

Miró al suelo, y allí estaba el cuadro que no figuraba ni en el albarán ni en el catálogo, aún embalado. Lo desembaló y se dispuso a colgarlo, contemplando el dibujo. Era  tan solo un lienzo blanco con escasas pinceladas en gris, que no representaban nada. Incluso el gris era tan claro y desvaído que apenas se distinguía del blanco. Resultaba visible más por el volumen de la pincelada que por la diferencia de matiz.

-Bueno, el pintor sabrá. Aunque rompe toda la línea –dijo en voz alta mientras colgaba el cuadro.

David entró cinco minutos después. En el exterior había anochecido completamente, y el frío era tan cortante como una chapa de acero. Llevaba subido el cuello de la cazadora, y la mano que sujetaba el teléfono roja, casi entumecida. A decir verdad, también la otra. Pese al aire helado había fumado mientras hablaba con la chica.

-Eres un puto gigoló, Raulito. Bajito y todo, no sé qué las das… –dijo mientras entraba-. La pelirroja esa, Marisa creo que se llama, ha preguntado por ti. Tienes que ven…

En ese momento David se dio cuenta de que Raúl no estaba en la sala. La temperatura había aumentado mucho, y supuso que su amigo había puesto la calefacción a tope. Bien, ya era hora. Como Raúl no había salido, presumió que estaba en el almacén haciendo algo importante. O en el servicio, haciendo algo aún más importante.

Se puso a contemplar los cuadros para pasar el rato, y se dio cuenta de que había uno nuevo, junto al que representaba una mancha de oscuridad, ese llamado “A tu lado”. El nuevo estaba etiquetado como “Nueva adquisición”, y representaba una larga estancia con las paredes cubiertas de cuadros. En el centro de la sala, dos hombres con aire intelectual, bien trajeados, contemplaban los cuadros expuestos. Uno de ellos tenía esa pose tan típica, tan esnob, de brazos cruzados y mano alzada, acariciando el mentón. Tras ellos, parcialmente oculta, una figura oscura, humanoide pero indeterminada, salía por la puerta de madera, tras la que se adivinaban unas rejas de hierro. Llevaba de la mano, como quien arrastra a un niño pequeño, a un hombre rubio y bajito, de anchas espaldas.

-En este cuadro hay un tío que se parece a ti, macho –gritó a la sala vacía, esperando que Raúl le oyese-. Bueno, de culo, claro.

Y se sentó, dispuesto a esperar que Raúl volviese de donde quiera que hubiese ido.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tratando de hacerlo, e incluso, de hacerlo bien. Algún día. Tres novelas publicadas en plataformas digitales, "TIEMPO EN RUINAS", "VIVIR EN EL INTENTO" y "DE ILUSIÓN TAMBIÉN SE MUERE"

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta