cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Papa ya vengo
Drama |
06.08.12
  • 4
  • 4
  • 1093
Sinopsis

una enfermedad, una espera

Reconozco que el tiempo, implacable en su avance, siempre me hizo sufrir de una inimaginada sensación de vértigo. Pero hoy, aquí sentada mirando el reloj, éste tac tac me parte el cerebro creando una ansiedad perversamente inversa.


Siento que hace horas estamos esperando, cuando en realidad son 56 minutos escasos.
El estático banco de madera se clava en mi nalga, la espalda contra la pared fría crea al cabo de un rato, un dolor agudo en mi columna vertebral, lo cual me provoca moverme de posición continuamente.
Éste desnudo y sórdido pasillo, enfrentando banco contra banco me recuerda los rieles del subte en un túnel. Y otra vez mis ojos se paran en ese inmenso reloj que marca los segundos con un feroz sonido a hueco.
Puedo imaginar las cucarachas saliendo de algún hueco del zócalo y correr entre mis zapatos. De tan solo imaginarlo, la repulsión me hace levantar los pies del suelo, haciendo crujir la madera del banco.
-Ya quedate quieta niña, que me ponés más nerviosa de lo que estoy- me reta Elsa, mi hermana mayor.
El día se apaga, lo puedo ver por la ventana de vidrio blanco esmerilado con bordes de metal. Y ese olor a hospital, a medicina, a desasosiego…
Descubrí éste olor el día que acompañé a papá y a Elsa, a éste mismo hospital, seis meses atrás. Era otro pabellón, otro piso, pero el mismo olor inmundo.
Aquella mañana de lunes esperé afuera, mientras ellos entraban al consultorio del doctor. Después de leer tres revistas de caricaturas, salieron los dos con caras tristes.
Los ojos de Elsa estaban húmedos y enrojecidos. Me tomaron de la mano y no pronunciaron palabra por el resto del día.
El martes, Elsa, me explicó brevemente que papá estaba enfermo y que ya no iría a trabajar. Que le tendríamos que cuidar mucho mientras se hacia un tratamiento difícil pero que lo ayudaría a curarse.
Escuché la palabra quimioterapia y radiación por primera vez. Yo no sabía que era, pero no estaba segura de que eso fuera lo mejor para él.
Particularmente cuando pasaron las semanas y lo veía cansado, pálido y flaco. Ya no salíamos a caminar por las tardes, ni me ayudaba en las tareas de la escuela como antes. Perdió el pelo, pasaba horas en el sillón del living o en la cama y cuando regresaba del tratamiento vomitaba y no quería comer por días. Se quejaba de nauseas y dolores. Elsa trataba de darme ánimos diciéndome que eso era normal y que papá mejoraría rápido una vez que terminase con la quimio.
-Efectos secundarios de la medicina- me decía. A veces la escuchaba llorar de noche cuando apagábamos la luz y pensaba que dormía.
Yo quiero creerle, confió en ella. Elsa es como la madre que no conocí mas que por fotos. Mama murió unos meses después que yo nací en un accidente de trenes. Me hubiera gustado conocerla, pero como la tengo a Elsa y a papá nunca la extrañé ni me sentí muy triste.
Hace como un mes Elsa me dijo que había hablado con el Doctor Irrazaval, quien operaría a papá para sacarle un tumor de la panza.
Es por eso que aquí estamos esperando que se abra la puerta vaivén al final del pasillo. Pero pasa el tiempo y no sale nadie.
- Susi, toma, aquí tenés plata, andá abajo y comprate unas galletitas para vos y una caja de chicles para mi, yo aquí te espero, esto va a ser largo - dice Elsa.
Recorro los pasillos donde hay otra gente esperando.
En el segundo piso hay cuartos con pacientes en las camas y visitas que entran y salen.
Una enfermera empuja a una vieja sentada en una silla de ruedas. Lleva una manta de cuadros y la silla hace un chirrido agudo al andar. Papá diria que necesita aceite.
Llego al kiosco pido mis galletitas favoritas y una caja de chicles de menta para Elsa.
Miro por la ventana al jardín del hospital. Se lo ve lindo, ¡ si hay hasta flores en los canteros! Parece que fuera mas temprano por que aun hay sol.
Atrás del árbol hay alguien que me saluda, y se sienta en una banca. ¡Pero si es papá! Voy corriendo.
Papá, papito, ¿ que haces? ¿ Ya te operaron, te dejaron salir? Ya no se te ve cansado ni ojeroso. Te veo contento.

Me abraza fuerte y me da un beso.

- Susi, mi nena linda. No te preocupes por mi, yo ya estoy muy bien, ¿ me das una galletita? Si hasta tengo hambre…

- Si papi toma, quedate con el paquete, que la voy a llamar a Elsa que está arriba para irnos a casa-

- Anda querida, anda que las espero, te quiero nena, las quiero mucho a las dos.

¡ Que alegría!. Subo las escaleras a los brincos, corro hasta el pasillo donde está Elsa.

Miro la ventana de vidrios esmerilados. ¡Que raro!, abajo había sol y la ventana aquí está oscura como si se hubiera hecho la noche de golpe.

Veo a Elsa con las manos en la cara. El doctor Irrazabal la toma por un hombro mientras le habla lentamente.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta