cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Oda al amor.
Poesía |
29.12.16
  • 5
  • 0
  • 518
Sinopsis

Mi alma dolida no sabe de curas, ni ungüentos, ni sales, que calmen mi ardor.

Mi alma dolida no sabe de curas,

ni ungüentos, ni sales,

que calmen mi ardor.

En cambio el remedio que sana la herida,

es el mismo veneno que me mató.

Tus ojos castaños me miran brillando,

 me miran bailando sin una canción.

Y yo enamorada y atada a tu alma,

me quedo vibrando por un falso amor.

Ella te tiene, y poco te ama,

y yo que mucho te quiero,

siempre me quedo queriendo sin nada.

Si en mis manos estuviera llenarte de besos,

de bellos detalles que te alcen el ego,

haría lo que fuera porque tu razón

gustosa se perdiera enredada en mi edredón.

Más no es tu alma, tu alma bendita,

la que callada me canta una canción,

sino tus falsas caricias llenando los huecos

vacíos y fríos de mi corazón.

Quisiera tenerte aunque fuera en mis sueños,

y soñando viviría en oda al amor.

Haría homenajes con tus tiernas caricias,

y cantaría en honor a mi vieja ilusión.

Te amaría tal como el cielo a la noche,

y nunca un reproche saldría de mi voz.

Te consentiría tal cual crío mimado,

que en el pecho de su madre recibe calor.

No habría lamentos, ni viejos tormentos,

seríamos tú y yo, solos los dos.

Llenaríamos cada espacio con nuestra locura,

y muy locos dormiríamos abrazados tú y yo.

No habría amenaza que arruine nuestros sueños,

ni pasados hostiles callándome hoy,

Seríamos lo que el viento es al campo,

o lo que la selva al león.

Reinaríamos nuestro mundo sin hablar de promesas,

un mundo que se llene sólo de sorpresas.

Seríamos todo, sin tener que hacer nada,

y perdidos en el ocio hablaría la pasión.

Más mi alma dolida no sabe de curas,

ni ungüentos, ni sales,

que calmen mi ardor.

No sabe de ilusiones ni esperanzas fallidas,

no sabe de un futuro en el cual no estés tú.

Y aunque el cielo y el mar sigan azul,

dolida mi alma llegará a su final.

Porque tú, remedio que sana la herida,

eres el veneno que me quita la vida.

Espero nunca los fantasmas te atormenten,

que la voz que calla no otorga la palabra,

y sólo sufre silenciada

 por las frases que jamás fueron pronunciadas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • "Éste es el momento. Nadie falta y nadie sobra, eso es entender que los tiempos de Dios son perfectos".

    "Hace algunos años existió una dulce niña de mirada cálida y sonrisa tibia. Tenía el poder de hechizar a cualquiera, de derretir hasta el corazón más frío, hasta el ser más insensible sentía con ella"...

    "Estoy mejor ahora que no estás, ahora que el segundero sigue caminando. Ahora que mis heridas están sanando".

    "Había esperado media vida para que ese momento llegara. Observó a su alrededor y todo lucía exactamente igual a como lo había imaginado, salvo por una única diferencia: el hombre que le esperaba en el altar no era el amor de su vida, ni siquiera se le parecía..."

    Caminaba con destreza, su mirada exigía atención, era una especie única, una joya excéntrica que merecía la pena...

    Para la estrella más hermosa y brillante que ilumina mi cielo cada noche.

    Una condena que consume mi ser, que me ata a una vida de hambre y de sed. De una larga agonía sin fin, pues el infierno es la vida en tierra sin ti.

    Mi alma dolida no sabe de curas, ni ungüentos, ni sales, que calmen mi ardor.

    La joven dueña de Calum Hall despierta a media noche para enfrentarse a una terrible criatura sin rostro.

    En aquel restaurante del centro de la ciudad, donde las personas se reunían para desayunar, se encontraba esperándola.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta