cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Otra vez, no.
Varios |
06.10.19
  • 4
  • 5
  • 148
Sinopsis

Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

Las campanas suenan, eso significa que dentro de un rato me llamaran y tendré que echar horas extras.

10-9-8-….. El teléfono suena, no falla siempre es igual son muy eficaces, miro el número y respondo antes de que diga nada, si lo sé a qué hora?, a las 15.00 horas responden, como siempre justo cuando termina mi jornada de trabajo.

Termino de poner la última fila de lozas de la acera y empiezo a ayudar a mis compañeros a limpiar el lugar antes de recogerlo todo y volver a casa, ellos al menos, yo como trabajador fijo del ayuntamiento tengo que realizar esa labor supletoria  al aceptar el cargo.

Me monto en mi furgo, y saco de la guantera esa llave tan antigua y pesada, menos mal que el destino está a solo dos minutos en coche.

Cementerio San José reza la inscripción, me bajo del coche, cojo mi mochila con las herramientas y abro la puerta con aquella maldita llave, me dirijo al cuarto de herramientas y hecho en una carretilla todo lo que me puede hacer falta.

Voy de nuevo a la puerta y espero, nunca suelen tardar mucho, ahora tampoco; aparecen tres personas, los conozco, en este pueblo tan pequeño nos conocemos todos.

Les doy el pésame y me dirijo tras ellos hacia la tumba designada, allí es donde se encuentra su madre que murió hace 10 años y es donde van a enterrar al padre que acaba de morir para que descansen juntos, mi labor sacar a la madre y meter sus restos en una urna pequeña para introducirla después en el ataúd del marido.

La pregunta de rigor: ¿era diabética?, esa que importancia tenia me dicen, las personas diabéticas debido a su medicación suelen aparecer a veces igual que el día que las enterraron respondo, no dicen, respiro aliviado; he visto más de una cosa que dan pavor y me gusta estar preparado para ello.

Quito la lápida con cuidado, rompo los ladrillos y veo que el ataúd está casi intacto; es por el sol, en esta zona del camposanto la humedad casi no existe y la madera se suele conservar bastante bien.

Saco el ataúd ayudado por la máquina que compraron el año pasado para que no se necesitase ningún ayudante, recortes de personal encubierto; extraigo la caja y les pido que se retiren a la sala de espera del cementerio por si no quieren ver todo lo que va a suceder, dicen que no.

Abro la caja siendo yo la primera persona que ve aquel cadáver tras diez años, un vistazo rápido y la vuelvo a cerrar con fuerza,

La familia me mira horrorizada, ¿Qué ocurre, se preguntan?

Les pido que me acompañen a la sala de espera del cementerio para que puedan sentarse y les explique qué ocurre, mientras intento recordar la última vez que tuve que explicar a unos familiares que la tapa interior del ataúd esta arañada y la expresión de terror de su calavera, señal de que la persona allí enterrada no estaba realmente muerta cuando la enterraron.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Wow! Terrible, realmente terrible. Otra vez, si.
    ¡Hombre Cometa! ¡Que gran relato! Y además muy bien narrado. Me ha recordado a las historias de Edgar Allan Poe. Él también tocó ese mismo tema. Uno va siguiendo los pasos del enterrador, y el final es tremendo. Agradezco tus comentarios.
    Muy buenas letras amigo Cometa!!!!
    Has hecho realidad mi máximo terror! Que yuyu, Cometa! Besos temblorosos...
    ¡Buena historia!
  • Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

  • 1090
  • 4.58
  • 76

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta