cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
PERROS SABIOS
Humor |
27.11.11
  • 5
  • 1
  • 2003
Sinopsis

Perros sabios, es un relato corto que nos descubre que por nuestros, miedos, temores y complejos dejamos pasar oportunidades y recompensas

Hoy Marta ha venido a trabajar a la oficina como siempre, preciosa. Esta mujer con sus cincuenta años y un par más, sigue siendo una mujer deseada y admirada.

Voy a tener la suerte de verla un día más, con su falda negra, ni exageradamente corta, ni recatadamente larga, en la justa medida que hace y logra que mi sentido de la vista con mis ojos sigan sus piernas bien torneadas duras y tersas, son como dos columnas de mármol para guardar y cerrar la entrada de mi vista en su templo.

Trae una blusa en dos colores, blanco y gris marengo, con un escote que me enseña un canal tan sugerente y sensual, provoca que muchos clientes masculinos y también compañeros de la oficina, hagamos esfuerzos y gestos bastante ridículos con la cabeza, intentamos enfilar con nuestra mirada desde el principio del canal, entre sus dos blancos senos y consigue  que todos nosotros soñemos y también imaginemos que  vamos a llegar al final del canal, hasta el ombligo o  quizás…....

hasta donde soy capaz de soñar.

Son las doce del mediodía, es la media hora que tenemos en la empresa para relax; es el tiempo del cigarrillo para los que fuman y del café, para todos.

Entramos en la cafetería, tenemos la suerte que está a pocos pasos de la oficina y el café que nos prepara José es delicioso.

En el camino y ya dentro de la misma, el tema de conversación es la vanidad, yo sostengo que en el fondo todos los seres somos vanidosos. Cuando nos levantamos por la mañana ¿quién no va a saludarse a si mismo en el espejo? podemos tardar unos mas, y otros menos, pero el ser vanidoso es natural y según cumplimos años la vanidad aumenta.

En este soliloquio sobre la vanidad no me he dado cuenta que nos hemos quedado Marta y yo solos, se han marchado nuestros compañeros de trabajo, intento alegrarla y distraerla para ampliar el tiempo y así poder disfrutar en soledad de la compañía de esta mujer, madura y hermosa.

Marta en su réplica habla y descubro que está llena de temores y de complejos.

No voy a relatar sus miedos ni complejos, pero yo la ánimo y aliento y me aprovecho para poder tocarla, acariciarla y achucharla entre mis brazos, después de tantos años trabajando juntos, ella me permite estas confianzas, y yo sufro por que estas licencias son como su compañero de trabajo, eso creo yo, o no,   ¡Dios que dilema!

De vuelta a la oficina con la misma conversación, sigo hipnotizado por esta mujer, su perfume, su voz, su cuerpo, todo su ser.

Marta exclama, ¿Has visto eso?

¡Que! respondo yo.

¡Ese perro me ha guiñado el ojo! Dice Mata con cara de sorprendida.

No me había dado cuenta del animal que estaba en nuestro camino.

No conozco las razas de perro, es blanco, lanudo, con aspecto de pícaro, sentado sobre sus dos patas traseras. El perro nos observaba; rectifico; la miraba a ella, y así nos quedamos los tres sin decir ni palabra, ni guau.

Marta y yo mirábamos al perro y el perro la miraba a ella.

Pasados unos segundos y los tres sin pestañear, el perro con aspecto de pícaro le vuelve a guiñar el ojo.

- ¡Has visto, me ha vuelto a guiñar el ojo! ¡Lo has visto! Exclama Marta,

Reanudamos la marcha dirección a la oficina y le respondo, sí Marta ya lo he visto, será un tic nervioso del perro.

De espaldas al perro a unos cinco metros, escuchamos.

¡Guapa que te como!

Marta y yo nos miramos, miramos al perro y esté tenia una sonrisa.

Ya en la oficina y sentado en mi mesa no dejo de mirar a Marta, ella también me mira y me sonríe.

Estoy triste, tantos años juntos de compañeros.

Marta y yo, cuántos anhelos y deseos, cuantas ganas de acariciarla y comérmela a besos.

¡Qué perro más sabio! Cómo quisiera ser como ese perro que se ha atrevido a decir lo que desea. Así es la vida, muchas veces por nuestra falta de decisión o miedos a los rechazos, dejamos pasar oportunidades y recompensas.

 

© Registrado

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Pero el perro no corre ningún riesgo...
  • Que cruel es el tiempo. Como maldigo al firmamento, por marchitar y deteriorar mi aspecto,

    Pienso que estos lances o suertes que nos brinda la vida si no salimos corriendo es lo que te hacen sentirte mas vivo, tener más experiencias y entre los tuyos siembran luego los mitos y leyendas.

    Pensaba que Yulema solo follaba conmigo y su marido, que yo y su trabajo éramos sus únicas diversiones, ahora pienso de ella ¿Cuántos secretos guarda? ¡qué vida mas enigmática! ya no afirmo que su vida sea tan aburrida, vivo en una intriga por saber ¿cuántos mas misterios hay en su existencia?

    salgo a la calle veo mujeres tan bellas como las de la tele, me pregunto ¿Cuál será la pena y dolor que sufre esta hermosa mujer?

    Encuentros sexuales, de lujuria, pasión, sin vergüenzas ni frenos. Ella para su marido y sus hijos, una santa. Yo para los míos un vendito. Se terminaron los encuentros, trágico y severo es siempre el destino.

    Algunos gorriones me miran, otros me ignoran, yo los miro y pienso: ¡cómo nos hemos civilizado, ellos no escapan, ya nadie les persigue!

    Nos gustan los niños, los clientes vienen a tener un rato de tranquilidad en nuestra terraza, por favor controle a su hijo; es su hijo, no el de todos

    Esta es la republica independiente de mi casa

    Cada vez somos mas los que estamos desconfigurando la Matrix ésto va hacer caer el sistema.

    Desde mis ventanas y balcón veo todas las mañanas las gaviotas como se cortejan, pelean y también cuando siguen a las embarcaciones de pesca mendigando los despojos del pescado capturado.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta