cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pecado Solitario
Varios |
18.11.12
  • 4
  • 15
  • 4488
Sinopsis

Un pequeño relato que espero sea de buen gusto. No quiero ser ponográfica, pero tampoco muy santurrona. Espero haber logrado un balance artístico con este tema.

Mi mano se deslizó timidamente entre mis senos.

¿Qué estoy haciendo? -Pensé-. En la iglesia me dijeron que esto era pecado. Debo detenerme.

Pero no me detuve. El contacto de las yemas de mis dedos con mis pezones me produce un escalofrío ambiguo. Siento un hormigueo al mismo tiempo que acaricio la aureola y voy subiendo hasta la punta.

-¡Ya basta! -me digo-. Esto no está bien, debo detenerme. La hermana Elisa dijo en la Iglesia que jugar con el propio cuerpo es también pecado. Detente, Renata, para ahora.

Me ignoro a mí misma al mismo tiempo que mi mano acaricia mi vientre y siento los vellos que se erizan al contacto. No detengo el recorrido de mi mano que poco a poco se va deslizando más abajo del ombligo hasta sentir la suavidad de la flor de mi sexo.

Lo que comenzó con una leve caricia fue subiendo de tono, cada vez más y más rápido, cada vez más y más fuerte, cada vez más y más descontrolada. El placer era una cascada de energía que electrificaba hasta mis huesos y hacía que arqueara mi espalda de forma violenta. No podía resistirlo. La explosión final llegaría de un momento al otro y sabía que no podía gritar aunque todo el anhelo de mis entrañas era hacerlo.

Ya no puedo aguantar.

La explosión estaba por llegar, abrí más las piernas y aceleré el movimiento con más vigor, respirando con dificultad, apretando los dientes, cerrando los labios hasta que el big bang estalló de repente y mi cuerpo se contorsionó por instinto propio, poseído por la bendita sensación de aquel pecado solitario.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias por tu voto y tu comentario, y por este interesante e imaginativo relato... un abrazo
    En el año 2006 Blues Cantazzaro publicó "Dolores se llama Lola". Fue una especie de hito en esta página. El tema era el mismo o cercano. Tu escrito, efectivamente, se queda a medias, ni despierta ningún instinto morbosillo, puro porno desinhibido, que es el bueno, ni saca mucho arte del temilla, alguna imagen original, qué sé yo, masturbarse, por ejemplo, con el rosario que le prestó la superiora del colegio para que evitara la tentación rezando, cuando descubre que las bolitas son perfectas para pasarlas, arriba y abajo, ris, ras, ris, ras, por la puntita del pincelillo.
    ............
    original y te engancha desde un principio,felicidades
    La forma de describirlo es casi poética.
    Me gustó tanto que me dejo con la miel en los labios no haber podido disfrutar de una mayor descripción y extensión.
    la descripción es erótica y atrapante. La mezcla del placer con la sensación de estar cometiendo un pecado le da un ingrediente poderoso y dramático. Un saludo
    Escrito con cariño, teniendo el cuidado de no pasarte, intentando darle el toque preciso de poesía. A mí en cambio me habría gustado algo más crudo. No tanto por las descripciones, sino por el contexto, haberlo hecho algo más duro. Me resultan extraños esos monólogos de la protagonista, creo que podrías darle más naturalidad. Aún así, ese luchar contra cierta moralidad impuesta creo que empieza a quedar en el pasado, por eso creo que el relato podría ir más allá con otro contexto: masturbarse tras una ruptura, masturbarse tras una relación sexual insatisfactoria, masturbarse pensando... ¿pensando en qué? Quizá podrías haberlo llevado por ahí, creo que ha quedado algo neutro, aséptico.
    Escribe tus comentarios...Una grata experiencia autodescubrirse.
    Yo te absolvería pero es que no pertenezco a la Iglesia ,ni creo que disfrutar de tu propio cuerpo sea un pecado.
  • Lo que no tenemos es lo que deseamos.

    Amanecí un poco depre...

    .

    Creo que los hombres también necesitan saber lo que se siente cuando te usan para sólo tener sexo.

    Alguien me contó lo que a continuación escribo. Es un relato de estilo erótico y lésbico.

    Un saludo a todos. Gracias a Zenón, a Diana, a la Pequeña Escritora y a todos mis lectores y valoradores. Espero verlos en Facebook, en la página de TusRelatos.com. Besos

    Quiero contarles un poco de mi historia y de cómo terminé escribiendo en está página.

    Lo que escribo no lo viví yo. Me lo contó una amiga como un chisme y no me resistí para hacerlo cuento.

  • 14
  • 4.21
  • 631

Quiero ser escritora. Ese es mi sueño y no me rendiré hasta hacerlo realidad.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta