cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Para siempre
Amor |
10.09.13
  • 4
  • 4
  • 1923
Sinopsis

Amor, en estado puro.

 

 La veleta gira silenciosamente en el viento," Mirlo negro, pájaro de hierro,

no des tantas vueltas que deshojaras los pétalos de los crisantemos, voy

a llevarle a mi esposo estas flores, que duerme en el cementerio".

Cantos de golondrina revolotean en el crepúsculo, en un aire dorado que sueña

la lejana redondez del mundo, y el gato, tranquilo y bien alimentado,

duerme sobre la hierbabuena del huerto.

La viuda pasa por las calles y ve los calabacines y las ciruelas amarillas que reposan

en las ventanas de las cocinas, se venden a dos monedas el kilo,y la vida sigue

haciendose como cada otoño en el pueblo. A pesar de la tristeza y la soledad,

que rebosan, derramandose en el el vaso de los años.

Un poniente tornasolado resplandece tras los árboles del cementerio,

y unas cuantas grullas, vuelan alejándose en el último azul del cielo.

Ella coloca los crisantemos sobre la tumba, como un amoroso y postrero tributo:

"Te quería antes de conocerte y dormía pensando en ti, cuando todavía éramos

muchachitos formando algarábia por las calles del pueblo. Un día se cumplió mi

ilusión y supe que tu también me querías. Recuerdo con nostalgia aquel verano de

racímos de oro en el que nos casamos.

Pasamos juntos toda una vida, y cuando te marchaste, seguí durmiendo cada noche

abrazando la almohada, como si tu habitases en ella, soñando que alguna vez

volverás a ser tu quien me abrazase.

Y la viuda dio sepultura a su marido en un nicho doble, sin tabiques, en un ancho ataúd

tan grande como una cama y encomendó a sus hijos: Cuando yo muera abrid el ataúd

de Padre y enterradme con él, que los siglos pasen sobre nosotros y descansemos en paz

bajo los días y las noches, que en el tiempo mezcle el polvo de nuestros huesos,

y nuestras almas se abrazen allí arriba, en lo eterno.

Así en las madrugadas, cuando salgáis al balcón y miréis las estrellas del cielo, sabréis

           que en alguna de esas luminosas nieblas, nosotros estaremos allí

                                     queriéndonos, queriéndoos...

                                               Para Siempre.

 

                        

                                  de mi libro "Santuarios del crepúsculo"

                      NS:1246584790649/2004 N.EXP:49434894386733/2004

                                        Todos los derechos reservados

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Joven pintora y escritora de origen español- holandés, Grado superior en Geografia e Historia en la UNED, y estudios de Artes y oficios. Publicó un libro de relatos "El espejo de oro" y trabaja como modelo, eventualmente. Pueden verse sus videos en youtube.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta