cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Esos ojos pardos
Amor |
21.04.19
  • 4
  • 22
  • 1014
Sinopsis

Cada sábado noche se acerca al Montparnasse a tomar una copa con una amiga. Esta noche ha llegado pronto y se dispone a esperarla. 

  Una figura oscura se acerca por su espalda. Se ha situado tan cerca de ella que siente  el aliento en su cuello. Ha aparecido de repente, en silencio.  El local está poco iluminado. Ella está sentada en la barra tomando su copa y puede verlo reflejado en los espejos de enfrente. Suena una melodía lenta, cadenciosa, seductora. No hay gente a su lado.   

El hombre le susurra al oído: -Nunca había visto un cuello tan perfecto-. Ella se gira y se encuentra de frente con unos ojos pardos que la encadenan al instante, una media sonrisa que la invita a olvidarse de la discreción.

  El deseo la acorrala cuando la mirada del desconocido desciende hacia su escote y al mismo tiempo lo recorre con la boquilla de un cigarrillo sin encender. Luego se lo pone en la boca y la invita a seguirlo. 

  No tiene sentido, pero en ese instante sabe que se ha convertido en una obsesión. Elige acompañarlo. Espera que la noche la abrace con el ardiente aroma del placer. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me alegro! Gracias , Gabrielle!
    Este sí que me ha gustado más, pues mantiene el misterio y deja un final agradablemente abierto.
    Apreciado Chus, gracias otra vez! Besos
    Como ya te comenté, excelente...
    Nora, si existiera todavía ya habría ido yo! Un saludo!
    Me he visto allí,,. pásame la dirección, que sacaré un rato a ver que pasa.. jajaja Un saludo Serendipity.
    De acuerdísimo contigo, Cometa! Un abrazo!
    A veces esas pequeñas obseciones son lo que le dan esa pizca de sal a nuestra vida normal, un saludo
    Hola Francesc! Gracias por tu comentario! Sí que me gusta ir a ese pueblo de vez en cuando. ¿Tu eres de costa arriba? Desde que se leer... soy una gran lectora y de adolescente llenaba libretitas con poemas, romántica que es una. Pero escritora, no, sólo aficionada. Un abrazo!
    ¡Que ligue tan estupendo! Yo ya me veía en el lugar del galán. Sabes trabajar muy bien los momentos acariciantes y sensuales de las personas. Sí que me dijiste que pasabas por Sitges, pero no estaba seguro si eras realmente de Barcelona. ¿Llevas mucho tiempo escribiendo? Yo hace tirempo que también colaboro en la otra página.
  • Micro

    Nina. Capítulo IV

    Micro

    Nina. Capitulo III

    Nina. Capítulo II

    Nina. Capítulo I

    Keanu es el primer hombre que no pierde la vida al amar a la Hechicera desde... Se ha olvidado ya cuántos sí lo han hecho en sus brazos a lo largo de los últimos cientos de años. La Hechicera ha dejado tras de ella tantas pasiones como muertes sin el más mínimo remordimiento, cuerpos resecos, como cascarones vacíos, igual que su alma. Si la leyenda tiene algo de verdad, llegará un hombre de corazón sincero que revertirá el hechizo, anulando los poderes adquiridos de magia negra de la portadora.

    Una leyenda cuenta que hace mucho tiempo una joven sacerdotisa del Templo de la Diosa de la Luna se enamoró perdidamente de un peregrino y vivieron su relación oculta a todos durante largo tiempo, hasta que finalmente se descubrió su transgresión. Su amante, en lugar de estar a su lado huyó del lugar dejándola con el corazón roto de desencanto. Ella cayó en desgracia, fue repudiada y expulsada del Templo y de sus tierras circundantes. Nadie la ayudó, excepto una vieja que vivía en compañía de su gato negro, en una pequeña casa de piedra alejada de los caminos, allá en lo más profundo del bosque. La vieja, que era una hechicera oscura, la adoptó como aprendiz. Con el tiempo le transmitió todos sus secretos de magia negra. El que fuera un cándido corazón se había transformado en una maraña de rencor y se protegió rodeándose a sí misma con un hechizo: sus amantes fallecerían después de haber yacido con ella.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta