cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Paraísos en la tierra
Drama |
08.08.18
  • 4
  • 31
  • 9465
Sinopsis

Un haz de luz que se descompone en el Prisma. Eso somos. Provenimos, tomamos nuestros caminos y ya nada puede reunirnos. ¿O si? "...lo que llamamos azar es nuestra ignorancia de la compleja maquinaria de la causalidad..." -Jorge Luis Borges-

Mayte tomaba café en la coqueta esquina de la peatonal. Ya no escribía, ni soñaba despierta, mucho menos aún, proyectaba viajes por el mundo.

A los 63 años su tarea se había reducido a lamentarse por los acontecimientos de su martirizante vieja soledad y su novel cáncer de mamas.

Sheehan montaba un monopatín eléctrico, lo había robado dos calles abajo en la tienda de Mascotas. Llevaba los auriculares blancos que tanto le gustaban, con el volumen al máximo, escuchaba “TNT” de AC/DC.

No podía dejar de pensar en su madre, que a decir de su tío en la llamada del día anterior, había sido atropellada por un camión de los insurgentes Dinkas. Su cuerpo, arrastrado y ametrallado luego, hasta convertirse en una masa sanguinolenta e irreconocible.

Le atormentaba tanto esa muerte como su promesa incumplida de volver a buscarla.

Samuel, fumaba su grueso habano cubano en la terraza del bar mientras jugueteaba con la calculadora del celular. En una mesita con dos sillas colocadas al estilo parisino, esperaba a su hijo. Se acercaba el Pesaj, lo había invitado con el pretexto de organizar la fiesta. En realidad, el verdadero motivo, era echarle en cara su nuevo éxito comercial e intentar que despierte al llamado de un apellido con pasado y presente ganador, en el mundo de los negocios.

Philipp caminaba por la calle con prisa. Debía retirar el Rolex, que la empresa donde trabajaba le había encargado comprar, para regalarle con motivo de su jubilación.

Treinta años de servicios destacados, memorandos infectados de horarios compromisos y obligaciones. Al salir de allí, lo esperaba su mujer, para reservar el salón de eventos para el casamiento de su nieta y luego debería pasar a hablar con el Pastor por lo de las Ofrendas Dominicales. Su agenda nunca tenía blancos.

Anja y Pavel en el banco de la glorieta, se besaban descaradamente a la vista de todos los que pasaban por el lugar. La semana anterior habían discutido mucho, peleado casi por deporte, esta cita había sido acordada con destino de reconciliación.Las explicaciones, excusas y perdones fueron rápidos. Se amaban y deseaban enormemente, como para perder tiempo en irrelevantes argumentaciones.

Babak vagaba cegado por el sol, tenía debajo de los grandes anteojos negros, los ojos enrojecidos. Varias horas de alucinantes y violentos juegos de Play Station 4 lo habían exasperado, se sentía irritable y nervioso. El hachís, que había consumido en pequeñas cantidades, le había multiplicado su percepción auditiva y visual. Notaba que los ruidos a su alrededor lo fastidiaban, tenía la sensación que todos los transeúntes se abalanzaban sobre él, impidiéndole tomar al bebé que se escurría de los brazos de su mujer para perderse en el agua oscura y viscosa.

De pronto el tiempo se detuvo.

Lo que estaba acaeciendo perdió toda relevancia.

Una parte del paisaje callejero había entrado en una vorágine enloquecida.

En tanto, una franja delimitada por las causalidades del Universo, recordó el viejo precepto en que el presente sólo se forma del pasado y transmutó en sitial de relámpagos fulgurantes y rojizas medialunas del ocaso.

En el instante en que Mayte pensaba que tal vez, en el tiempo que le quedaba podría encontrar la oportunidad de redimirse, la luz blanca enceguecedora en forma de túnel, la envolvía.

Pavel comenzó a escuchar un murmullo, un Mantra, que se fue convirtiendo en un monótono rezo de alabanzas en su nombre practicado por todos los hombres de su tribu.

Anja, no había regresado nunca más en sus pensamientos al Reino de Hel desde la muerte de su madre. No aceptaba paisajes lúgubres en su vida, le parecía un despropósito visitarlos, no comprendía porque todo esto se le revelaba subitamente.

Sheehan se mudó en un rayo fulminante a Sudán del Sur, un niño, sentado bajo un boabab,  preguntaba al supremo Nhialac, por qué había abandonado a la humanidad a su suerte. Los tambores sagrados cesaron abruptamente.

Samuel experimentó de pronto un inusual sentimiento de compasión por su hijo, quería tenerlo con él y abrazarlo, no importaba que hubiera decidido ser músico, podía aceptarlo, pero no perderlo.

Philipp abrazó al Golden Retriever que saltó sobre sus pantalones y perdió sus manos entre las orejas. Que hermoso animal, ideal para una próxima vida.

Babak sintió bajo sus pies el puente de la vida eterna, orgulloso y altivo libró sus pasos sobre él.

Así, uno a uno, todos fueron abandonando la calle.

Rumbo a sus creencias, sin importar que hicieran, pensaran, desearan, sintieran o representaran.

Sus vidas ya eran parte de una anécdota. Errantes comentarios en las redes. Doloroso asombro de familiares. Una fecha en el Calendario Nacional de Efemérides.

Un recorte de diario que comenzaba a ponerse amarillento:

"La mañana del jueves 22 de Julio dos jóvenes que transitaban por la hermosa glorieta de Saturno de Sirope sorprendieron a quienes paseaban por el lugar o estaban sentados en los bares junto al canal.

Afirman  testigos e investigadores que extrajeron armas automáticas, una vez vaciados los cargadores sobre el gentío, atacaron a toda persona inmovilizada por el horror, con Pica hielos y punzones.

El actuar veloz y eficiente de la Guardia Nacional permitió preservar la vida de los demás transeúntes y parroquianos.

Las víctimas han sido identificadas como Mayte Ezcurra Licenciada en Filosofía y escritora. De Viladecans, España.

Pavel Propescu, vendedor ambulante. De Curtea de Arges, Rumania.

Anja Gustaffson, maestra rural. De Gutemburgo, Suecia.

Samuel Goldstein, empresario. De Haifa, Israel.

Philipp Nouriet, Gerente de Harrison's, de Aviñón, Francia.

En tanto los terroristas fueron identificados como Sheehan Amín, de Abalbagaggi y Babak Kulffur, de Eúfrades.

Paradójicamente todos los comentarios de allegados y familiares, conicidían en que los fallecidos habían arribado a Saturno de Sirope en busca del Paraíso.

fuente: Diario el Imparcial

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Magnífica narración para un trágico y triste final. Un saludo...
    Genial
    Me ha encantado Roluma. Un saludo y enhorabuena.
    Excelente en forma y contenido, impecable narrativa. Saludos Roluma.
    Muy bien construido y narrado el relato. Felicitaciones.
    toda mi admiración para ti. un abrazo
    Muchas gracias Roberto por tu estimulo y por leer mis escritos. Un abrazo, feliz 2019.
    Un merecido primer lugar entre los relatos más valorados.
    Gracia Peibol Feliz y Chus Luvi. Un fuerte abrazo.
    Me ha gustado tu relato Roluma. Saludos
  • ¡Donde está el Dr. Somner?

    El final estaba claro. A veces alguien mete la cola.

    Muchos la describen como único capital. Otros prefieren enfocarse en lo que sucede "en el mientras tanto". Ella sabe esperar. Soledad. Es su juego.

    Este escrito cobró vida como por arte de magia. Apareció de repente en el papel. Como vertiente que brota de la piedra. Luego de una investigación sobre los inmigrantes en la argentina de final del siglo XIX y principios del siglo XX, para la búsqueda de los personajes de la obra "Stefano" de Armando Discépolo. Padre del Grotesco Criollo. Una porción de la historia argentina y mundial, apasionante.

    Incursionar en nuevos géneros, avisarme, darme cuenta que todo está dentro. Un poema surrealista en una mañana simple y tranquila. Tal cual hoy, mi vida. Gracias "maestro" Octavio".

    Siguiendo con mis inquietudes me di cuenta que nunca escribí un Nanorelato. Al leer al amigo Horacio de la Barrera Campos en esta Web pensé que nunca podré escribir algo de los quilates que ha escrito él. Al menos debo intentarlo para quedar en paz conmigo mismo. Nada mejor que seguir con el tema de los mandatos que tanto han jodido y siguen jodiendo vidas.

    Los sucesos y personajes de ese relato son ficticios, así como sus nombres, sus circunstancias sus cuentas bancarias y desarreglos emocionales. Cualquier similitud con personas reales o hechos concretos son producto de la imaginación y la perdida de la razón que últimamente experimenta el escritor. Deseo que este escrito se lea con el mismo el humor con que fue concebido. A mis queridos colegas de letras, los abrazo con el cariño, el respeto y la admiración que siento y merecen. PD: lógicamente quedo a la recíproca para cualquier juego que les parezca pertinente. Hasta la próxima.

    Hablemos sin saber un juego teatral que aunque parezca mentira, conlleva saber de todo un poco para poder inventar un poco más, además de una prolifera imaginación y talento para mentir, o no tanto.

    Este ensayo, nace de las largas horas de sillón, de no poder moverme de casa y de tener tiempo para aunar locas ideas que venían de visita hace un tiempo o hechos que han forjado nuevas en estos veinte días. Hablemos sin saber es un juego teatral, donde los participantes hablan sin prejuicios de temas de los cuales no tienen ni idea y donde se divaga en grande, como le he plasmado yo aquí.

    Recuerdos de infancia de un niño feliz.

  • 65
  • 4.54
  • 246

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta