cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Persistencia de ensueño
Fantasía |
24.03.16
  • 0
  • 0
  • 669
Sinopsis

El alba existe pero parece una clase de condena sus noches en desvela.

Abrió sus ojos recién cerrados, busco el lado frio y cómodo de su cama, hay algo irreal al momento de no sentir su cuerpo, o parte de él dormido. De pie y descalzo, no era nada el ruido de los carros o de aves que volaban cerca de la ventana junto con el manto estelar que conspiraba para entrar como sea en el cuarto, incluso busco en los canales de televisión algo de entretención pero eran las 4:40, la transmisión ya se había acabado, no había sonido más molesto que el que escuchaba entre las paredes, fuertes respiraciones. ¡Ronquidos! Veía como pasaban los segundos en el reloj, una baja de hipocondría, no podía sacar los tapones de sus oídos porque remecía en el fondo de su cabeza. Me rindo – susurró, y dejo que la noche sea mi amiga. ¡Solo estoy aquí! – háblame. Recordó chistes viejos, de fondo... un perro ladraba, estimó que debía estar a dos cuadras, por el eco que recorre los huecos con más fuerza. Junto sus párpados y vio cuán fluorescente eran sus libros encima del escritorio, su voz era áspera por el hastió. Sus ojos se cerraron por segundos y el lápiz colgaba de su mano, buscando un momento para retomar. Vecinos de pasos aletargados y risas diminutas, besos y caricias apasionadas. Retomo el papel y leyó el texto para recordar. Siguió el trazo  - ¡Toc toc! La puerta, sus oídos captaban hasta el más ínfimo zumbido que fabricaba el silencio, una figura femenina con una capa negra paso por el pasillo, junto con ella un rayo de la luna, eclipsaba la mirada. El antifaz le daba forma a su rostro… al lado, la vecina rezando. ¿Por qué lo hace tan tarde? – se preguntó. Esta despotricando una vez más, quizás era su forma de dormir. En este lugar las 12 horas de mi día son oscuras, las estrellas observan distante y la dama confiesa que no existen los pensamientos propios, que propios iban a ser – pensó, si en este departamento se sabe quien tiene sexo, quien reza y quien ronca. La ficción sale de la fantasía y la ilusión lo hacía delirar, el lápiz tenia vida propia, utilizaba su mano como un canal de notas. Entró en la habitación, la mujer se sentó con la ventana directo en su espalda, se saco el antifaz y en su frente estaba la luna, solo observaba, se empapaba con misterio, tradujo sin palabras que acompañaba a su progenitor, en un parpadeo volvió a lamina. El hombre oscilo su cabeza y volvió a acomodarse.   

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 20
  • 4.08
  • 684

Literatura, Música & Cine

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta