cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pausa
Reflexiones |
07.03.18
  • 4
  • 4
  • 1503
Sinopsis

El sueño, parece no querer abandonarme, ha vuelto el letargo a apoderarse de mí. Es la sensación de estar en un receso momentáneo de los días, de las horas, de la vida…

El sueño, parece no querer abandonarme, ha vuelto el letargo a apoderarse de mí. Es la sensación de estar en un receso momentáneo de los días, de las horas, de la vida… El ahogo en una pausa muy quieta, un silencio que rompe ruidos. Un silencio que aplasta, que te deja suspendido en el aire, un lugar sin tiempo donde no importa nada, donde todo absolutamente todo, da igual.

Es estar navegando en un barco fantasma sin rumbo, como pasear en un vaivén de olas en calma… el tic tac del reloj parece más lento, las velas se consumen en su cera más despacio que de costumbre, y cuanto más me esfuerzo por cambiar esa sensación más contundente se torna. Todo parece haber parado de repente, mi mundo ha dejado de girar. Y con mi mundo, mis sentimientos y mis emociones

Por momentos siento que no puedo respirar, pero soy consciente de que en cualquier momento el llanto irrumpirá sin dejar espacio a nada más. Después de tantos vaivenes del alma , que suele aliarse con el corazón, he descubierto que conozco dos tipos de lágrimas, las de aceptación y tristeza, y las de tristeza y dolor a la vez. Sin duda alguna son peores las segundas, porque esas por mucho que llores, no consiguen aliviarte. No son un desahogo, son un grito desesperado por querer entender la situación que vives, por querer salir huyendo sin más, porque sientes la fragilidad del alma y es justo en ese momento cuando irremediablemente te das cuenta de que lo que estas sintiendo es real.

Al final he llegado a la conclusión que la desilusión más cruel es la de ver a través de los ojos de la otra persona, porque a pesar de no haberlo buscado, la realidad se te presenta delante sin avisar y tienes que mirarla a la cara y luego coger un espejo para mientras te miras, intentar comprender que parte de responsabilidad tienes tú en todo eso. Y lograr entender que a veces la mirada del otro cambia tu propia mirada. Luego asumirlo y aunque duela, volver a darte cuenta de que en realidad no sabes nada, que nunca has sabido nada de nada.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Preciosas palabras
    Querida Nora,lagrimas..........tristeza.............dolor.................una combinación fatal que puede terminar con malas consecuencias.Yo,que tengo la suerte de conocerte,se que sabras tomar la decision correcta para terminar con ese sufrimiento.Solo te falta creértelo y saber que la felicidad la tienes a la vuelta de la esquina. Un acto....una consecuencia.
    Me ha gustado Nora. Bien descripto el sentimiento. Muy profundo lo que se plantea. Gracias por compartir. Sigue escribiendo. Un abrazo
    Y nunca sabremos... Me alegra verte de nuevo por aquí, Nora :) También tengo periodos de alejamiento de la escritura o incluso de mí mismo, pero aprovecho esos días para pensar y leer. Por cierto, estoy leyendo tu libro a partir de la iniciativa indie de Mireia :)
  • He pensado tantas veces en que sería de mi presente si hubiera elegido otros caminos que la sola idea de volver a intentar valorarlo me aburre.

    Los pájaros que cada día visitaban mi soleada terraza aún no habían venido, todos los días hacía lo mismo, sacaba al perro a la misma hora y la misma pregunta a horas distintas.

    Cada día huele más a verano y todavía es invierno, un invierno que se ríe del frio. Un invierno que no quiere serlo, un invierno que quiere ser primavera, como cuando una mujer siendo morena decide que es rubia.

    Sabía que estaba viviendo tiempo de regalo desde que me levantaba por la mañana con la temperatura corporal de una merluza congelada.

    Al principio del camino hay un montón de libros apilados en el suelo, ya los estoy viendo.

    Buenos días , esta mañana a parte de con el café que tienes preparado en la cafetera, quería que desayunaras con esta carta que un día escribí para tí.

    Por qué tenemos que esforzarnos en recordar nuestra esencia constantemente en lugar de ser al revés

    Pensaré que otra te envía mensajes y me dará rabia

    Dicen que hay personas que buscan otras personas que transformen su realidad.

  • 33
  • 4.49
  • 330

Escribo cuando me arde el alma y las palabras apagan mi fuego.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta