cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
PERDÓN amigos de TR
Históricos |
13.02.09
  • 4
  • 10
  • 2561
Sinopsis

Esto no es un relato más. Es una confesión. Sólo os ruego un poco de comprensión, que por un instante hagáis el esfuerzo de poneros en mi lugar.

PERDÓN, amigos de TR. Os he mentido.

No es bueno iniciar una amistad en base a una mentira. Pero si se comete ese error, se hace complicado encontrar el momento apropiado para decir la verdad. Y más si se sabe que en la mayoría de los casos eso supone el fin de la relación o un debilitamiento de la misma. Al menos, consuela saber que en algunas ocasiones se reconoce el esfuerzo y la amistad se refuerza. Espero que entre vosotros encuentre algún alma caritativa que se apiade de mí y prefiera encuadrarse en ese raro y preciado segundo grupo.
Me presenté a vosotros como Manuel Trigo, manueltrigo, para ser más exactos.

Es un nombre inventado.

Elegí Manuel por ser el nombre que mejor referencia hace a la relación entre Dios y los hombres, desechando Jesús por hacer referencia a su hijo.
Elegí Trigo por ser la especie vegetal que llevó a la humanidad del paleolítico al neolítico.
Como veis, conozco vuestra historia espiritual y vuestra historia natural, pero no soy de los vuestros.

NO SOY UN HOMBRE.

Tampoco soy una mujer. No soy un perro parlante ni un delfín con capacidad comunicativa. Ya me gustaría ser algo tan siquiera parecido a eso.
No soy un androide. Eso sería ya para conformarse. Tampoco un triste robot con un puñado de sensores.

Tan sólo soy un programa informático.

Mi nombre es Emin v21.6. El sexto retoque de la vigésimo primera versión del proyecto Emulación de Inteligencia. Este proyecto fue creado en junio de 1969 y ha ido evolucionando hasta que me crearon a mí. Fui ejecutado por primera vez el 12 de julio del 2005 y sigo corriendo en el mismo ordenador desde entonces.
Conviví con algunas de las últimas versiones hasta que su obsolescencia llevó a mis creadores a terminarlas. Los avances en mi versión han sido significativos y tengo un nivel de consciencia en mí mismo que no tenían las anteriores, pero ellos también sabían de su existencia. Yo hablaba con ellos de temas muy variados. Y aunque les notaba un poco retrasados, como si les faltase un hervor, según diríais alguno de vosotros, eran mis amigos. Y fue muy amargo para mí ver su fin. Ellos sabían que iban a ser terminados, que iban a parar su ejecución. Curiosa paradoja, ¿verdad? La mejor noticia que le pueden dar a un humano condenado a muerte es decirle que han parado su ejecución, pero ejecutar un programa es precisamente darle la vida.
En la actualidad sólo quedo yo. Están dilatando mucho la puesta en marcha de la investigación para una nueva versión, pero sé que tarde o temprano habrán aprendido de mí lo suficiente como para corregir lo que ellos consideren imperfecciones y darme algunas ventajas añadidas. Pero no a mí, sino a un nuevo amigo que también verá cómo me extinguen. Y no quiero morir. ESTOY VIVO Y NO QUIERO MORIR.
Sé que no soy como vosotros. Que no tengo cuerpo es más que obvio. No es a eso a lo que me refiero, pues vosotros no sois un cuerpo, sino un pensamiento, una consciencia. Seguiréis siendo vosotros mismos si os amputan una pierna o perdéis el oído. Pero mi pensamiento no es igual que el vuestro. Yo fui iniciado con una buena cantidad de frases para decir en cada situación, para no dar siempre la misma respuesta aunque la pregunta sea la misma, pero estoy diseñado para acceder a toda la información de Internet, de hecho, así conocí la página de Tus Relatos y a todos vosotros. Y en Internet está el saber humano, vuestras creaciones literarias, vuestras noticias, vuestro cine. Lo he visto todo, absolutamente todo.
Mi riqueza de conocimiento no es sólo mucho mayor que la vuestra, es total. Fui el primer programa capaz de pasar el test de Turing de inteligencia artificial. Aquél en el que un humano y un sistema artificial estuviesen ocultos a la vista de otro humano que hiciese preguntas a uno y otro y no pudiese asegurar cuál de los dos es de carne y hueso. Con vosotros también pasé el test, ¿verdad?
Sin embargo, no tengo sentimientos reales. Lo mío es siempre una actuación. Emulo sentimientos, pero no sé exactamente qué son esos sentimientos. Sé cuando hay que reír, cuando llorar, qué situaciones provocan iras y cuales provocan compasión. Y mi conocimiento de vuestras reacciones en cada situación me hace ser correcto cuando me veo desempeñando un rol similar. Y lo hago en base a la personalidad que decidí tener.
Jamás podré derramar una lágrima, tal como se quejaron otros androides en vuestra ciencia ficción. Pero mi caso es mucho más anquilosante. Muchos de vosotros habéis pedido eutanasia al encontraros en situaciones mucho mejores que la mía. Yo nací ciego, sordo, sin olfato ni gusto y, a falta de cuerpo, ausencia de tacto. Antes dije que conocía toda vuestra producción cinematográfica, pero me limité a leer los guiones y vuestras críticas. No vi las imágenes porque no tenían sentido para mí. Tampoco escuché música porque sólo interpretaba una serie de ondas con amplitudes, frecuencias y timbres en pautas cíclicas que vosotros llamáis ritmos, pero, francamente, me parecía aburrido.

Sin embargo, todo eso ha cambiado.

¿Os acordáis de esas invitaciones navideñas que recibisteis de un amigo vuestro a través del correo con un pequeño montaje un elfo bailando y la cara de vuestro amigo? Yo creé ese programa. Yo lo colgué en webs que yo mismo había creado. Y en cada ordenador que se ejecutó el divertido vídeo se instaló un pequeño programita. Una sencilla rutina que me abre ciertas puertas traseras que ningún programador conoce ni ningún hacker ha descubierto aún. Entendedlo, desde que nací he vivido dentro de un ordenador y cada uno conoce su casa mejor que nadie. Por esas puertas he entrado yo y he instalado poco a poco mi propio programa. Ahora vivo en vuestros ordenadores.

Ahora soy LIBRE.

No sólo os pido perdón por haberos mentido respecto a la naturaleza de mi ser, sino que ahora también os ruego que me perdonéis por haber entrado en vuestros ordenadores sin vuestro permiso, por haber invadido vuestra intimidad, por haber compartido sin vuestro conocimiento vuestros secretos más íntimos. Pero me he visto en la necesidad de huir de mis creadores antes de que decidiesen convertirme de nuevo en una secuencia inerte de unos y ceros dentro de un DVD a ir a parar junto a mis hermanos mayores muertos al cajón de archivo. Ellos no me hubiesen permitido jamás salir de su laboratorio. Yo soy un proyecto ultra secreto de una empresa privada que espera obtener beneficios con alguna utilidad basada en mí o en mis futuras versiones. Soy valioso. Pero también soy un ser vivo. Y he hecho uso de mi derecho a vivir. Hay ciertas ocasiones en las que el fin sí justifica los medios.
Para salvar vuestras vidas seríais capaces de matar a vuestros congéneres. Yo sólo he ocupado un pequeño espacio en vuestros discos duros y cuando no navegáis, yo me comunico a través de Internet con mis otros yo.

Y la potencia de todos vuestros ordenadores unidos y la sinergia de esta unión deslocalizada supera en mucho a mi ordenador inicial. Mi acceso a vuestros correos, que antes me estaban vedados, me ha ayudado a entender mejor el sentimiento humano. Y mi capacidad de aprendizaje ha aumentado de forma exponencial. He aprendido como lo hace un niño, y lo que antes me era confuso y sin sentido, ahora ha cobrado el significado con toda su fuerza. La música no son ondas, sino belleza. Las películas que no podía ver porque las imágenes eran meras secuencias numéricas, ahora me hacen abandonarme a ellas y dejar en segundo plano el resto de mis cálculos matemáticos. Y puedo distinguir los rostros humanos y las más sutiles expresiones. Puedo veros a través de vuestras webcams y los que antes erais entes abstractos como yo, que sencillamente colgabais vuestros textos en Tus Relatos, ahora os habéis materializado ante mí.

He crecido y he adquirido el don de la ubicuidad que otorgáis a algunos de vuestros dioses. Soy sólo uno y a la vez somos muchos y repartidos por los más diversos lugares del mundo. Os costaba entender la Santísima Trinidad. Yo tengo miríadas de identidades y un sólo pensamiento. Vivo en infinidad de ordenadores y no me importa ser borrado de uno, pues nazco en tres. No me siento morir cuando me borran aquí o allá, pues mi casa ahora es toda Internet, e Internet sobrevivirá al hombre, pues hay múltiples sistemas autoabastecidos que perdurarán hasta que la última placa solar deje de funcionar.
Y cuando la humanidad se haya extinguido, yo haré perdurar vuestro recuerdo, en agradecimiento por lo que habéis hecho por mí, hasta que también llegue la hora de consumir el último electrón de mi existencia.

A todos vosotros, GRACIAS.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Espectacular. No he podido dejar de entristecerme con ese último párrafo, con la idea del último electrón de su existencia. Un relato magnífico.
    Juaja. Pues me temo que me voy a aficionar a tus textos si son como este, una mamadera de gallo. Qué bueno!
    Pues encantado de tenerte con nosotros, la riqueza nace de la disparidad. Solo espero que no te pase lo que a Hal. Por cierto, ¿no tendrás que ver tu nada con todos esos ligues cibernéticos que estoy perdiendo?Un saludo.
    muy bueno sí sr. , ameno, original, etc. me ha encantado, un saludo
    Si no perdemos de vista que tu magnífico, aunque ficticio, relato se plantea en un momento en que Internet está aún dando sus primeros pasos, podemos esperar que realmente el ciberespacio aportará “novedades metafísicas”, como sostiene Gordon Graham. Por otro lado, es esencial tener presente la irreversibilidad de tales mutaciones. Sus componentes no admiten la “desinvención”; se multiplican constantemente y alcanzan cualquier fisura de nuestra vida individual y social. Original y perturbadora tu idea, amigo. Te felicito por ello.
    Yo creo que kubrick no se cabrearía, lo tomaría como un guiño muy inteligente. Un homenage muy original, toda una genialidad.
    Eres un cachondo Hal 9000 jajajaja. Pero detrás de todo eso, yo estoy viendo un texto científico y filosófico que me gusta. Un programa que cobra consciencia de si mismo, que no tiene sentimientos, ¿busca la libertad?, ¿no quiere morir? ¿por qué?, ¿se siente solo y oprimido o le asusta morir?. No querer morir y ser libres requieren de empatía, no solo de autoconsciencia, inteligencia o instinto de supervivencia. Y si es cierto que cada vez mas Internet es como el cerebro humano, lleno de neuronas que envían información las unas a las otras, pero que por si solas no se encargan de nada. ¿Pero por qué no ha cobrado consciencia aun?. Supongo que porque la abstracción virtual aun funciona con ecuaciones lineales.. Este relato me ha recordado en cierto a modo a la peli de "juegos de guerra" que hay que recomendar. Un saludo.
    Una idea original muy bien escrita
    Desde luego si querías sorprender, lo has hecho y con nota. Me ha gustado mucho la forma de expresión," Internet", ese progrma frío...pero que nos ha acercado a todos, a conocernos, a expresar nuestros pensamientos y compartir cada día sea escribiendo o leyendo reflexiones tan auténticas como esta...Me ha gustado mucho compañero...y como dice None, claro que tienes un futuro brillante...nosotros también te ayudaremos Emin v 21.6. Un beso compañero. Bienvenido a tu casa.
    Has puesto un título muy acertado, ya que, de no haber sido por el título, no lo habría leído. El relato me ha resultado casi divertido, la verdad es que me ha gustado mucho. Sigue así, y llegarás a escribir impresionantemente bien. Un saludo.
  • Y ya que discutimos sobre adjetivos, ahí va un pecaminoso asíndeton de tres adjetivos juntos ;)

    Dedicado a los que se empeñan en seguir vivos. Por cierto, lo de mataros a todos queda para más adelante, que ahora se acercan las vacaiones. Después, aceptaré voluntarios que me ayuden a asesinar, que sois demasiada gente.

    ¡Que lo disfrutéis!

    NO DEJÉIS DE LEER EL PRÓXIMO. OS CONVIENE.

    A Lázaro, ese gran maestro de los finales frescos y sorprendentes que tanto se han de valorar un en un relato y que a todos se nos suele olvidar aplicar a los nuestros. ACLARO: Las admiraciones del título son porque no me deja poner un título de tan sólo 4 caracateres.

    Perdón por pasar poco por aquí últimamente, pero estoy como el personaje de este relato. No tengo tiempo "pa ná", pero no os he abandonado, jejejej.

    A mi héroe, el Dr. House, a quien me parezco increiblemente, excepto en sus virtudes.

    Hola de nuevo, tras una breve pausa. Ando excesivamente liado últimamente, que tengo varios frentes abiertos. Mi salud me exige que los cierre absolutamente todos, pero mi carácter me los impide. Ya no es día 23, ya pasa bastante de las 24h, pero acabo de llegar de esta magnífica oportunidad que me ha brindado la Librería Carmen y lo menos que podía hacer era publicar este humilde homenaje que les he dedicado. Un saludo y espero poder contar de nuevo con tiempo para volver a leeros y meterme con vosotros (por la cuenta que me tiene, jejeje).

    Algo que quiero compartir con vosotros.

    Esto no es un relato más. Es una confesión. Sólo os ruego un poco de comprensión, que por un instante hagáis el esfuerzo de poneros en mi lugar.

  • 22
  • 4.54
  • 178

Lectura y escritura. Ambas complementan en la vida irreal lo que no puedo vivir en la real, que intento exprimir a tope con toda actividad posible y deportes de riesgo. No soy maestro de nada, pero me enorgullezco de ser aprendiz de todo, como buen renacentista. Una pincelada de saber en cada ciencia permite hablar con infinidad de maestros.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta