cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
PAYASOS
Reflexiones |
10.12.07
  • 3
  • 5
  • 1830
Sinopsis

Nunca me habían gustado los payasos, incluso, a veces me aterraban y no me hacían gracia alguna.
Recuerdo mi primera fiesta, que en el momento de la tarta salía un payaso sonriente intentando de cualquier modo hacernos reír. Lejos de lo que él intentaba constantemente, yo lloraba y buscaba alteradamente la protección de mi madre.
No me gustaban esos rostos completamente maquillados, esos colores llamativos que utilizaban en su vestuario y mucho menos me gustaba aquella estúpida nariz roja.
Para mí, el término payaso era igual a terror, no me transmitían ternura, ni ingenuidad, ni todo eso que un buen payaso debería transmitir.
Supongo que aquellos personajes que veía, tan solo era actores intentando hacer un papel, un papel muy falseado para mi gusto. A todos ellos les vendría bien escuchar la frase que en su día dijo Darío Fo: "Creer que se es payaso por ponerse una pelotilla roja en la nariz, un par de zapatos desmesurados y aullar con voz aguda, es una ingenuidad de idiotas".

Pero un día, no recuerdo muy bien que edad tenia, en la tele aperciero unos payasos llamados Gaby, Miliki y Fofito. De repente un tal Fofito decía...“¿Cómo están ustedes?” y a continuación todos los niños le respondían alegremente.
Jamás olvidaré esas primeras impresiones sobre ellos. No tenían la cara pintada, ni sus vestimenta era llamativa pero si que eran auténticos payasos. Sentían lo que decían, conectaban con su lado infantil y eso llegaba al espectador. Eran unos grandes creadores y provocadores de risas, se hacían querer con tan solo verlos y transmitían una gran ternura.

A raíz de conocer a estos payasos, empecé a entender muchas cosas, los verdaderos payasos son personas, no son personajes inventados. Son una parte de nosotros mismos que muchas veces olvidamos, esa parte ingenua, bondadosa, vulnerable, inocente, en definitiva, el lado que mas nos aferramos a no mostrar. Un gran payaso a de ser capaz de conectar con ese trozo de si mismo y exagerarla en su representación. A esto se debe que muchos actores no logren ser buenos payasos ya que su registro es completamente diferente. Ahora mismo recuerdo una cita que viene mucho al caso: “El actor inventa o interpreta un personaje, mientras que el payaso encarna el suyo propio"
      
Y dicho todo esto entonces. ¿Entonces todos tenemos a un payasito dentro de nosotros? Aunque la pregunta exacta sería… ¿Por qué no ser payaso en los momentos que alguien necesita una sonrisa?

Leticia C.

            
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 13
  • 4.08
  • 703

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta