cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Papa Guédé
Terror |
18.12.16
  • 5
  • 4
  • 100
Sinopsis

¿Despertaste? Mal hecho

Toc…Toc…Toc…

Papa Ghédé es un tipo atractivo”

Desperté aquella mañana entre sudores, la noche había sido horrible, terribles pesadillas nublaban mi mente y no sabía dónde estaba. Poco a poco mis ojos se fueron acostumbrando a la luz, era una habitación oscura y no había estado jamás allí… sin embargo… todos los objetos me resultaban terriblemente familiares. A lo mejor aquello era otro sueño, pero faltaba algo, faltaba esa especie de halo borroso que rodea las pesadillas, no, aquello no era una pesadilla, era real… tenía que serlo.

Al fin lo veía todo, era un cuarto muy grande, los muebles eran de madera oscura y tenían raras inscripciones, como si una clase entera de muchachos con navajas hubieran pasado allí un día aburridos, pero las cosas que había escritas no se asemejaban en nada a algo que escribiría un niño, no uno mentalmente sano al menos.

Toc…Toc…Toc…

Con su sombrero negro y su chaqueta”

La poca luz que entraba por la ventana era blanca, y era demasiado brillante como para ser de la luna, al menos en un día normal, las manchas en la ventana hacían sombras que juraría que me miraban, se movían e intentaban llegar a cualquier lugar para fundirse con la oscuridad y desaparecer. Todo lo que había en aquella habitación parecía no querer estar allí, todo lo que había en aquella habitación quería huir.

Mire por la ventana, por lo poco que se veía de la casa es que era un segundo piso de una casa grande, pintada de blanco con grandes trozos de madera rotos y descascarillados, fuera solo había campo. El viento era fuerte y movía la hierba alta de un lado a otro,  la luna se escondía tras negras nubes que amenazaban tormenta.

Toc…Toc…Toc…

“¡Papa Ghédé se dirige a palacio!”

¡La puerta!, eso me despertó, hay alguien llamando.

Salí de mi habitación y baje las escaleras, ante mí se mostró un corredor, estaba pintado de blanco y había puertas a los lados, pero al acercarme descubrí que no eran reales, estaban pintadas en la pared. Mire de nuevo y vi que salía una pequeña luz de alguna parte, era de la cerradura, lentamente me agache y mire por ella. Tras la primera puerta se veía una gran fiesta alrededor de una hoguera, la gente de todos los colores y nacionalidades bailaba y se divertía, comía y bebía, saltaban la hoguera como si la posibilidad de quemarse se hubiese quedado en casa mientras ellos salían, de pronto todos se giraron, la música ceso y me miraron, todos a la vez me señalaron y en un idioma que no pude reconocer dijeron algo antes de mirar al cielo y continuar con la celebración. Tras la segunda puerta había un hombre, pero algo pasaba, estaba viendo toda su vida, vi como nacía su hijo, como crecía, cada movimiento y cumpleaños, los disgustos y alegrías, su boda y su vejez y finalmente cuando el hombre iba a morir el tiempo se paró, los asistentes al entierro estaban congelados en sus asientos mientras el muerto lentamente se levantó y lentamente movió los labios para decirme en aquel raro idioma lo mismo que los hombres de la primera puerta. Aterrorizado aparte la vista y caí contra la pared que tenía detrás, esta al contacto conmigo cedió y aparecí en un corredor, cuando me levante me di cuenta de que la pared rota por la que había entrado no era más que otra puerta dibujada ahora. Me gire y continúe andando, el pasillo estaba pintado de negro y había dibujos extraños en las paredes, olía a velas y a fuego, olía a tierra y a… No, no era ese olor, no sé por qué pensé eso en aquel momento, el olor que me había recordado al hedor de la muerte se convirtió en colonia, y a mi boca vino un sabor parecido al del Ron pero con un extraño picor.  

Caminaba lentamente por el pasillo cuando empecé a oír música que salía de las puertas, al pasar la primera sonaban tambores propios de danzas africanas, pasando la segunda se les unieron instrumentos de viento, aquello empezaba a ser muy agobiante, la música comenzó a intensificarse y cada vez que daba un paso sonaba más y más alta, me tambaleaba de un lado al otro y perdía el equilibrio por su efecto, en mi cabeza empezó a sonar una extraña canción… “Papa Ghédé es un tipo atractivo” decía la letra, “con su sombrero negro y su chaqueta” me acerque a la puerta que cada vez parecía hacerse más grande y estar más cerca hasta que choque contra ella y caí al suelo, el viento soplaba fuertemente bajo ella y la sombra de unos zapatos se dejaba entrever “¡Papa Ghédé de dirige al palacio!” entonces volvieron a llamar a la puerta “toc…toc…toc…” y la abrí…

“Ya comerá y beberá cuando vuelva”

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Cuando el diablo esta ocupado y la muerte algo mas, me llaman en su lugar por mi toque especial. Agradecere comentarios y criticas constructivas sobre mis obras, gracias

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta