cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Nuevo Mundo
Reflexiones |
03.08.12
  • 0
  • 0
  • 1039
Sinopsis

No somos lo que quisiéramos ser.

 

La vida no para, no espera, no avisa. Al igual que el amor, que sin entender desde donde ha llegado, nos toma por sorpresa. Quien no lo sepa, ya lo aprenderá deprisa.

 

Y es que un año más, como todos los anteriores, el mundo se transforma. Desde el telégrafo hasta hoy, que el mundo vive comunicado gracias a Internet. La ciencia, la poesía, el arte e incluso la artesanía. Todo, absolutamente todo, se transforma.  Pero, ¿y que hemos logrado con todo esto? La tecnología crea armas más devastadoras, la comunicación viene de la mano de su amiga “publicidad”, que a la vez misma crea el consumo. La codicia a envenenado las almas, ha levantado barreras de odio; El que lo tiene todo tiene aún más facilidades y el que no tiene nada  se pudre antes en su miseria. Cada vez los ricos son más ricos y los pobres son aún más pobres. No somos más que una chispa en la edad del cielo.

 

Hemos progresado muy deprisa, pero estamos cavando nuestra propia tumba. Pensamos demasiado, y sentimos muy poco. Más que máquinas, necesitamos humanidad. Y es que precisamente, lo que más necesitamos es justamente de lo que más se carece, aquel que no entiende de fronteras ni color, aquel que, llena nuestro corazones en cualquier situación desesperada, si señores, estáis en lo cierto, estoy hablando del amor. El amor del cual carece la sociedad hacia lo desconocido, que en ved de acogerlo lo oprime con un odio generado por ellos mismos. Ese amor que te hace olvidarlo todo, que te hace sentir como uno más, ya que, verdaderamente, la tierra es nuestra casa y nosotros somos una hermandad que habita en ella. Nosotros, tenemos el poder; el poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida maravillosa y hermosa. Luchemos por el mundo de la razón, luchemos por un “Nuevo mundo”.

 

Nuevo Mundo

Calma, todo está en calma, deja que el beso dure, deja que el tiempo cure, deja que el alma, tenga la misma edad que la edad del cielo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta