cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pensamientos perturbados de una adolescente saltándose las clases.
Reflexiones |
09.02.14
  • 4
  • 4
  • 1182
Sinopsis

Matando el tiempo... ¿De una forma absurda?

Hoy no voy a clase, ¿por qué? pues primero, estoy destrozada, segundo, apenas puedo mantener los ojos abiertos, tercero, las ojeras me llegan al suelo, y cuarto, ni siquiera he tenido tiempo de ducharme. Apesto. Tengo cara de muerta y pocas ganas de aguantar a nadie. 
Es lo que pasa cuando trasnochas y madrugas, y si ese trasnochamiento lo has agotado besando y follando, para acabar durmiendo tres horas... ¿Qué más explicaciones razonables puedo dar? ¿Pero a quién pretendo engañar? si no hubiera quedado anoche con ''U'', ahora estaría en clase, fresca como una rosa, y no estaría aquí, en la biblioteca, haciendo tiempo hasta que mi madre se vaya de casa y pueda ir a una cama.

Escribo esta mierda mientras intento no romperme las narices contra la mesa si me da una de esas cabezadas mortales, ¡ah!, y ya que estoy en la biblioteca, intento hacer ver que estoy resumiendo un texto, o cualquier otra cosa relacionada con el acto de estudiar.

En fin, tengo una estrategia ''infalible'' para evitar discusiones con mi madre. Cuando pase un cuarto de hora, o, ¡qué coño!, lo que tarde en escribir esta paranoya de mierda, pienso recoger mis cosas y pirarme de aquí, abajo, en la puerta, me fumaré un cigarro para hacer aún más tiempo, y después iré a una cabina y llamaré a mi casa, para saber si mi madre sigue ahí o se ha ido de una puta vez. Sí, cuando tengo sueño mi mala hostia (que de por si ya es mala) aumenta, y me da por las palabrotas ¡PUTAS PALABROTAS! me pregunto si esto podría considerarse un texto filosófico, seguro que si mi profesor leyera esto pensaría que tengo talento para la escritura, al menos yo lo pienso.

Bueno, cuando llegue a mi casa voy a dejar todas mis cosas y mi propio cuerpo en la habitación de mi hermano, ya que es muy poco probable (que no imposible) que mi madre entre ahí. Me dormiré y cuando despierte pensaré en el asco que doy por no haber ido a clase, pero eso lo pensaré cuando esté descansada. Ahora solo puedo pensar en dormir... 

Cama, blandita, sábanas, calentitas, oscuridad, silencio, tranquilidad, comodidad, reposo... me voy ya. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta