cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
OTRO 12 DE JULIO DE 1997 FUE POSIBLE
Reflexiones |
16.07.07
  • 2
  • 5
  • 2844
Sinopsis

Hacía calor, muchísimo calor. Estaba en medio de un descampado. Eran las 16:50 horas de un 12 de julio de 1997. La Beretta del calibre 22 se le escurría de su sudorosa mano derecha. Con la pistola apuntaba directamente a la nuca de su presa: un chaval arrodillado, con las manos atadas en su espalda y una cinta en la boca. Él estaba justo encima del amordazado y podía percibir perfectamente su temblor, su olor a sudor frío. El chico que tenía bajo su pistola estaba realmente aterrorizado. No podía esperar más. Tenía que acabar ya con aquello.

Justo en el momento en el que iba a apretar el gatillo, Francisco Javier García Gaztelu, alias ‘Txapote’, dudó. Por primera vez en los tres años desde que pertenecía a ETA, dudó. Ya había matado a otras personas, pero no podía quitarse de la cabeza las imágenes que había visto en las últimas cuarenta y ocho horas: cientos de miles de manos blancas, montones de gentes abarrotando las calles pidiéndole que no apretara el gatillo, todo un país paralizado y con la respiración contenida... Él, orgulloso, había presumido ante sus dos compañeros de que llegado el momento no le temblaría la mano. Ahora, en ese preciso instante, en la hora de la verdad, miraba desorientado a su alrededor. Sólo encontró los ojos desconcertados de José Luis Geresta Múgica, ‘Oker’, su compañero, que sujetaba al chico tembloroso que no se podía mover. A continuación, levantó la vista y se le clavó la mirada impaciente de Irantzu Gallastegi Sodupe, ‘Amaia’, al volante del coche en cuyo maletero habían traído hasta allí a su inminente víctima.

“¿Qué me está pasando?”, se repetía constantemente Gaztelu. Su corazón se aceleraba, la cabeza le estallaba. “No, no puedo fallar...”. Notaba cómo sus compañeros se miraban extrañados entre sí. Ambos le tenían como el referente del comando. Su sangre fría y su carácter duro e implacable le habían conformado un aura especial dentro del conjunto de la banda. Sin embargo, ahora no podía quitarse de la cabeza el pensamiento de que millones de personas estaban con el alma en vilo pendientes de su acción. El grito de “¡Miguel Ángel, Miguel Ángel!”, salido del clamor de una masa ingente a lo largo de esos dos días, le quemaba por dentro.

Finalmente se maldijo a sí mismo, disparó dos tiros al aire y le pegó una patada en la espalda al chico amordazado. Cogiendo del brazo a su compañero le montó en el coche y le dijo a ‘Amaia’: “¡¡¡Vámonos de aquí, mierda!!!”.

......................

Esto es lo que debería haber ocurrido hace diez años si el asesino que encañonaba a un inocente amordazado hubiera demostrado que en sus entrañas había un mínimo de naturaleza humana. Lamentablemente, no fue así y la historia es la que todos conocemos. El odio y el fanatismo exacerbado de una alimaña inhumana no dispararon dos tiros al aire, sino que arrasaron sin piedad la vida de Miguel Ángel y la esperanza de todas las personas de bien.

Miguel Ángel Blanco. In memoriam.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA MARTÍNEZ
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El texto, como relato vale más que una simple estrella, como fuente de manipulación y publicidad partidista merece incluso cinco, pero si unimos todos los valores humanos que un texto de esta índole merece tener, con una sola estrella ya le sobra. La muerte de Miguel Ángel Blanco, tan inocente como muchos otros, tuvo la oportunidad de significar algo. Aquel día un par de etarras con más odio que cerebro culminaron lo que pudo ser el final de ETA, pero la misma arma de doble filo que disparó a Blanco y a ETA a un tiempo, se volvió a disparar después cuando el PP, la AVT y el Foro de Ermua, con más odio visceral que inteligencia, lo pretendieron usar publicitariamente para sus fines y así, lo que pudo ser el comienzo del fin para los terroristas, se convirtió en un balón de oxígeno para la banda. Si se quiere vencer al terrorismo se ha de usar la cabeza y no las tripas y este texto tiene mucho de lo segundo y muy poco de lo primero. Aquí aún lloramos Hipercor... ¿fue mejor Blanco que las inocentes familias con niños que aquí quedaron cercenadas? ¿Donde estuvo el PP, la AVT y el Foro de Ermua cuando la primavera pasada se inauguró el monumento a las víctimas de Hipercor? Para algunos aún hay muertos que valen más que otros y tu texto es el vil ejemplo.
    Muy bueno. N.P.C., la gente como mirinda cree que recordar un incidente horrososo que convulsionó España a manos de un verdugo enfermo y lleno de odio mediante esa bala de recorrido 48 horas(qué bala más lenta Dios mío) es algo político; probablente piense que una banda de asesinos sea un asunto político y su cruzada una verdadera guerra(entre la pistola y la nuca), posiblemente vote a los que no asistieron en nombre d ela ciudadanía(10 millones de sus votantes, recuerdo) a dar tributo a la memoria de alguien cercenado de su vida con 29 años...gente como mirinda vuelve a matar a Miguel Angel con su olvido...el asesinato del olvido... tan cruel y terrible....
    Mirinda, estás muy equivocado/a sp piensas que este escrito es una "herramienta electoralista de panfleto". ¿Me oyes hablar de política? Es una reflexión en la que he intentado adentrarme e la cabeza de alguien que convlusionó con su acción a todo un país. ¿Qué pasa, que la mención del nombre de Miguel Ángel Blanco es hacer política? Es mi forma personal de homenajear su memoria. Ni más ni menos.
    Todos estamos en contra de E.T.A., pero me parece que utilizar esta página y la causa antiterrorista como herramienta electoral de planfeto está muy feo. Tu discurso no me gusta, tendrías que respetar la pureza de esta página.
    Ojalá hubiera sido como dices, pero Txapote no dudó. En su mente estaban Zabala y su hermano que, por cierto, nunca había intervenido en acciones de ETA, era virgen y las hordas de Galindo no le dieron una muerte tan limpia como a Blanco. Se limitaron a maniatarlos y a lanzarlos a un depósito de cal viva donde, poco a poco su carne fue disolviendo entre atroces dolores. Esos representantes del supuesto estado democratico y que seguian siendo los mismos asesinos psicópatas que obligaron a crear a ETA. Para Txapote las manos blancas sonaban a burla, en aquel color veía el doloroso final de su hermano revolviendose espasmódicamente de dolor, ardiendo por acción de la cal viva. ¿Un tiro en la nuca? ¿el fin de ETA? Nada de todo eso le importaba en esos momentos. Disparó, pero el descanso ansiado no lo obtendría entonces... ni nunca.
  • Mi primer homenaje a Unamuno en 2016...

    Todo día es bueno para homenajear al más grande de todos los poetas: el loco Don Quijote, custodio de la fraterna utopía.

    Con los héroes de Charlie Hebdo. Aunque no compartiera muchos de sus postulados ni la forma de expresarlos, ¡siempre con la libertad de expresión!

    Como cada año, mi homenaje a las ánimas de rostro global...

    Evidentemente, no manejo eso de juntar versos. Pero, desde el cariño, vaya desde aquí mi homenaje por Don Alfredo.

    Hay quien no le gusta que aquí el deporte sea un tema de inspiración... Pero yo insisto, pues además va en clave de humor. O eso pretendo.

    Unos días después, pero aquí llega mi particular homenaje a Gabriel García Márquez. Una parte de este relato es muy real, ¿eh?

    Mi homenaje al maestro Paco de Lucía, que hoy nos ha dejado muy huérfanos.

    Perdón por el tono...

    Aquí, tratando de pegar un bocado a la dura corteza que cubre este mundo nuestro para vislumbrar qué hay realmente dentro... Advierto: es una impresión muy personal.

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta