cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Oda al pecado
Amor |
27.09.20
  • 5
  • 6
  • 161
Sinopsis

El que esté libre de pecar que tire la primera piedra

Desconozco si es un invento de la Iglesia o no, pero en caso de que exista el pecado todos tenemos alguno que estamos deseando cometer. Bien porque ya caímos en él y nos gustó en exceso o bien porque sencillamente nos atrae la idea de poder disfrutarlo. Del pecado lo que me atrae sobre manera es la provocación y la tentación que lleva inherente. Mucho más que el pecado en sí mismo. Eso de cruzar la línea de lo prohibido. La excitación que se experimenta durante los instantes previos a llevarlo a cabo es única. Me van a perdonar pero medir las consecuencias no tiene mucho sentido, porque desacredita el poder de seducción del pecado. ¿A quién no le apetece infringir el patrón de buena conducta alguna vez? No se puede vivir siempre en línea recta habiendo curvas maravillosas. Me refiero a ir un poquito más allá de lo permitido. Puede ser, además de saludable, muy terapéutico. Después de cometerlo el cuerpo se relaja y desaparece el estrés. Entonces adopta un carácter balsámico. Ahí es cuando viene el peligro. La frontera para que se convierta en una adición es muy fina. Demasiado. Repetir es muy fácil y más si nos proporciona placer. La dopamina se dispara y estamos perdidos.

Si no fuera porque mi pecado favorito llamó el martes por la tarde a mi puerta, hoy mi vida seguiría siendo gris. Ahora tengo la paleta llena de una mezcla de todos los colores. Un absoluto caos de lo más recomendable, salvo que desees vivir cien años como cantaba Sabina. Entonces no.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Así es, Serendipity, ambas forman parte de la vida. Es todo un arte disfrutarlas y que ello no tenga efectos colaterales negativos sobre terceras personas.... todo un arte. Un saludo.
    Provocación y tentación... son tan excitantes que hay que tener la cabeza bien amueblada para ejercer control sobre ambas. Y sí, son adictivas. Feliz el que las siente sin provocar perjuicio a seres cercanos. Un saludo, Pedro.
    Sabio, sin duda alguna, Mr. Wilde. Un cálido saludo para ti, Ana.
    Saludos Pedro...Dijo, Oscar Wilde: "Logro resistir todo, salvo la tentación."
    Coincido con tu reflexión. No es necesario dañar a nadie, ni deberíamos hacerlo, pero hay veces que nuestros actos tiene efectos secundarios que no podemos controlar. Cierto Fransec, vivimos tiempos de confusión y de elogio de la infidelidad como sinónimo de felicidad y para nada es así. Más dura será la caída. Gracias por tus palabras.
    A veces transgredir lo establecido es conveniente porque de lo contrario no avanzaríamos nada. Pero sin hacer daño a nadie, porque ahora se está viviendo una situación de caos en todos los niveles que lo único que provoca es incertidumbre y malestar. No hay subliminar ni lo establecido que responde a unos intereses creados, ni al caos como paradigma de la libertad.
  • Lo hacemos muy a menudo. Con la excusa del "por si acaso", todos nos marcamos un plan B. No vaya a ser que el Plan A no funcione. Siempre debe haber una alternativa. No caemos en que herimos la sensibilidad del plan B, siempre discreto en un segundo plano.

    Nunca digas nunca jamás, por si acaso.

    Todos tenemos un cuarto de hora de debilidad. Ese en el que podemos ser presa de aquello en lo que pensábamos que jamás podríamos caer. No bajes la guardia... o si, tu verás.

    ¿Vivimos para equivocarnos o nos equivocamos para seguir viviendo? Sea como sea bienaventurados aquellos que yerran porque ellos conocen el elixir de estar vivos.

    El que esté libre de pecar que tire la primera piedra

    A menudo recurrimos a frases cuyo significado encierra todo lo contrario que queremos hacer. ¿Cobardía o supervivencia? Es difícil cortar una relación pero siempre tienes a tu alcance tres palabras. Utilízalas.

No dejo de buscar todo aquello que me apasiona. La escritura y el teatro son la mejor puerta de entrada para conseguirlo.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta