cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
PALABRA DE BÍPEDO (6)
Varios |
27.02.19
  • 0
  • 0
  • 252
Sinopsis

A veces un diario y otras no.

JUNIO

 

Suelo sentirme como Toulouse-Lautrec: Deforme, rechoncho, y jorobado. Para colmo sin su extraordinario talento para el dibujo y las vaginas (La Belle-Epoque está llena de anécdotas que lo pintan, como a todo enano que se respete, brutalmente bien dotado: caballo más o menos)

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

 

     Dudo que pueda escribir una novela por mínima que sea. Me vencen la ansiedad y la pereza (combinación inmoral de estética barroca y grotesque)

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

 

     Casi soy un Ángel. Mis omoplatos pugnan por atravesar carne y pellejo para convertirse en alas irreprimibles. Costilla tras costilla, vértebra tras vértebra, se afilan como pincel de oscuro expresionista: la oreja de Van Gogh salta de un tajo.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

 

     También es de un cierto interés cercano al asombro (incluso estoy tentado a escribir surrealista) poder palpar a placer cada intríngulis calcáreo (desafortunado eufemismo para hueso, vulgo: lugar común repetido hasta la náusea, in abstracto, verbigracia Jean Paul) que intenta definir aquello a lo que se adhieren dermis y epidermis, siendo tal intento un rotundo fracaso determinado por la ausencia de masa corporal,  indispensable para cohesionar pómulos y maxilares, sienes y nariz, orejas y frente, ergo: faz (¿En principio Haz? ¿Y de haz faz, luego de faz fas: fascismo? ¿Será ésta la causa de que su variante cara (en inglés face o fases de la luna) haya degenerado en careta, carátula y caricatura)

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

     Es irremediablemente obvio que cualquier otra persona (del latín máscara, in extenso personatus: falso, engañoso) dedicada al noble arte de pasar por alto dos de las tres comidas que exige toda dieta básica, sentiría como yo ascender su morbo en rítmicos aleteos de etérea indolencia, ello cada vez que se ajustara el esternón (mal llamado cueva del tórax, o inútil sala de estar para pulmones y nicotina) tensándolo por los bordes con la sana intención de evitarle arrugas a la camisa. Lateralmente hablando, no es difícil colegir que mi pelvis daría buen gusto a una espléndida sopa de res o de cerdo (a lo Brillat-Savarín y Chateau Latour Blanc Du Blanc para más señas) Por último, sería de consumada ingratitud no decir algo sobre mi protuberante coxis: cruje al sentarme.   

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

 

     Cuando éramos ingenuos (nacidos libres) la totalidad del ser individual y colectivo adhería a la idea de nuestra sola y única raza: la humana. En la medida en que introducimos dentro de la ecuación de las interrelaciones básicas de subsistencia (cooperación y solidaridad enraizadas en los principios de justicia y equidad) factores externos surgidos de lo que denominamos progreso (una vez que aprendimos a denominar, conceptualizar, y decodificar) parcelamos nuestro sentido de pertenencia de acuerdo a una limitada, restrictiva, y excluyente variedad de parámetros artificiales, dividiendo aquello que era uno (Lo Humano) en grupúsculos incapaces de cualquier tipo de convivencia real (lo que no excluye la convivencia ficticia basada en el intercambio de intereses, necesidades, y privilegios). Es así como aparecen pertenencias falaces muy diversas: ideológicas, políticas, étnicas, religiosas, sexuales, intelectuales, gremiales, sectoriales, y de clase, entre otras. Es obvio que ante una tan desproporcionada multitud de estructuras entre las cuales elegir para autodefinirnos como pertenecientes a una u otra o varias de ellas, el sentido de Humanidad terminó por diluirse, pasando de ser la esencia de lo humano a convertirse en un simple denominador numérico de los miembros bípedos del club de animales racionales. Aunque es fácilmente deducible, conviene recordar que en tal disolución, que pretende cohesionar lo verdaderamente Humano en sectores acordes con determinadas ideas o preferencias, se encuentra el origen de todo tipo de discriminaciones. Esto es: Lo Humano anhelando Lo Humano desde la supresión de Lo Humano que no se corresponda con lo que considero como específicamente Humano, es decir, con lo que sostiene y defiende las ideas inherentes al grupo del que formo parte: callejón de dulce pellejo, cuando menos (o Alicia sorprendida por el conejo en plena masturbación epistemológica detrás del espejo impoluto)

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a mi nieta: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta