cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Para ti.
Reflexiones |
14.01.18
  • 3
  • 0
  • 637
Sinopsis

He guardado durante bastante como me sentí en aquel momento... se que no es muy sano guardar este tipo de sentimientos, pero no quiero preocupar ni traer tristeza de vuelta a alguien, por eso, quise publicarlo y librarme un poco de este peso que tengo en mi corazón.

Recuerdo ese lunes, era una mañana sin clima, neutral. No hacía frio pero tampoco tenía calor. Realicé mi rutina de todas las mañanas: levantarme, estirarme y luego buscar mi celular para luego contestar los mensajes. Pero no lo hice. En vez de contestar los mensajes entre a Instagram, solo para encontrarme con una noticia que me dejaría la sangre helada. Recuerdo haberla visto y quedarme en blanco, pensando: "debe ser un sueño -no- una pesadilla", aunque en el fondo sabía que ya había despertado. Sin poder creérmelo, revisé facebook y twitter, para finalmente llegar a la conclusión de que uno de mis ángeles, al fin había vuelto a casa. Al principio no me dolió, aún con saber que ya no tendría noticias de ti nunca más, mi corazón se sentía apagado. Mire mis posters y entonces las lagrimas comenzaron a derramarse. Si no me mantenía ocupada lloraría hasta que me duela la cabeza, asi que fui a la última red social que no había revisado, Whatsapp. En Whatsapp tengo dos grupos en los que el interés principal es mi grupo favorito, asi que no era de esperar que todos esten alarmados y alterados por la triste noticia. Lo recuerdo bien, estuve cuatro horas con ojos llorosos leyendo noticias sobre el suceso, algunas daban esperanzas pero otras simplemente nos decían que debíamos preparemos para el final. Luego de leer noticias repetidas, caí en que el mensaje que estaba esperando no iba a llegar. Nadie iba a publicar "No se preocupen más, está en grave estado pero vivo" ... Luego de que amigas preocupadas por mi me dieran el pésame, intenté seguir con mi día, fue difícil, a cada rato las lagrimas volvían y la tristeza se apoderaba de mí. Pensando en ti, me di cuenta que quizás no te he dado toda la atención que hubiera podido dar, que quizás yo podría haberlo hecho mejor, y que quizás, para mi, tu eras alguien muy importante. Me llenabas el alma de emociones con las que nunca pensé que iba a lidiar... y quién diría que, también experimentaría por primera vez, la tristeza de perder a un ser muy querido. ... Al segundo día de los ocurrido ya me sentía mejor, ya podía verte y escucharte sin derramar una lágrima. Al leer publicaciones de otras chicas, me sentía culpable, culpable de que la gente sufría aún, y yo, seguía mi vida como si nada. Poco tiempo después, se lanzó un vídeo en el que hacías lo que mas te gustaba, cantar. Pense qué ya estaba lista para verte en un vídeo, pero estaba equivocada. Saliste en la pantalla de mi celular y cuando tu voz salio del parlante, las lagrimas comenzaron otra vez a salir. Pero esta vez no fue algo ligero, mi vista estaba tan borrosa que apenas distinguía lo que veía, y mi corazón me dolía mucho. Dentro de poco se va a cumplir un mes desde que dejaste este mundo para reunirte con las estrellas. Creo que no fui honesta cuando aún respirabas, pero haga lo que haga, no puedo cambiar el pasado, asi que me toca vivir con este hecho, y seguir adelante, como te hubiera gustado. Esta carta es para ti, Kim Jonghyun, mi gran estrella. Descansa en paz. Lo hiciste bien, demasiado bien.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • He guardado durante bastante como me sentí en aquel momento... se que no es muy sano guardar este tipo de sentimientos, pero no quiero preocupar ni traer tristeza de vuelta a alguien, por eso, quise publicarlo y librarme un poco de este peso que tengo en mi corazón.

  • 1
  • 3.0
  • -

Quiero publicar lo que siento, cosas que me da pena contar a los demás, ya sea por desconfianza o por el simple hecho de no preocuparlos.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta