cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Pequeña Flor de Lis
Drama |
08.02.20
  • 4
  • 9
  • 188
Sinopsis

Nina. Capítulo I

Nina camina sin rumbo. La noche está bien avanzada y realmente le da igual a dónde la lleven sus pasos. Sólo quiere andar, perderse, dejar tras ella los pensamientos como deja atrás las baldosas una vez pisadas. Arde otra vez la herida en su pecho, no sabe que hacer ya para apagarla.

Las anchas calles aparecen teñidas con una ténue luz amarillenta, ilumina apenas pedazos de calle.

Su involuntaria ruta cuadrangular la ha llevado a la puerta señalada con una Flor de Lis. Un antiguo farol de cristal con el nombre "Biblioteca Pública" sobre ésta, brilla pobremente en la oscuridad de la noche. Las enormes puertas de madera están cerradas, pero conoce la entrada lateral, donde hace muchos años hubo un local y una escalera que conectaba con la biblioteca. 

Llama a la puerta, dos golpes, tres y de nuevo dos. Se abre una pequeña mirilla y ella le acerca un pequeño tatuaje que lleva en la parte interior de su muñeca. La puerta se abre.

—¿Qué es lo que te trae otra vez aquí? ¿Acaso te has rendido? 

Ella no sabe qué contestar. Su inconsciente sabe lo que le hace falta y procura que lo tenga.

—Necesito...

—Claro, no me hagas caso. Entra.

Subiendo unas escaleras llega al rellano donde una figura de la estatua de la Libertad con la antorcha apagada la mira con frialdad. Piensa en las otras dos que ha visto por el mundo.

Un hombre ataviado con un traje oscuro, la chaqueta sobre un jersey negro de cuello alto, peinado impecable, sale a recibirla.

—Buenas noches, Nina —sonríe y deja ver sus colmillos relucientes. —No importa el motivo, eres bienvenida. Sabes que es la última vez, que no hay marcha atrás.

—Si. 

Traspasan las puertas y se adentran en otro siglo.

Miles de libros antiguos encerrados en vitrinas forran las paredes hasta el techo, decorado con cenefas doradas y brillantes lámparas. Huele a papel y a madera viejos. Entran en una sala lateral, con sillas para las pequeñas exposiciones y el hombre, activando un resorte, abre una puerta entre las estanterías. 

Ella conoce el recorrido, igual que conoce la sala interior y el sofá de piel negra donde se sienta, acomodando su cuerpo. Desabrocha el cuello de su camisa y recoge su melena a un lado. Cierra los ojos. Sin miedo.

Nota como el hombre del traje oscuro se instala a su lado. Se estremece al sentir por unos instantes su cálido aliento sobre la piel al inclinarse sobre ella; en un beso mortal clava los afilados colmillos en su cuello, en el hueco entre la mandíbula y el hombro. Horadan su piel y penetran obscenos en su torrente sanguíneo.

Lentamente su conciencia se va diluyendo en un dejarse ir extasiado, el mayor placer que se puede percibir, y la embarga una gran felicidad antes de dar fin a su realidad.

Los segundos se alargan indefinidamente en el apasionado y letal beso. Finalmente el hombre se levanta y dirigiéndole una casi tierna mirada, abandona la sala.

Nina parece dormir entre hermosos sueños, su rostro en paz, su brazo colgando fuera del respaldo, donde se puede ver una pequeña Flor de Lis tatuada en su muñeca.

 


Continuará...

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me alegra saber que te gusta, Francesc. La biblioteca, aunque no he querido mencionar su nombre en el relato, es una preciosa joya oculta de Barcelona, la Biblioteca Pública Arús y la he descrito tal como la recuerdo. Estando ahí hace años, ya pensé que podían haber habitaciones ocultas... El tema vampiro... siempre me ha impresionado un poco, ya sabes, miedo de niña, intriga más tarde. Suerte con el técnico! Abrazos
    ¡Ah continuará! Confieso que con este relato me has vuelto a sorprender. Me ha gustado el bárroco y lúgubre ambiente que describes, así como la actitud de la chica. Exactamente era eso lo que pasaba con las mujeres vampirizadas en DRÁCULA. Ellas se extasiaban. Te mandé unos mensajes en la otra página que sigue igual, pero se han borrado. Mañana iré al técnico para que me lo mire. Tal vez haya que cambiar la casilla. Si no he ido antes, ha sido porque la tienda estaba cerrada.
    Desde luego, estoy totalmente de acuerdo con esa afirmación, Cometa y bro. Abrazos a los dos
    Un libro a veces nos sirve para aplacar nuestra alma un saludo
    Mi agradecimiento, Jovato, Víctor, Miki y Rocío. Cuando leo un libro y me surgen dudas... siempre me digo: continúa leyendo. Más pronto o más tarde sabremos de Nina. Besos a todos.
    Gran relato con la cuota de sensualidad y misterio suficientes para hacerlo encantador.
    La nada se vacía en el todo. La conciencia desaparece dando paso a la paz, al deseado descanso que limita el alma. Alas a cielo abierto, juegos de desconcierto. Bien ambientado y descrito, como de costumbre, encanto. Besos sin usar los colmillos
    Vaya. Entonces hay que tener cuidado con las personas tatuadas con flores de lis? Se convirtió en un vampiro también? O solo murió del éxtasis de la muerte? Son muchas preguntas, jeje. Gran relato! Saludos!
    una variante fuerte del sexo oral.....
  • Micro

    Nina. Capitulo III

    Nina. Capítulo II

    Nina. Capítulo I

    Keanu es el primer hombre que no pierde la vida al amar a la Hechicera desde... Se ha olvidado ya cuántos sí lo han hecho en sus brazos a lo largo de los últimos cientos de años. La Hechicera ha dejado tras de ella tantas pasiones como muertes sin el más mínimo remordimiento, cuerpos resecos, como cascarones vacíos, igual que su alma. Si la leyenda tiene algo de verdad, llegará un hombre de corazón sincero que revertirá el hechizo, anulando los poderes adquiridos de magia negra de la portadora.

    Una leyenda cuenta que hace mucho tiempo una joven sacerdotisa del Templo de la Diosa de la Luna se enamoró perdidamente de un peregrino y vivieron su relación oculta a todos durante largo tiempo, hasta que finalmente se descubrió su transgresión. Su amante, en lugar de estar a su lado huyó del lugar dejándola con el corazón roto de desencanto. Ella cayó en desgracia, fue repudiada y expulsada del Templo y de sus tierras circundantes. Nadie la ayudó, excepto una vieja que vivía en compañía de su gato negro, en una pequeña casa de piedra alejada de los caminos, allá en lo más profundo del bosque. La vieja, que era una hechicera oscura, la adoptó como aprendiz. Con el tiempo le transmitió todos sus secretos de magia negra. El que fuera un cándido corazón se había transformado en una maraña de rencor y se protegió rodeándose a sí misma con un hechizo: sus amantes fallecerían después de haber yacido con ella.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta