cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Palabras que matan
Reflexiones |
14.06.13
  • 2
  • 1
  • 1660
Sinopsis

Siempre me he preguntado si las personas son conscientes del daño que pueden llegar a hacer con sus comentarios...

Hay palabras que matan. Palabras que de manera individual poco indican el poder que poseen pero que cuando se unen para formar frases, se convierten en letales. Cada persona tiene las suyas, tanto quien las pronuncia, como el destinatario de las mismas; lo peor, es que el emisor, sabe a ciencia cierta el daño que produce cuando las permite salir de sus labios.

“Qué” y “tienes” son algunas de ellas. Tan inofensivas, tan simples, tan poquita  cosa, y sin embargo tan viperinas, porque generalmente son utilizadas para recalcar algo inapropiado, algún defecto o una cualidad que no es tal (en este último caso se utilizan de manera irónica con lo que duelen todavía más)

“Vaya xxxx que tienes”, se ha convertido en la frase favorita de muchos que son capaces de ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio. Esas personas que a modo de martillo pilón la dejan caer, y os aseguro que no hay armadura, cota de malla o aura resplandeciente que aguante su continuo  golpear. Al final erosiona, pero no lo hace suave como el agua que redondea los cantos. No. Erosiona con el desgarro que produce la fractura en una piedra, dejando un fragmento cortante e irregular, dañando el todo y dañando lo que queda alrededor.

Puede durar minutos, puede durar horas, en algunos casos dura toda la vida. Se puede luchar contra ellas, se necesita valor y fuerza interior. Valor para enfrentarlas, para rebatirlas, para negarlas. Fuerza interior para comprender que la realidad no es esa; que tienes lo que tienes, y que precisamente eso que tienes, es lo que te hace ser tú mismo. Debemos comprender que los demás, perciben de nosotros unas sensaciones distintas, que no todos nos ven con los mismos ojos, ni están dispuestos a aceptar nuestra forma de ser de la misma manera.

Palabras, palabras son; depende de quién las pronuncia y del tono que utiliza al hacerlo.

Palabras, palabras son, da igual quien las diga y con qué finalidad.

Palabras, palabras son; no matan, ni siquiera hieren; si somos capaces y sabemos jugar con ellas, nos hacen más fuertes. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 25
  • 4.55
  • 129

Me llamo Loly y soy una apasionada de la literatura.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta