cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Pensando en ella
Amor |
04.01.12
  • 5
  • 6
  • 1222
Sinopsis

Es un breve relato a modo de reflexión, donde se deja ver los sentimientos tan fuertes y lazos que podemos tener con una persona, cuando sentimos verdadero amor por ella.

Me desperté una mañana bastante excitado, había pasado bastante tiempo a la sombra de mis obligaciones, atrapado en la oscura y gélida manta de la rutina. Los días se sucedían unos a otros,

llegando hasta el punto que siempre iba desorientado a todos lados. No sabía qué día era, tampoco me fijaba en las manecillas del reloj que me iban marcando el transcurso de las horas.   Tenía una increíble sensación recorriéndome el cuerpo. “El fin de una etapa, el comienzo de una nueva”, pensaba. Por fin mi suerte iba a cambiar y el inalterable transcurso de las cosas, tomaría un nuevo rumbo. Todo iba genial, estaba muy contento y la idea de darle un nuevo giro a mi vida era justamente lo que el cuerpo me pedía, era todo lo que necesitaba. Todo... hasta que apareció ella.   Dejadme que os explique: Ella era el punto de inflexión en el centro de la ecuación de mi vida, era cuanto menos una nueva forma de cuestionarme todo lo que para mi representaba mi mera existencia, lo que yo creía que era al menos sentirme vivo. Cuando la vi, adquirí un nuevo significado nunca antes jamás imaginado, un sudor frío me recorrió la mejilla y un nudo se me hizo en la garganta.   Un simple intercambio de miradas bastó para petrificarme durante unos segundos y acelerárme el ritmo cardíaco de forma preocupante. Tenía un pelo negro, oscuro, a simple vista se apreciaba lo bien cuidado que lo tenía, la inmensa belleza que emanaba cada uno de sus folículos. Le caía hasta el comienzo de los hombros, de forma grácil y majestuosa, una cara fina, con una tez muy suave y unos labios cerrados pero muy expresivos que evocaban un irresistible deseo de quererlos besar.   Era maravillosa. Su cuerpo poseía unas curvas poco sugerentes pero muy hermosas, era lo más parecido a un libro con una portada bonita pero sin llamar demasiado la atención, pero que conservaba en sus páginas las más increíbles historias de aventuras. Así era ella, tremendamente hermosa, muy femenina, y con un carácter muy noble, pocas veces antes visto en una mujer de tal magnitud.   Si se me permitiese pedir un deseo y éste se hiciese realidad hubiera pedido sin temor a equivocarme pasar el resto de mis días con semejante criatura de Dios. Es ahí cuando llegó el problema. Simplemente no podía.   Había sido maldecido con el peor de los castigos, tenía que conformarme con verla a diario, pasando el tiempo cerca de ella, y sin embargo... tan sólo podía contemplarla en silencio, desde una distancia prudente, esperando que no se diese cuenta de que la observaba. Me vi forzado día tras día a verla sonreírme, a intercambiar con ella saludos y palabras cuando nadie más se interponía, a morderme en silencio la lengua cuando en realidad lo que quería decirle era que la admiraba profundamente y que quería pasar el resto de mi vida con ella.   Os estaréis preguntando entonces... “¿Por qué no?” La respuesta era sencilla: Tenía novio. Pero es a su vez más complejo que eso. Durante el transcurso de los días, también había podido observarlo a él, los había visto juntos en más de una ocasión. Podía notar como se miraban, o el simple hecho de como se abrazaban...no eran necesarias las palabras. Se querían mucho. Pensé que eran ingenuos porque aún no habían vivido todo lo que conlleva una relación... sin embargo...mantenían la ilusión, “la chispa”, me recordaron a mi en alguna etapa anterior de mi vida.   Las expresiones de sus caras lo decían todo. Eran felices, ella era feliz y eso por encima de todo, era lo que más me importaba. Comprendí entonces que ella podría haber sido la mujer perfecta para mi, pero que por cuestiones de la vida, yo había llegado tarde o en el momento inapropiado. Entendí cual era mi destino y que tenía que cumplirlo: Pasaría el resto de mis días observándola, amándola en silencio. Tal y como había hecho siempre  
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este no me gustô pero te seguiré la pista, ânimo!
    Muy bueno
    Ya sé a quién te refieres, a mi me pasaba igual. Pero lo mio fué peor, cometí un error
    Me ha llegado el relato. Excelente. Pasa a menudo lo que relatas. Saludos
    me recuerda mucho a una historia que hice y que he subido (carta a julia por si te interesa) pero la escribi bastante pesimo jejeje me ha gustado mucho jejeje besos
    Una historia muy bonita y además loable por la desición del soñador. Escribí algo similar. Saludos
  • Una triste historia que nos habla no de los detalles sino del mensaje que a menudo intentan transmitir. Grandes o pequeños, fugaces o para toda la vida...los símbolos de amor.

    Un joven conoce en un sueño a mujer misteriosa y este se siente extrañamente atraído hacia ella. Sin saber muy bien si es cosa de su imaginación o no, se plantea algunos interrogantes ¿Quién es esa chica? y ¿Cómo llegar hasta ella?

    Un misterioso joven llega a una ciudad desconocida, donde conoce a un panadero y ambos aprenderán una valiosa lección.

    Una vida normal y sencilla, sin apenas contacto con nadie, tan sólo su trabajo, hasta que un día encuentra una nota que no le dejará indiferente...

    Reflexión sobre el estado anímico de las personas, ¿por qué nos auto-limitamos cuando no hay nada que impida cumplir nuestras expectativas?

    La historia de como un hombre fue destruido por su peor enemigo...él mismo.

    El primer caso del detective John Tayler. Un doble homicidio en un hotel de Nueva York, una llamada misteriosa y una serie de enigmas que tendrá que ir resolviendo y le irán guiando hasta el final de su aventura.

    Es un breve relato a modo de reflexión, donde se deja ver los sentimientos tan fuertes y lazos que podemos tener con una persona, cuando sentimos verdadero amor por ella.

  • 8
  • 4.58
  • -

Amante de las nuevas tecnologías y las telecomunicacones mi gran pasión es escribir aunque por desgracia no dedique cuanto quisiera todo el tiempo que este humilde arte requiere.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta