cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
OPCIÓN DE AYUNO
Varios |
23.03.19
  • 4
  • 2
  • 153
Sinopsis

Microcuento a pie.

 

     Me descuelgo del taburete y le doy la espalda mientras me alejo. Recorro las escaleras sirviéndole una tregua a las ganas: bella menorcita, dulce peligro inminente, penetrar solo en caso de calentamiento salvaje irreprimible. Hay mucha hembrota mayor dispuesta y resuelta como para echarle el resto a una nena. Tal vez cuando pase los dieciocho y piquito largo. No se trata de que se la hayan tirado o no (de bolas que está rota)  el  verdadero escorpión anida en su triste carita de ángel enfermo (tisis de novela, camelias en ruta, párpados colgantes y afilados: Dante y Esquilo a dos manos ) Así que a otra cosa o de seguro me devuelvo, y no es cuestión de andar dando pene para luego dar pena cuando el ángel extienda las alas y yo no vea ni por dónde van mis pies y llegue la fiebre y el estómago revuelto y las ansias continuas y la totalidad de piel, poros y pelos: amor in situ radical e insobornable. Mejor le doy vuelta al disco y resuelvo otro problemita más inmediato: ¿cómo coño me voy para mi casa? (deliciosa cama single sin compromisos preestablecidos) el poco dinero que tenía se esfumó en diez cervezas y un full de brandys. Tal vez si me acerco por El Capri me fíen un par de tragos y aguante hasta el amanecer.  Después regresarme en metro, monociclo, mula, o punto y aparte camina cabrón (no me acuerdo de nadie y a dormir tocan)  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a mi nieta: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta