cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
PALABRA DE BÍPEDO (8 y 9)
Varios |
03.03.19
  • 5
  • 2
  • 147
Sinopsis

Diarius senectus (?)

AGOSTO

 

     Hoy tuve una visita inesperada. Cuando me estaba afeitando (lo que requiere de mí una habilidad casi quirúrgica, verbigracia el  severo caso de mejillas hundidas que padezco) pude ver sobre mi espalda, en el espejo que se encuentra ubicado frente al espejo que está encima del lavabo, la extraña serpiente que denomino columna, extendiéndose en curvaturas sublimes desde la nuca hasta el coxis. Jamás la había visto con tanta nitidez. Lo único que se me ocurrió fue saludarla (preferí evitar una descortesía que pudiera motivar su adiós definitivo a mi cuerpo)

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

SEPTIEMBRE

 

     Mi memoria está enferma. Mi imaginación está enferma. No me refiero a las muy variadas formas en que estás esferas (o cuadrados, o triángulos, o rombos, o como sea) de nuestra mente suelen caerse de la cama con 42 grados de fiebre y dolor lumbar. Tampoco me refiero a ninguna suerte de fetiche sexual o anhelo sadomasoquista (en realidad no me atraen las perversiones: nada de incesto, ni zoofilia, ni parafilia, ni otras filias taimadas o agresivas. Tal vez algo de queso cottage en el dulce ombligo de una bailarina ventral o en los deditos de una joven ninfa de pies como nenúfares) La enfermedad que me aqueja tiene que ver con la ausencia de la presencia (verbigracia Sartre de cabeza) y se manifiesta en falsos recuerdos de origen imaginario. Nada es verdaderamente presencia en estos recuerdos, porque nada de lo que imagino está vivo (incluyendo estas palabras que pretenden explicar lo inexplicable o atrapar una mosca por sus alas) Cuando lo que llamo imaginación (mía de mí) se divierte en el dulce juego de hilvanar paisajes, sucesos, y personas, no permite jamás que superen desiertos, partidas de naipes, o fantasmas. Mi memoria, haciéndole el juego, me imagino, lo registra todo como si en verdad hubiera sucedido, guiándose por el ínfimo porcentaje de verosimilitud que mi imaginación le permite obtener. Cualquier persona de razonamiento limitado podría concluir que mi cara está cubierta por múltiples máscaras indetenibles. Yo prefiero apropiarme de las palabras que Mefistófeles dirije a Fausto (palabras hijas de la imaginación de un tercero en pugna: Goethe) “Todo lo que te he dicho hasta ahora es mentira…incluso esto último.”

 

PD: Tengo tres divisas (o lemas, lenguas, luengas distancias a ninguna parte) que semejan el rostro de mi rostro detenido en la pereza del espejo:

 

1.- La frase de Goethe debidamente comillada en el párrafo que precede al párrafo posterior  (aquel)

 

2.- Una de Quevedo que sigo sin dubitaciones: “Más inclinado a filosofar en vino que ha filosofar en vano.” (supongo que siendo cultor del tinto y las meseras regordetas le fue fácil escribir aquello de las desventuras del ano)

 

3.- Y otra que suele pasearse sacando su nariz de la sombra del griego: “El alma no piensa sin fantasmas” –sentenció Aristóteles (mucho antes de que Freud plagiara de él todo su enjambre psicoanalítico)   

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a mi nieta: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta