cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Números
Reales |
23.12.19
  • 5
  • 0
  • 523
Sinopsis

¡Hola! ¿Qué tal estás? Me presento. Soy un número. Y, aunque no lo creas, es muy posible que tú también lo seas. Yo soy el seiscientos veinticinco. ¿Mola eh? Pues no te creas. Trabajo aquí, en estos grandes almacenes. ¿Tú no? Bueno, pues te diré que no está tan mal una vez te acostumbras. Nadie te conoce, pasas desapercibido. Lo malo es que tampoco le importas a nadie, y mucho menos a tus superiores. Solo eres un número más en sus planes de producción, una máquina. ¿A ti te preocupa la salud de los electrodomésticos de tu casa? ¿A que no? Pues lo mismo pasa con los jefes y empresarios; somos sus electrodomésticos. Como te decía, entre el seiscientos veinticinco y el seiscientos veintiséis no hay ninguna diferencia para esta empresa; solo somos una lista interminable de números. No, no te compadezcas. Lo más seguro es que tú también seas un número. Quizá lo más raro de todo sean los números más importantes. Algunos de ellos se creen más poderosos que tú, solo por estar un poco por encima de ti en la lista. El otro día, el noventa y cinco bajó donde nosotros y teníamos a un cliente esperando. Noventa y cinco le dijo: “Seguro que estos patanes han perdido tu artículo. Voy a ayudarles”. Con “estos patanes” se refería a nosotros, a los números menos importantes. No deja de ser gracioso, porque apenas hay diferencia entre él y yo. Noventa y cinco y seiscientos veinticinco. Los dos números. Los dos con tareas diferentes asignadas. Nada más. Cobramos una mierda, nos dejamos la vida aquí y la empresa ni se preocupa por ponernos un nombre. Yo creo que la culpa de que el mundo se esté vaciando de personas y llenando de números es precisamente de ellos: los números más importantes harían lo que fuera por mantener su posición, incluido atacar a los números más olvidados. Es triste ver a los que antes eran personas atacar a los de su misma posición. ¿Qué? ¿Que es lo que hay? Me imagino. Pero no deja de ser penoso. Antes los seres humanos nacían para vivir; ahora lo hacen para trabajar. Terminando con el tema, lo que más odio son los números de menor importancia haciendo lo posible por ascender. Recuerdo especialmente el caso del seiscientos dos. Tras mucho andar detrás de los jefes, le ascendieron a trescientos setenta y uno. Después de lograrlo, al pasar delante nuestro, siempre nos miraba con cara de desprecio. No hay más inútil que un número que se cree importante e imprescindible. Mañana, trescientos setenta y uno podría ser otro; solo hace falta que él tenga un fallo.

 

-¡Seiscientos veinticinco! ¡Basta de cháchara! A trabajar.

 

Ya voy, señor. Se me terminó el descanso. Como te decía al principio, todo es una pedazo de mierda, pero se aguanta. Los números lo resistimos todo; cuando nos convertimos en humanos de nuevo nos preguntamos cómo hemos podido soportar. Supongo que en ello radica el éxito de las empresas. En convertir no solo de manera industrial a las personas en números; también en cambiarlas y transformarlas mentalmente. ¿Y tú qué piensas? Ah, vienes a comprar. Ven conmigo, yo te ayudo a elegir. Es lo menos que puedo hacer tras aguantar toda mi chapa.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Graduado en Periodismo por la UPV/EHU. Intento de escritor. Intento de periodista.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta