cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
ONIRICUS
Varios |
21.03.19
  • 4
  • 0
  • 170
Sinopsis

Microsueño

 

      Un último escalón para el inofensivo salto sobre la grava. Tres pasos y alcanzar los peldaños que lo llevan directo a la máquina expendedora de café y cigarrillos: monedas para un paquete de Vicerroy, abrirlo, encender maquinalmente lo inevitable, arrojar el humo mientras el tren se aleja sucediendo en el perfil de un horizonte sin trabas, cálido desierto que abre la boca y se relame harto de rieles y vagones. Encontrarse en la arena amarilla sin estación, sin vías, sin caras o máscaras que alteren la quietud del paisaje con la simbólica presencia de una palabra, de un nombre. Caminar ausente de latitud y longitud, reviviendo el círculo  inalterable que da origen a la repetición constante de pasos que se dan o que se dieron.

 

     Ver cada rostro, cada lágrima, cada escorpión desatado por sus manos, sonidos, y silencios, cada laberinto sin centro cobijando minotauros degollados y perseos homicidas. Mirar pero no reconocer, desear que el pasado encierre absoluciones bajo su piel sedienta de fiera detenida. Imaginar que la moneda puede ser lanzada nuevamente: cara en lugar de cruz negando los pies atravesados, eligiendo opio para mitigar la sangre, para depositar en la misericordia del olvido anocheceres intensos de infame catadura.

 

     Despertar cuando un él dormido abre los ojos e inclemente lo retiene en otro sueño.    

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a mi nieta: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta