cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Perfecta idiotez
Fantasía |
04.08.19
  • 4
  • 7
  • 618
Sinopsis

Acabo de salir del trabajo, y me siento en la tranquila terraza de un bar, con una Moritz bien fría. Hace calor y es lo que me quita la sed.

Cerca de mí hay una mujer a solas frente a un verdejo. Cavilando en deducir el porqué de su soledad y tentándo ir a preguntar algo que puede que no me incumba, lo ve aparecer.

Gira la esquina, sube con su impresionante moto a la acera y la aparca cerca del bar. Imposible no etiquetarlo, con su camiseta del escudo del Capitán América y unos vaqueros oscuros. De ojos negros detrás de sus gafas y pelo corto al quitarse el casco.

No creo que se conozcan. Seguro que ni siquiera se percata de su presencia, como si ella habitualmente se sentara en la misma terraza, en la misma mesa. No es mujer de destacar especialmente, pero tiene un atractivo resultón que a mi particularmente me pone.

Sin embargo al pasar frente a la terraza sí que ha dirigido su mirada hacia donde está sentada. En plan tonto, se le escapa una sonrisa que intenta disimular cogiendo la copa para beber un sorbo.

Se queda dubitativa unos instantes. Luego él sale del bar con una flauta de cerveza en la mano y se sienta en la mesa de enfrente en plan macho, espatarrado, mirándola descaradamente.

Se levanta y se le aceca pitillo en mano para pedirle fuego. El tiburón acecha a su presa.

Ella le ofrece fuego de su mechero.

Me pregunto que estará pasando por esa cabecita.

El machote le da las gracias y la espléndida dama le responde con un cumplido que al soltarlo la hace enrojecer. Está nerviosa como una colegiala.

El Capitán Amėrica tras unos momentos en silencio y un largo intercambio de miradas, le da conversación percibiendo en su expresión que está receptiva. Ella responde con ganas. Se nota que le gusta. Desprenden química.

Su sonrisa es cada vez más suelta, sus gestos más relajados, respondiendo a gusto de los comentarios humorísticos y descarados de su conquistador motero. Y para mi sorpresa y la suya aparece de la nada una llamativa pelirroja que se planta frente al super héroe.

-¡Hola bombón! ¡Siento llegar tarde!, -le dice.

Él se levanta, la coge por los brazos y le pega un morreo de campeonato.

-Bueno, yo ya me iba - le responde como si estuviera a solas.

Tuvo la delicadeza de despedirse de la esperanzada y atractiva mujer, a la que había dejado a cuadros, con un austero "hasta pronto, guapa".

Tras verlos alejarse, me levanto de mi asiento para dirigirme a ella y con cualquier pretexto presentarme y conocernos, pero decepcionada por su desencuentro, se pone también en pie y me cruzo en su camino hacia el interior del bar. Ni se fija en mí. Evidentemente va enzarzada en sus propios pensamientos. Me quedo como un idiota, paralizado allí de pie mientras la veo pagar la consumicion, volver a salir y poner rumbo a su casa.

Camina con la mirada al frente, perdida y ausente de chispa. Ya me había hecho mis cocos con ella en un jacuzzi, pero la dejo ir en paz. No deseo ser segundo plato.

Al día siguiente, mi sorpresa fue mayúscula al pinchar una lectura en ésta página donde suelo publicar, y cuya escritora relata con exactitud esta misma historia.

Disculpa mi perfecta idiotez, no sabia que eras tú.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 69
  • 4.57
  • 20

No penseis que mis dedos valen más que cualquiera de los vuestros. Grito a los vientos que si por vos pierdo la razón mis dedos dejarán de ser eso, dedos. Porque aunque haya nacido con dedos en la mano derecha y en la izquierda, entre todos no sumarán más.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta