cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Pedro Páramo y el tiempo congelado
Reflexiones |
18.02.21
  • 4
  • 4
  • 769
Sinopsis

“Pedro páramo” y el tiempo congelado

Por: Felipe Solarte Nates.

Desde la atmósfera que rodea las primeras escenas de la novela, el autor  marca el escenario del tiempo congelado, al igual que el aire y los caminos que bajan o suben, según se vaya o se venga, sin importar a dónde lleven por esos parajes de desesperanza en blanco y negro del abrasador México semidesértico y rural de inicios del siglo XX, que como fotógrafo capturó Juan Rulfo en las imágenes físicas de esos fantasmas que vuelan y hablan con otros muertos habitantes de  los yermos campos y las ruinosas casas de su novela “Pedro Páramo y el libro de cuentos “El llano en llamas.

A lo largo de la novela “Pedro Paramo”, construida por escenas y no en tiempo lineal, como en un torbellino se entrelazan ecos de diálogos precisos, cargados de tensión y austeridad, entablados entre personajes reales y sombras de tiempos atrapados por las telarañas de los recuerdos en  cuartos de  casas abandonadas y caminos polvorientos por los que trasciende el fantasmal México de “Adelita”, “La cucaracha” y las rancheras y corridos revolucionarios que en las cantinas rebosantes de tequila cantaban y bailaban los hombres de Pancho Villa y Emiliano Zapata, después de sus combates contra las cuadrillas de terratenientes como  Pedro Páramo, -quien como todo un señor feudal o el  “taladro” Giraldo paramilitar colombiano, ejerciendo el derecho de pernada-, andaba sembrando hijos,  como los dos hermanos que accidentalmente se encuentran en la primera escena, -cuando Juan Preciado busca el camino a Comala-  y deambulan por esas breñas polvorientas, a la buena de dios y más vale del diablo de vida a la que los condenaba con su abandono de reproductor insaciable,  amo y señor de haciendas, pueblos  y voluntades, que coincidió en asistir a sus bautizos, pero no en responder por ellos y sus madres.

Es una magistral técnica narrativa que rompe los moldes tradicionales y requiere de lectores atentos al enmarcar atmosferas de paisajes agobiantes por el calor y la pesadez, con  el  contrapunteo de diálogos, que sin caer en el costumbrismo, nos hacen sentir en el México de las películas de charros ‘sombrerones,  pistoludos’ y cantantes  de  la época de oro de su cine, que inundó los teatros de nuestra niñez, pero no con el tinte machista, festivo y caricaturesco, sino con un dejo de nostalgia y frustración por una revolución ‘triunfante’  -que a la hora de repartir la tierra de los Pedros Páramos y  afrontar la religiosidad ofendida de los ‘Cristeros’ y adoratrices de la  ‘madrecita Guadalupana’ -  a los campesinos pobres  que hablan por boca de los fantasmas, sólo  les quedó la idolatría religiosa y los eriales donde sólo crecen  piedras, polvo,  víboras y cactos, mientras los jefes de lo que sería el PRI, “la dictadura perfecta”, según Mario Vargas  Llosa, se quedaron con las mejores tierras y siguieron co-gobernando con alcaldes, jueces, curas,  policías corruptos y  de los omnipresentes amos de los carteles del narcotráfico contemporáneo.

En Pedro Páramo intuimos el entierro en blanco y negro del México rural de la revolución mexicana que se niega a morir en Chiapas con los ‘zapatistas’ del comandante Marcos y en nuestra época resurge con nuevas caras y ropajes de  los señores feudales que aún campean en sus campos, al igual que en Centroamérica y  Colombia y que en esta época bailan, no a ritmo de rancheras sino de narco-corridos, música norteña y de carrilera,  glorificando las hazañas ‘robinhodnescas’ del Chapo y Pablo Escobar y de todos los narco-hacendados que siguen trabajando en llave con dirigentes como los de la “Ñeñe política”, funcionarios del Estado, de las fuerzas armadas, grupos paramilitares, la iglesia y los nuevos socios del gran capital que mantienen a las sociedades congeladas en los tiempos del atraso semifeudal para perpetuar la violencia, corrupción de la justicia y las instituciones buscando permanecer en el poder con sus delfines.

Es una metáfora del tiempo que parece avanzar, pero está congelado,  sacudiéndose cuando  tempestuosos huracanes y terremotos  de la tierra desperezándose,  o de los pueblos agobiados por la inequidad, rebelándose, desentierran los  fantasmas  dormidos de Comala, transfigurados en  otros tiempos, rostros y paisajes.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 342
  • 4.5
  • 302

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta